Cómo la crisis financiera de ICA ha afectado sus operaciones

La empresa ha recortado 9,200 empleos, ha disminuido el ritmo de construcción y debe pagar 51% de su deuda en 2016.
Ana Valle
CIUDAD DE MÉXICO -

La crisis de ICA no es sólo financiera y su reestructura no ha pasado desapercibida en sus operaciones, como se observó en la reducción de su planta laboral, con 9,200 personas menos, y en la caída de los ingresos de la empresa desde 2008.

La empresa presentó de forma extemporánea su reporte financiero al cuarto trimestre del año este martes, y fue un poco distinto al resto. Detalló su situación financiera, las cuentas por cobrar que podría no recuperar y su esquema de vencimientos de deuda, lo que a la vista de analistas podría ser información que ayude a sus acreedores en su análisis.

La información proporcionada explica las razones por las cuales se ha deteriorado la operación de la empresa en los últimos meses, como lo refleja el rubro de construcción civil, su principal negocio. Los ingresos por construcción cayeron 66% en el cuarto trimestre de 2015 respecto al mismo periodo del año previo. Registraron un flujo operativo negativo por 7,181 millones de pesos.

“El reporte confirmó lo que ya sabíamos. Lo que da a entender y hace sentido es que en la parte de construcción el ritmo de ejecución de la obra disminuyó ante el estrés financiero que tiene actualmente la compañía, lo que provocó una disminución en su operación”, dijo Marco Medina, analista de construcción de Ve por Más.

De forma consolidada, los ingresos de ICA cayeron 53% en el trimestre y su flujo de operación fue negativo por 9,873 millones de pesos, frente al flujo positivo por 2,184 millones del cuarto trimestre de 2014. Este último rubro es el indicador que dice si la empresa está operando y cuántos recursos genera para seguir operando, explicó el analista bursátil.

Otra de las medidas que tomó la empresa para reducir costos fue disminuir su planta laboral en 51% durante 2015.

Los proyectos que no ha podido cobrar

A diferencia de reportes anteriores, ICA desglosó sus cuentas por cobrar e hizo ajustes contables a fin de develar qué proyectos son de cobro dudoso, es decir, que podría no cobrar.

Dichos proyectos son la autopista Barranca Larga-Ventanilla, las obras en el puerto Lázaro Cárdenas y la autopista Río de los Remedios, los cuales suman en total cuentas por cobrar por 5,381 millones de pesos. “La empresa da a entender que hay ciertas quitas con proyectos como el de Barranca Larga por factores que ellos consideran fuera de su control”, dijo Medina.

A contratiempo

El elevado nivel de deuda de ICA es una de las razones que han agudizado su crisis, llevando a la empresa a realizar un plan de reestructura.

Al cierre de 2015, la empresa reportó una deuda de 67,617 millones de pesos, superior en 7% a la del cierre de 2014. De esa cantidad, 45% es en dólares y se ha visto impactada por la apreciación cambiaria.

La situación es urgente, ya que la empresa debe pagar el 51% de su deuda total este año: 34,336 millones de pesos. De dicho monto, los pagos más importantes están en dólares y representan el 85% del total.

La reestructura viene en un “futuro cercano”

Como cada trimestre, ICA realizó su llamada con analistas para detallar la información divulgada, pero esta vez la conversación duró menos de 10 minutos y no permitió preguntas, aunque enfatizó que la reestructura de su situación financiera se conocerá en el futuro cercano.

Luis Zarate, director general de ICA desde febrero, cuando sustituyó a Alonso Quintana, dijo que buscará que ICA vuelva a tener el lugar que ostentaba en la industria, y mencionó que por ahora no hablaría de la reestructura ya que estaba en el proceso de su preparación.

En la breve intervención de Guadalupe Phillips, directora de reestructura, explicó que ahora la empresa está enfocada en el plan con sus asesores y agregó que regresaría “en el futuro cercano con más información sobre el plan”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Un analista bursátil que pidió el anonimato explicó que el reporte brindó información detallada a los acreedores y analistas para estudiar cuál podría ser la solución a la reestructura. “Fue muy limitado lo que dijeron sobre la reestructura y la última palabra la tendrán los acreedores. Por mucho que la compañía tenga un plan, serán los acreedores quienes harán su propio análisis y quienes decidan”, agregó el analista.

Entre las opciones que tiene ICA se encuentran apegarse a concurso mercantil, como lo hicieron las vivienderas Homex, Geo y Urbi, de modo que pueda monetizar su deuda; o recalendarizar su deuda, un esquema similar al de Cemex.

Ahora ve
Terrorismo en Barcelona une en condolencias al mundo deportivo
No te pierdas
×