F&P Healthcare considera sacar producción de México si Trump sube aranceles

La empresa padece un dilema: Si traslada su producción de Tijuana a Nueva Zelanda, surgirían costos de carga que podrían golpear sus utilidades.
Fisher & Paykel Healthcare  La empresa produce aparatos que incluyen máscaras para tratar la apnea del sueño y humidificadores para ventilación mecánica.  (Foto: iStock by Getty Images)
WELLINGTON (EFE) -

La compañía neozelandesa de aparatos médicos Fisher & Paykel Healthcare considerará trasladar desde Tijuana a Nueva Zelanda la elaboración de productos destinados al mercado de Estados Unidos si el gobierno del republicano Donald Trump aplica un impuesto a las importaciones procedentes desde México.

Lee: ¿Y tú qué harías? México puede imponer aranceles a productos de EU.

El cambio en los costos de carga por el traslado de la producción podría golpear a las utilidades de la empresa, según su presidente ejecutivo, aunque la firma aún no sabe cuánto, debido a la incertidumbre en torno a las políticas del Gobierno de Trump.

"Los aranceles nunca son buenos", dijo el presidente ejecutivo Lewis Gradon en una entrevista telefónica con Reuters. "Tenemos dos plantas, una en Nueva Zelanda y una en México. Tenemos la capacidad de proveer a Estados Unidos desde Nueva Zelanda si eso tiene un mayor sentido económico", afirmó.

Fisher & Paykel seguirá elaborando productos en México que no tengan como destino el mercado estadounidense, dijo Gradon.

Lee: Los fabricantes de ropa también temen al arancel de Donald Trump.

La Casa Blanca dijo este jueves que la construcción de una muralla en la frontera sur de Estados Unidos podría financiarse con un nuevo impuesto de un 20% a los bienes procedentes desde México.

Los temores sobre el impuesto propuesto hicieron caer las acciones de la firma un 2.4% el viernes, encaminándose a su peor declive en dos meses.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Fisher & Paykel, que producen aparatos que incluyen máscaras para tratar la apnea del sueño y humidificadores para ventilación mecánica, tiene previsto comenzar este año las obras de una segunda fábrica en México, donde actualmente emplea a unas 700 personas y elabora casi un tercio de sus productos.

La compañía espera que su utilidad neta después de impuestos para el año alcance entre 165 millones de dólares neozelandeses (119,44 millones de dólares) y 170 millones, según estimaciones publicadas en noviembre.

Ahora ve
“Un componente racial” dificulta la renegociación del TLCAN, considera Krugman
No te pierdas
×