¿Quieres hacer negocios? Cuba es la opción

El sector agroalimentario, energético y por supuesto el turístico son áreas de oportunidad prioritarias para la isla.
Economía dual  En Cuba se pueden observar viejas prácticas proteccionistas y deseo de atraer a inversionistas extranjeros.  (Foto: Expansión)
Sofía Sánchez Morales /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Entre la visita de los Obama, la reapertura de las embajadas en La Habana y Washington y la búsqueda de que se retire un embargo financiero que ha sacudido a la isla desde hace más de 50 años, Cuba ha sido un tema constante en los últimos meses.

Los inversionistas estadounidenses esperan ansiosos el momento en el que se les abran las puertas para tomar parte en el futuro económico del país caribeño. Verizon, Airbnb, Google y United Airlines son empresas que ya lo han hecho.

Es por ello que los empresarios mexicanos deben aprovechar las buenas relaciones entre México y Cuba y la reciente apertura económica del Gobierno castrista, opinan expertos.

“Cuba es un destino muy atractivo por la cartera de posibilidades que tiene”, dice Enrique Alcázar, director de la consultora Alcázar y Compañía, en entrevista con Expansión. “Pero si se quiere invertir allí, ya sea con empresas o franquicias, tiene que ser ahora”, agrega.

Las oportunidades

El Gobierno cubano publicó en 2014 una Ley de Inversión Extranjera (Ley No. 118), en la que dio a conocer las áreas de oportunidad prioritarias. Entre ellas, destacan los sectores agroalimentarios, petróleo, y, por supuesto, turismo.

Algunas empresas mexicanas llevan años en Cuba trabajando esos sectores, como La Costeña.

“Hace mucho que exportamos a Cuba, pero no hemos explotado todo el potencial que tiene, pues exportamos muy poquito. En Cuba quizá entramos en 1995, llevamos más de 10 años. Lo difícil no fue entrar, sino conseguir un distribuidor”, comenta Rafael Celorio, director general del fabricante de alimentos.

Desde la entrada de Enrique Peña Nieto a la presidencia de México, su administración decidió restablecer relaciones con el gobierno de Raúl Castro, pues durante el mandato del PAN éstas se vieron cercenadas.

ProMéxico —organismo del gobierno mexicano— llegó a la isla en 2014 para trabajar con inversionistas y empresarios a fin de guiarlos en sus ideas de negocios en Cuba.

“Hay mucho interés del sector empresarial mexicano de estar presentes activamente en Cuba en la coyuntura del relanzamiento”, dice el embajador de ProMéxico en la capital cubana, Luis Cabrera, en entrevista con Expansión.

Recomendamos: 9 claves para entender la vida cotidiana en Cuba

“A partir de ahí hemos estado promoviendo, acompañando y apoyando proyectos de exportación, básicamente a través de contacto directo con las empresas”, agrega.

Esto implica una ventaja para los mexicanos, que notarán también que hay una mano de obra joven, calificada y dispuesta.

En 2015, el comercio total entre México y Cuba fue de 368.5 millones de dólares (mdd), con una balanza comercial positiva para nuestro país de 343.7 mdd, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía.

Los productos de mayor exportación hacia la isla el año pasado fueron los alimentos, como grasas y aceites vegetales o leche en polvo, y productos de limpieza.

Los riesgos

Por supuesto, no todo es tan amable. Como en todos lados, existen riesgos, y hay inversionistas que temen aún las acciones de los hermanos Castro tras el triunfo de la Revolución de 1959, cuando todas las empresas privadas fueron nacionalizadas en nombre del socialismo.

“Todo país del mundo tiene riesgo para los inversores. El Estado cubano tiene una dualidad, intenta proponerse como opción para los capitalistas, pero se maneja como socialista”, explica Arturo González, profesor de Competitividad Internacional de la Universidad Iberoamericana.

“No es un mercado anárquico, no te van a expropiar de repente, pero es importante notar que esta apertura no es como la de los países soviéticos, es distinta porque Cuba no ha cerrado la puerta al sistema socialista”, expresa.

Lee: WiFi, el 'fantasma' que recorre Cuba

El especialista de la Ibero considera que este es un buen momento para invertir, si lo que buscas es abrir “algo pequeño”.

“Para poner grandes plantas e inversiones, a mí me parece que necesita pasar un poco más de tiempo, porque el Estado socialista cubano subsiste porque subsisten las restricciones a ciertas industrias, como las telecomunicaciones”, apunta.

Lo primordial “es buscar asesoría con la embajada, ProMéxico, y un abogado especializado, porque la burocracia, las leyes y las monedas de Cuba pueden resultar confusas y toman bastante tiempo. Y el momento para hacerlo es ahora”, afirma Enrique Alcázar.


A diferencia de los países soviéticos, Cuba no se ha acercado al capitalismo por completo.
Una apertura diferente.  A diferencia de los países soviéticos, Cuba no se ha acercado al capitalismo por completo.  (Foto: Reutes)

Lo que debes saber:
Si ya te decidiste, esto es lo básico que debes conocer para planear tu negocio.

Tres modalidades
Los extranjeros pueden participar en los negocios cubanos de tres maneras:
1. La empresa mixta, en la que se maneja capital extranjero y cubano.
2. La firma de capital extranjero, donde el inversionista puede establecerse en Cuba como persona física o jurídica.
3. Los contratos de asociación económica internacional, que comprenden los contratos para la administración hotelera, contratos de prestación de servicios o contratos de exploración de recursos naturales, entre otros.
La más popular de estas modalidades es la empresa mixta, con el 50% del total de las inversiones, seguida de los contratos de asociación con el 45%.
Las empresas de capital totalmente extranjero representan apenas el 5% de estos negocios, de acuerdo con datos de la Cámara de Comercio de Cuba.

Impuestos
Gracias a la Ley de Inversión Extranjera, el impuesto sobre utilidades es de 0% durante ocho años y excepcionalmente por un periodo superior. Posteriormente es de 15%. Sobre utilidades reinvertidas es 0% y puede elevarse en 50% por explotación de recursos naturales.
Por contribución al desarrollo social no hay pago de impuestos durante la recuperación de la inversión.
Sobre ventas y servicios es de 0% durante el primer año de operaciones, posteriormente bonificación del 50% sobre ventas mayoristas y bonificaciones —las rebajas que se concedan sobre los precios de venta—.

Zona del Mariel
La Zona Especial de Desarrollo Mariel es un espacio en donde se busca fomentar el desarrollo económico a través de la inversión extranjera y con el apoyo de regímenes y políticas especiales.
La primera empresa aprobada en la zona fue la mexicana Richmeat, con una planta de procesamiento de carne, y posteriormente Devox, productor y fabricante de pinturas.

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×