Nuevo régimen de simplificación para Pymes, un híbrido del RIF

Los expertos consideran que, en caso de aprobarse, el esquema ayudaría a las Pymes, pero señalan factores en contra.
Para que el régimen propuesto funcione, deberá contener una plataforma sencilla para el usuario, así como menos beneficios que hoy tienen las personas morales.
¿Esquema a medias?  Para que el régimen propuesto funcione, deberá contener una plataforma sencilla para el usuario, así como menos beneficios que hoy tienen las personas morales.  (Foto: iStock by Getty Images)
Jimena Tolama /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El nuevo esquema de tributación opcional que planteó la Secretaría de Hacienda en el Paquete Económico 2017 es un híbrido del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) que, además de contar con beneficios, tiene algunos claroscuros, aseguraron expertos a Expansión.

Dentro del Paquete Económico que presentó la Secretaría de Hacienda este jueves, se propone crear un régimen enfocado a las personas morales que tributan como Sociedades por Acción Simplificada (SAS), es decir, las pequeñas empresas. “Entiendo que prácticamente es como un primer paso, o uno más sencillo antes de constituirte como una gran persona moral (empresa). Este sería como un RIF –creado para personas físicas- pero para las personas morales, agrupadas en SAS”, explicó la especialista fiscal Ana Sarez.

El esquema de Sociedades por Acción Simplificada (SAS), incluido desde febrero en la Ley de Sociedad Mercantiles, permite a emprendedores que no excedan los cinco millones de pesos (mdp) de ingresos anuales constituir una empresa en 24 horas y sin costo.

La propuesta establecida por Hacienda en los Criterios de Política Económica señala que estas empresas recibirían el beneficio de pagar impuestos con base a flujos de efectivo, es decir, podrán acumular los ingresos y deducir únicamente los gastos. “Hoy como empresa moral pagas como facturas, no cuando cobras. En cambio, como persona física, es hasta que cobras”, dijo Sarez.

Por ejemplo, si a una empresa se le paga por un servicio cuatro meses después, podría pagar según lo que reciba en ese momento y no el acumulado, lo que normalmente provoca que las pymes caigan en una descapitalización y no crezcan.

En esto coincidió el socio de Impuestos de PwC, Pedro Carreón. “En el Régimen General, una persona moral que vende a crédito acumula el ingreso al momento de la venta. Éstas, ahora, acumularían el ingreso cuando efectivamente lo cobren. Ese es el beneficio que se va a tener”, aseguró.

De acuerdo con la información del Censo Económico 2014, que publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 97.4% de las empresas en México son microempresas, que generan 50% del empleo en el país, por lo que, según Sarez, este régimen las "emparejaría en el terreno fiscal" debido a que las pymes que tributan como personas morales tienen las mismas obligaciones fiscales que las grandes compañías.

“Lo que están pretendiendo es hacer un RIF para los SAS, digamos que es como el ‘kinder’ de la persona moral”, agregó la especialista.

¿Un régimen atractivo?

Aún se desconoce el nombre del esquema propuesto, así como las reglas detalladas de operación del nuevo esquema. Sin embargo, aún con estas primeras pistas, Sarez y Carreón consideran que corre el riesgo de ser poco atractivo para las SAS por dos razones:

1. La plataforma. Para este esquema simplificado, el SAT diseñará una aplicación similar a Mis Cuentas (la plataforma de los RIF) que ayudará a las empresas de menor escala a llevar su contabilidad y realizar los cálculos para el pago de impuestos.

Sin embargo, de ser así, Ana Sarez teme que el sistema termine siendo complejo y enredado, como la existente para los RIF. “La idea es tener algo que les ayude a simplificar administrativa y contablemente. De nada sirve crear un sistema en el que uno se pierde al momento de hacer la declaración”.

2. Esquema ‘incompleto’. Pedro Carreón considera que para que el esquema funcione adecuadamente, se debe detallar de qué otras obligaciones fiscales estarán exentas las SAS y que actualmente debe cumplir toda persona moral (como la contabilidad electrónica).

“Puede mejorarse bastante este régimen, si fuera uno que apelara a las obligaciones y beneficios completos que tiene una persona física, es decir, que no siga las reglas fiscales de las empresas grandes -contenidas en el Título 2 -“, dijo el socio de PwC.

El que más le preocupa, es el 10% del ISR sobre Dividendos (el cual se calcula sobre las utilidades), que se cobra además del 30% que las empresas grandes pagan de ISR. “Sería un poco desfavorable por el impuesto adicional que esta pagando”, dijo.

Ambos expertos coinciden en que la propuesta aún es joven y le falta reglamentación. El documento aún deberá ser discutido y aprobado por el Congreso de la Unión a más tardar el 15 de noviembre.

Ahora ve
¿Sabes cuántos gérmenes hay en los lugares que tocas comúnmente?
No te pierdas
×