Las solares ‘brillan’ en la primera subasta de energía limpia

Las firmas de este sector aportarán dos terceras partes de la nueva capacidad eléctrica que se instalará en México.
La nueva Ley de Transición Energética impuso la primera meta para que en 2018 la generación eléctrica por fuentes limpias pase de 25% al 30% del total.
Energía solar  La nueva Ley de Transición Energética impuso la primera meta para que en 2018 la generación eléctrica por fuentes limpias pase de 25% al 30% del total.
Edgar Sigler
CIUDAD DE MÉXICO -

Las empresas de energía solar se llevaron casi dos terceras partes de la capacidad que se agregará al sistema eléctrico mexicano, derivado de la primera subasta de largo plazo, lo que “desmontó el mito” de que la oferta realizada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en un inicio resultaba baja para la viabilidad de este tipo de proyectos.

El precio unitario por certificado y capacidad de generación promedió 41.8 dólares, hasta 40% por debajo de lo estimado por la CFE, que estaba dispuesta a pagar más de 70 dólares por el paquete integrado del Certificado de Energía Limpia (CEL) y el Megawatt por hora suministrado. Los CEL son un instrumento de mercado que busca alcanzar mayor generación de energía eléctrica a partir de fuentes de limpias.

“La verdad, estamos muy satisfechos por el resultado del proceso. Es un proceso que ha sido llevado a cabo contra viento y marea. Todavía el año pasado hubo una gran reticencia a los CEL”, destacó Alberto Valdés, presidente de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES).

El representante gremial se refiere a la aprobación de la Ley de Transición Energética (LTE) a finales del año pasado, pues esta legislación impone las metas de generación por energías limpias que debe alcanzar el país a partir de 2018 y que ha recibido fuertes críticas por parte del sector industrial. En 2018, el 30% de la electricidad de los grandes consumidores debe provenir de fuentes limpias, por lo que esta licitación ayudará a la CFE cumplir con este requisito.

De la subasta, donde se colocaron 5.3 millones de los 6.4 millones de CEL que pidió la empresa eléctrica pública, casi dos terceras partes de la capacidad que se instalará (1,100 MW) provendrá de los proyectos solares, mientras que el resto (620 MW) vendrá de la energía eólica. Esto demuestra que era un mito que las energías como las solares no podían competir a estos niveles de precio, destacó César Hernández, subsecretario de Electricidad de la Secretaría de Energía.

Varios participantes del sector solar habían cuestionado que existiera la posibilidad de que compitieran contra otras tecnologías como la eólica o la llamada cogeneración eficiente, que se deriva de uno de los procesos de la quema del gas natural. Pero la subasta mostró el potencial de generación solar que tiene México, además de la caída en los costos de este tipo de tecnologías, destacó Tom Werner, director general de la empresa de energía solar SunPower. “El precio de la solar ha mejorado dramáticamente alrededor del mundo y SunPower es líder”, expresó el directivo, quien declinó pronunciarse por ahora sobre los resultados arrojados hasta que se confirmen a finales de esta semana, y donde aparecen como ganadores de uno de los paquetes.

El bajo precio que se alcanzó en la subasta también se puede deber a que los proyectos se construyan con paneles de origen nacional, como puede hacer SunPower, que cuenta con una planta para su producción en México, apuntó Andrés Salas, director de desarrollo de negocios de esta firma en México.

Esta primera subasta de largo plazo nace a su vez de la puesta en marcha del Mercado Eléctrico Mayorista, el cual permite a las empresas competir de manera directa con el monopolio de la CFE en la distribución y en la comercialización de la energía eléctrica.

Quedan cortos en inversión
La Secretaría de Energía había estimado un rango de inversiones de entre 40,000 a 80,000 millones de pesos (mdp), por lo que a un tipo de cambio de 17.3 pesos por dólar, el cual tomaron para la licitación, la inversión esperada alcanzará cerca de 36,600 mdp.

Hernández dijo que este desfase se debe a que las ofertas demostraron que existe una mayor eficiencia en la tecnología de las renovables, lo que aunado a que se adjudicaron 5.4 de los 6.3 millones de certificados resultó en una menor inversión estimada hacia 2018.

Alberto Valdés agregó que el menor precio también se debe a que los proyectos se instalarán en zonas cercanas a los centros de distribución, por lo que los costos de transporte disminuyen, aunado a que son lugares con una mayor demanda. “Quedaron precios muy competitivos, incluso sacrificados. Esto quiere decir también que los proyectos deben operar perfectamente bien en todo”, advirtió el presidente de la ANES.

Los proyectos solares se instalarán en Aguascalientes, Coahuila y Guanajuato, y los eólicos en Tamaulipas y Zacatecas.

Recurrent Energy México, Enel Green Power México, Parque Eólico Reynosa III, Alten Energías Renovables y Energía Renovable del Istmo también resultaron ganadoras en este proceso.

La Secretaría de Energía y el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) aún deben cotejar la propuesta de Gestamp Wind México, cuya oferta se encuentra muy por debajo del promedio, por lo que deberá explicar si se trata de un error en su oferta, aunque ya tiene comprometida la garantía de seriedad, lo que la compromete a firmar o perderla. Las bases para la siguiente licitación, donde se trasladarán la oferta de certificados y potencia que no se adjudicó en ésta, se presentarán en abril. Se adjudicará a finales de este año.