La fuerte deuda de Pemex pasa factura a la calificación de México

El Gobierno ha apoyado a la petrolera para fondear los 158,000 millones de pesos que adeudó a proveedores el año pasado y se ha comprometido a darle más dinero para sus pensiones.
Pemex logró un acuerdo para ahorrarse 186,000 mdp de su pasivo laboral, que toca los 1.28 billones de pesos.
La difícil situación de la petrolera  Pemex logró un acuerdo para ahorrarse 186,000 mdp de su pasivo laboral, que toca los 1.28 billones de pesos.  (Foto: Reuters)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El acelerado endeudamiento que ha vivido Pemex en los últimos meses, a consecuencia de la falta de recursos que sufre por la fuerte caída de los precios internacionales del crudo, comienza a pasar factura a la perspectiva que los mercados tienen sobre la capacidad del gobierno mexicano de cumplir con sus metas de disminución del déficit.

Y es que el compromiso tácito para que el Estado apoye las finanzas de la petrolera nacional ha derivado en advertencias como la lanzada este jueves por la calificadora Moody’s, que cambió la perspectiva crediticia de México a negativa.

¿De qué tamaño es la ayuda que puede recibir Pemex del gobierno?

La deuda total de Pemex alcanzó los 3.1 billones de pesos al cierre de 2015. A partir de esta cifra, comienza la premura por pagar unas cuentas antes que otras.

Por ejemplo, las deudas con proveedores de la petrolera nacional se dispararon 36.3% anual al cierre del año pasado, al tocar los 158,000 millones de pesos (mdp). A las empresas que trabajan para Pemex les urge este dinero para sobrevivir y poder seguir operando.

Para cubrir parte de esta cantidad, la petrolera ha recurrido al mercado de deuda desde mediados de 2015, mientras que algunas empresas pequeñas y medianas recurrieron a la banca de desarrollo para fondearse.

“Al final, este fondeo lo hace el propio gobierno a través de su banca de desarrollo", dijo Gonzalo Monroy, presidente de la consultora especializada GMEC. "Además, debe cuestionarse el papel de estos financiamientos, pues sirven para pagar deudas en lugar de apoyar a empresas a crecer”, añadió.

Pemex adquirió una línea de crédito con Nacional Financiera por 15,000 mdp para afrontar el pago de sus deudas con el 90% de las pymes. Para febrero había pagado otros 20,000 mdp.

A pesar de estos avances, el pago a sus mayores proveedores, las grandes empresas, sigue pendiente y es un foco de preocupación para tanto para Pemex como para el gobierno mexicano, según apuntó en un análisis la entidad financiera estadounidense JP Morgan.

"En el corto plazo, México tiene que seguir esquivando factores como el aumento de la inflación, la debilidad manufacturera de Estados Unidos, las preocupaciones sobre la calidad de la cadena de suministro de Pemex y las valoraciones elevadas del mercado de valores, para nombrar algunos", argumentó JP Morgan.

La otra fuente de estrés entre Pemex y el gobierno viene de la deuda con sus jubilados.

Pemex incrementó la edad de jubilación de sus trabajadores con menos de 15 años de servicio de 55 a 60 años, entre otras medidas.

La petrolera nacional consiguió reducir su abultado pasivo laboral en 186,000 mdp a finales del año pasado gracias a estos cambios.

Los nuevos empleados de la petrolera nacional construirán sus pensiones a través del sistema de contribución definida. Es decir: aportarán para el ahorro de su pensión a través de su salario, en lugar de que la compañía pague el 100%.

El gobierno otorgó un instrumento financiero a la petrolera por un valor de 50,000 mdp, que contribuyó a maquillar la pérdida histórica que sufrió durante 2015, que tocó los 521,000 mdp antes de contar esa aportación.

Todavía falta que la Secretaría de Hacienda evalúe los datos del ahorro que espera Pemex por estos cambios, por lo que la petrolera aún puede recibir más capital.

“Hacienda está en la contratación del actuario que evaluará nuestros cálculos del ahorro. Ya que se pronuncie el actuario, se tienen 60 días para respondernos”, explicó Juan Pablo Newman, director de finanzas corporativas de Pemex, en una entrevista a inicios de este mes.

La petrolera nacional aún espera que el gobierno revise sus cuentas y le transfiera más recursos, como lo prevé la legislación.

"Los pasivos por un posible apoyo del gobierno a Pemex, dadas las presiones de liquidez del productor estatal de petróleo, podrían debilitar aún más el proceso de consolidación fiscal del país", apuntó Moody’s este jueves, en una nota para explicar el cambio de su perspectiva sobre la calificación soberana del país a “negativa”. Es decir: la situación de la petrolera debilita las finanzas del estado.

Sin embargo, el pasivo laboral de Pemex, que supone cerca del 40% del total de sus deudas, se redujo en 13.2% anual en 2015, al pasar de 1.47 billones a 1.28 billones de pesos, según datos de la petrolera.

Pero este ahorro no impidió que el pasivo total de la petrolera se incrementara hasta los 3.1 billones de pesos, desde los 2.89 billones de 2014, derivado de más emisiones de deuda y los adeudos con los proveedores.

Los señalamientos realizados por JP Morgan y Moody’s dejan ver que los mercados mantienen la idea de que las finanzas de Pemex y del gobierno se encuentran ligadas con fuerza.

“Siempre se sabía que el pagador de última instancia de los bonos de Pemex era el gobierno mexicano, y eso hacía que la calificación de Pemex no fuera respaldada como empresa normal, sino ligada a la capacidad de endeudamiento del propio Estado”, apuntó Monroy.

Más recortes

Pemex anunció un paquete de recortes por 100,000 mdp en febrero de este año, pues estimó que la caída de los precios del crudo a nivel internacional se extendería a lo largo de 2016.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los recortes afectaron en su mayoría a proyectos que por ahora no suponen una fuente de ingresos importantes para la petrolera nacional. Pero aún queda por ver la capacidad de Pemex para generar ingresos en lo que resta del año, pues esto determinará la rapidez con que se requiera la ayuda por parte del gobierno, opinó Monroy.

La petrolera nacional anticipó que este recorte iba a afectar a su producción para este año en 100,000 barriles. La extracción de Pemex bajó 5.1% anual en febrero, al promediar 2.21 millones de barriles diarios. Para marzo, la caída ronda el 4% frente al mismo mes del 2015, según las cifras preliminares. Esta situación, que reduce cada vez más sus ingresos, no ayuda a ver una solución a corto plazo para sus finanzas.

Ahora ve
Mashpi Lodge en Ecuador, un resort sostenible en medio del bosque
No te pierdas
×