El precio de la gasolina para ‘dummies’: ¿quién se queda con tu dinero?

Más de la mitad de lo que pagas se va en impuestos, pero existe un amplio margen para ver mejores tarifas, si existiera un mercado competitivo.
Impuestos  La carga de impuestos encarece el precio del combustible  (Foto: Cuartoscuro)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Una de las grandes promesas de la reforma energética de 2014 era que los precios de la gasolina iban a bajar gracias a la competencia en este mercado, que ahora monopoliza Pemex.

A un año y medio de que se libere el precio del combustible en el país, este mensaje se empieza a diluir debido a que el valor del crudo a nivel internacional jugará el papel primordial sobre el costo de la gasolina en México, y la realidad puede resultar desagradable para muchos, explican expertos y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

“La historia y prácticas similares en otros países nos dicen que deberían bajar los precios con la apertura, pero eso no es una verdad absoluta, porque cuando el precio del petróleo encarece, los que más sufren son los consumidores”, explica Miguel Mateos, experto de la consultora internacional Hogan Lovells BSTL en México.

¿Por qué la gasolina cuesta lo que cuesta?

Para entender este proceso primero hay que responder ¿por qué te cobran 13.41 pesos por litro de gasolina Magna en cualquier gasolinera?

La formula del precio máximo incluye estos componentes: precio de referencia y ganancia del gasolinero, más el Impuesto Especial Sobre la Producción y Servicios (IEPS), y lo que se considera Otros Conceptos, en los que se incluye el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Sobre la Renta (ISR).

La siguiente tabla explica cuánto se cobra por cada uno de estos conceptos, por tipo de gasolina, para el mes de julio, la última actualización de este año.

Los precios máximo y mínimo

La Secretaría de Hacienda ingenió una fórmula para fijar una banda de precios para la gasolina este año, con el fin de que no suba más del 3%, ni baje más del 3%, lo que se conoce como la banda de precios. Bajo este esquema se evita una fluctuación mayor al costo del petróleo a nivel internacional, que impacte en la inflación del país.

La Cofece recomienda que para el próximo paquete fiscal, la ley permita una banda más amplia, que incluya un mayor margen de maniobra para incentivar el ingreso de otras empresas al mercado. De hecho, el regulador observa que, a pesar de los 74 permisos de importación de gasolina y 105 para diésel, ninguno en realidad se encuentra en operación debido a que la fórmula y los límites actuales inhiben la entrada de estos nuevos participantes.

El precio de referencia

Este valor se calcula como un promedio del precio de las gasolinas en la Costa del Golfo de Estados Unidos.

¿Por qué tomarlo como referencia para la venta en México? El país debe importar poco más de la mitad de sus combustibles debido a que Pemex no tiene la capacidad para refinar toda la gasolina que se consume en territorio nacional, por lo que debe traerla de otros lados, en su gran mayoría del sur de Estados Unidos.

La Cofece recomienda que no se tome un solo precio de referencia, pues si bien la mayor parte viene de Estados Unidos, otra parte relevante se importa de Europa, y por tanto cuesta más traerla y debería tener una referencia distinta.

Impuestos

Sólo por el cobro del IEPS, de cada litro que pagas 40% se va a este gravamen, aunque la métrica supera el 50% cuando se añaden otros impuestos como el IVA y el ISR, los cuales no son exclusivos de la gasolina, pero que al final acaban en manos de Hacienda.

En este punto, la Cofece considera que la política fiscal depende del enfoque que quiera darle el Gobierno. Aquí basta recordar que el IEPS a las gasolinas, en realidad fue un subsidio hasta 2014, y ha sido de los impuestos que más ha incrementado su recaudación desde el año pasado, por lo que Hacienda prefiere mantener el nivel de estos ingresos ante la caída de las divisas que recibía por el petróleo, que han ido en el sentido contrario.

El margen comercial

Aquí se centran las preocupaciones de la Cofece. Este indicador agrupa todos los costos en los que incurre una gasolinera para darte el servicio. Esto incluye la tarifa llamada Venta de Primera Mano (VPM), que es lo que cobra Pemex por abastecer de combustible a una estación sin importar el lugar.

¿Cuesta lo mismo abastecer de gasolina a una estación en Monterrey o Mexicali, que en Cancún o Nayarit?

La respuesta es no, pues si la mayor parte del combustible se importa de Estados Unidos, las ciudades ubicadas en la frontera norte requieren de un menor costo logístico, pues les llega de puntos de abastecimiento de Pemex cercanos a los ductos donde se transporta el energético; mientras que en el sur del país, las gasolinas requieren de un costo más alto en transporte, pues deben llegar a un puerto y trasladarse en tren y camión al punto de venta.

Para tener una idea, llevar un litro de gasolina por ducto costaba 0.08 pesos en 2012, frente a los 1.08 pesos de un autotanque, según datos oficiales.

“Hemos visto el interés por construir ductos y poliductos para traer combustibles importados por parte de privados, pues aquí falta mucha infraestructura de transporte”, apunta el especialista de Hogan Lovells BSLT.

La Cofece recomienda que Pemex transparente los costos por cada punto donde se da la Venta de Primera Mano, es decir, en las Terminales de Almacenamiento y Recepción (TAR), información que debería actualizarse cada semana.

"El tamaño de los mercados también jugará un papel en esta apertura, pues en el centro del país hay un mercado más grande y rentable que apoyará menores precios, frente a poblados de menor tamaño", explica Thomas Heather, counsel para México de la firma Haynes & Boone.

"Todo va hacía el mismo tema, el de liberar este mercado, homologando las normas oficiales de la gasolina y el diésel con estándares parecidos a Europa y Estados Unidos", refiere.

¿Todas las gasolineras del país tienen los mismos costos operativos?

Aquí también la respuesta es que no. La autoridad fiscal tomó como referencia los datos de Pemex de 2013 para todas sus estaciones afiliadas, pues así se complementaba esa parte de la fórmula hasta 2015.

Pero una gasolinera con 15 o 20 años de funcionamiento, que ya amortizó el costo del terreno y sus bombas de despacho, tiene menores gastos que una recién instalada. De hecho, la autoridad de la Cofece que inició una investigación por prácticas monopólicas absolutas en Baja California, apunta a que ya se pueden otorgar menores precios desde ahora.

Al transparentar las tarifas que cobra Pemex por llevar cada litro de gasolina, se conocerá el costo para abastecer el combustible en cada región del país, y no habrá restricciones regulatorias para acceder a la infraestructura actual de transporte y almacenamiento. En 2017 se podrán ver precios de la gasolina distintos en el país.

Esto puede generar que en zonas alejadas de la frontera, los precios de la gasolina se incrementen, mientras que las ciudades mejor conectadas con la red, tengan menores precios.

La infraestructura, normas, legislaciones locales…

Hace unos días la Cofece emitiró 25 recomendaciones para transitar a la liberación del mercado de las gasolinas, donde el consumidor pueda gozar de precios distintos entre dos estaciones una frente a otra o de gasolineras de una bomba donde hoy ni siquiera existe abasto.

Para esto se deberán cambiar otras leyes como la que impide la inversión extranjera mayoritaria en el transporte marítimo o terrestre de petrolíferos. También se deben definir las normas para que los dueños de los ductos paguen por la seguridad, y se responsabilicen por el robo de gasolina, sin detrimento de que se incluyan dentro del cobro de sus servicios, una facultad que hasta ahora sólo otorga Pemex.

Ahora ve
Los cultivos de café latinoamericanos están bajo la amenaza del cambio climático
No te pierdas
×