Cómo hacer un 'boicot inteligente' contra Estados Unidos

En las últimas semanas, ha surgido un movimiento en las redes sociales para que los mexicanos dejen de comprar productos de empresas estadounidenses, en respuesta a Trump. ¿Realmente sería bueno?
¿Qué tan mexicanos son?  Cerca del 90% de la producción mexicana tiene un componente extranjero.  (Foto: iStock by Getty Images)
Sheila Sánchez Fermín /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

#AdiósStarbucks, #NoCompresUSA y #HechoenMéxico son algunos de los hashtags que han marcado tendencia en los últimos días en Twitter entre los mexicanos para pedir a la sociedad que apoye el consumo de productos hechos en nuestro país y dé la espalda a las compañías estadounidenses.

Sin embargo, el dejar de consumir café de Starbucks, una pizza de Domino's o una Coca-Cola no necesariamente ayudará a que la economía mexicana mejore ni perjudicará a las firmas del país vecino.

¿Por qué?

“En realidad, son muy pocos los productos que hoy por hoy tienen el 100% de contenido nacional y que podríamos decir que son auténticamente mexicanos”, dijo Leticia Armenta, profesora del departamento de economía del Tec de Monterrey.

Cerca del 90% de la producción mexicana tiene un componente extranjero. Por ejemplo, en el caso de los productos agrícolas se utilizan semillas del extranjero, aunque se coseche y trabaje en el país. Y solo el 40% de los materiales que utilizan las automotrices están hechos en México.

“Yo creo que aquí lo relevante es cuántas de esas empresas generan riqueza en México, por ejemplo, empresas estadounidenses que están en México”, opinó Armenta.

Lee: Starbucks defiende su inversión en México ante intento de saboteo

Coca-Cola importa desde Estados Unidos su insumo principal, que es el concentrado de su refresco, pero luego son embotelladores mexicanos, como FEMSA y Arca Continental, quienes lo distribuyen y comercializan. En México, Coca-Cola emplea a más de 95,000 personas de forma directa y a otro millón de manera indirecta a través de ocho embotelladoras mexicanas. Esta industria representa el 1.4% del PIB nacional.

Otras marcas, como Starbucks, Burger King y Domino's Pizza, están en realidad operadas en el país por una empresa mexicana: Alsea.

Por ello, la cadena mexicana envió un comunicado de prensa para defenderse del boicot que pedían algunas personas en las redes sociales. “Desde 2002, (...) hemos abierto más de 560 tiendas en 60 ciudades de todo el país, lo que representa una inversión de alrededor de 5,000 millones de pesos. En conjunto, nuestras tiendas brindan empleo a más de 7,000 mexicanos, quienes portan el mandil verde con respeto y pasión por su trabajo”, detalló el documento.

Y Walmart da trabajo a cerca de 200,000 mexicanos, es el principal empleador privado del país y tiene numerosos programas de desarrollo de proveedores nacionales.

Entonces, ¿cuál sería un boicot eficaz que no perjudique a México?

Por el momento, algunas organizaciones como Poder del Consumidor e incluso la Secretaria de Economía han apoyado iniciativas como “Hecho en México”, que involucra comprar o adquirir productos mexicanos, que no sean totalmente importados y que apoyen a pequeños productores y empresarios.

“Hemos llamado a comprar productos directamente de los productores, cuando se pueda, porque la mayor generación de empleos se da en las pequeñas empresas y los más vulnerables son los pequeños productores, como los del campo”, opinó Alejandro Calvillo, director general de Poder del Consumidor.

El problema, de acuerdo con Calvillo, es que muchos de estos pequeños productores no encuentran cómo comercializar sus productos debido a la falta de apoyo por parte del gobierno.

“En Quintana Roo han dejado de sembrar y tienen el programa de desayunos del DIF, que todo lo adquieren de fuera y no de productos frescos locales, como la guanábana que solía cosecharse.”, aseguró Calvillo, quién agregó que hansolicitado al gobierno que sea incluyente al momento de adquirir productos para esos servicios sociales.

“También le pedimos a la industria que busque insumos nacionales, porque tienes muchos productos elaborados en México con insumos importados”, agregó.

Hoy existen más de un centenar de opciones para que el consumidor apoye a estos pequeños agentes económicos. Debido a que la lista es grande, aquí te mencionamos sólo algnas empresas que quizá ya conozcas:

Empresas agroindustriales:

La Huerta (frutas y verduras), El Molino de la Hacienda (chiles y condimentos), Grupo Coliman (platáno, aguacate, papaya, limón), Zucarmex (azúcar), Alcodesa (alimento para ganado lechero), Grupo La Norteñita (productor de manzana).

Empresas de bebidas:

Tucán (concentrados de sabor), Cooperativa Pascual (los famosos refrescos 'pato pascual'), Jumex (jugos), Café Punta del Cielo, Vinos La Redonda (están en Querétaro y puedes visitar sus viñedos), Embotelladora Aga (los que producen Squirt).

Textil:

Pineda Covalin (ropa de diseño), Bita Design (pashminas, moños, ropa), Ozapato (zapatos), Squadra (ropa deportiva), Yale (ropa para toda la familia), Andrea (zapatos), Flexi (zapatos), Parisina (telas), Coqueta y Audaz (zapatos).

Apoyo al joven emprendedor

De acuerdo con Marc Segura, CEO de la plataforma de crowdfunding Play Business, lo primero que tiene que cuestionarse el consumidor mexicano es el por qué adquiere productos extranjeros.

“Lo que debemos hacer son productos mejores que los demás, no importa dónde se hagan. El consumidor va a consumir lo que mejor le funcione y resuelva su problema. Yo creo que es un buen momento para voltear a ver las empresas mexicanas y darles una oportunidad a las startups de empezar a ver cómo son sus productos”, dijo.

Recomendamos: Reos en Jalisco y Querétaro hacen negocio desde la prisión

Play Business le dio la oportunidad a Tumbiko, una empresa que empezaron dos hermanos originarios de Taxco y que se encarga de apoyar a los artesanos de la localidad para generar más ventas.

“Se dieron cuenta de que la gente dejó de consumir la joyería de Taxco, no tenía diseño. Los maestros artesanos llevaban años haciendo por generaciones los mismos diseños, y lo que hicieron estos chavos es que empoderaron a la sociedad, se fueron a las universidades para convocar concursos de diseño y las mismas alumnas diseñaron joyería con el objetivo de generar valor”, agregó Segura.

La empresa mexicana ya exporta a Estados Unidos y China con una capacidad de 200 vendedoras.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×