Minerva ‘destapa’ nicho de mercado con la venta de refrescos artesanales

La cervecera artesanal lanza las marcas Matatena y Trompo, se venderán en las principales cadenas de autoservicio con una producción de 4,000 cajas mensuales.
Cervecería Minerva  La creadora de la cerveza artesanal que lleva el mismo nombre, tiene una nueva apuesta: elaborar refrescos artesanales para el mercado mexicano.  (Foto: iStock)
Sheila Sánchez Fermín /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Minerva quiere aprovechar la tendencia del consumidor mexicano de elegir productos sin azúcar, light o más naturales, por lo que incursionará en la venta de refrescos artesanales libres de endulzantes artificiales, conservadores, colorantes y cafeína.

Hace un par de semanas la cerveceríaa tapatía, conocida por su cerveza artesanal, lanzó al mercado dos marcas de refrescos: Matatena –de sabor naranja— y Trompo – sabor rut bit, una mezcla de vainilla, sasafrás y zarzaparrilla—.

“Vemos que la industria refresquera, lo que es Coca Cola, Pepsi y todo los demás tienen miedo de decir que venden refrescos y se han ido a otra línea de negocios como tés, agua y bebidas supuestamente dietéticas”, comentó Jesús Briseño, fundador y director de la cervecería Minerva, a Expansión.

Cada botella, de 355 ml, tiene alrededor de 165 kilocalorías y su tiempo de vida en anaquel es de seis meses debido a los ingredientes naturales y método de preparación.

“Buscamos que tuviera azúcar de caña. Para la industria refresquera es más fácil usar alta fructuosa o glucosa por su facilidad para diluirlo e introducirlo en las bebidas, pero estos ingredientes tienen efectos adversos en el organismo y eso no es nada bueno para el consumidor”, agrega Briseño.

El proyecto fue realizado hace un año en conjunto con alumnos de la Ingeniería en Alimentos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) de Guadalajara, para elaborar las recetas.

Lee: Ieps a refrescos aumenta ingresos del fisco y presiona el gasto en salud

México es el segundo país a nivel mundial que más consume refresco, después de Estados Unidos, con un promedio de 118 litros per capita al año, según Euromonitor.

Guerra en autoservicios

La meta de Minerva es llegar a posicionar su producto en las primeras cinco tiendas de autoservicio en México como Walmart, Soriana, Chedraui y la Comercial Mexicana.

“Sacamos dos lotes de 500 cajas, de 25 botellas cada una, para llevarlos a los autoservicios, creemos que es el canal en el que nos va a ir bien con el refresco”, dijo el directivo.

El reto estará en buscar un buen espacio en los anaqueles y ganar visibilidad en lugares clave, como en el área de cajas o pasillos principales, para que su producto no se pierda.

La cervecera tiene un plan de producir 4,000 cajas mensuales, mitad de la marca Trompo y mitad Matatena, hasta diciembre de este año, para probar el mercado.

El proceso de producción del refresco, desde su elaboración hasta el etiquetado, tarda tres días en comparación con el mes que les lleva producir una cerveza.

Sin miedo a los ‘grandes’, ni al IEPS

Jesús Briseño aseguró que no tiene miedo de involucrase en una industria tan competida donde Coca Cola y Pepsi dominan el mercado, con su respectiva participación del 68% y 15.5%, de acuerdo con Euromonitor.

“Queremos tener la prueba de cómo se comportan estos grupos refresqueros con un producto nuevo y, si pasa lo mismo que pasó con la cerveza, pues ya tenemos el caminito de ir a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y pedir el respeto para evitar estas prácticas monopólicas”, detalló Briseño.

Un grupo de cerveceros artesanales, entre ellos Minerva y Primus, denunciaron prácticas monopólicas de las grandes cerveceras como Cuauhtémoc Moctezuma Heineken y Modelo de AB InBev, por los contratos de exclusividad que tenían con restaurantes y tiendas de autoservicio.

En 2012, lograron una resolución para distribuir la cerveza artesanal a cualquier centro de consumo con una producción por debajo de los 100,000 hectolitros al año.

Mientras que el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) a las bebidas saborizadas no les afecta, ya que es un impuesto que buscan se aplique en la industria de la cerveza.

Lee: Empresas refresqueras ven oportunidad de crecer con el IEPS

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Les pega mucho a los refrescos baratos pero realmente nosotros vamos a un segmento más Premium”, agrega. “Estamos muy entusiasmado en poder replicar lo que hicimos con la cerveza”. El costo de los refrescos será de 15 pesos por botella de 335 ml, mientras que uno similar de Coca-Cola cuesta 12 pesos.

La cervecería Minerva, que comenzó a operar en 2003, es líder en el segmento de las cervezas artesanales. En 2015 creció 35% respecto de 2014, y este año esperan tener un crecimiento del 40%.

Ahora ve
Estos son los mejores inventos del año
No te pierdas
×