¿Qué pasa con las vivienderas que salieron del concurso mercantil?

Las desarrolladoras de vivienda que salieron de concurso mercantil siguen sin recuperarse y no alcanzan sus expectativas de crecimiento.
Urbi desarrolla proyectos en Cuautitlán Izcalli, Estado de México.
Vivienda  Urbi desarrolla proyectos en Cuautitlán Izcalli, Estado de México.  (Foto: Cortesía Urbi)
Ana Valle
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Geo, Homex y Urbi salieron de concurso mercantil el año pasado y retomaron operaciones con la expectativa de recuperar el terreno perdido en los años que detuvieron operaciones. Sin embargo, al menos dos de ellas quedaron lejos de sus propios planes de crecimiento estimados para 2016.

Al salir de concurso mercantil, las tres vivienderas presentaron planes de negocios de mediano plazo que no se han cumplido hasta el momento, ya sea por factores internos como la falta de liquidez, o la coyuntura del sector.

Leer: La bancarrota acecha a Geo, Homex y Urbi

Geo

La empresa presidida por Juan Carlos Braniff, escrituró 2,592 viviendas en 2016, con las que obtuvo ingresos por 987 millones de pesos. Las cifras se quedaron cortas respecto a sus propias estimaciones, pues su plan de negocios contemplaba 4,905 unidades e ingresos por 2,290 millones de pesos.

La empresa declinó a dar comentarios al respecto debido a que la compañía está preparando su plan y estrategia para los siguientes meses, dijeron en respuesta vía electrónica. En su reporte trimestral al último periodo de 2016, la empresa reconoce que atraviesa por problemas de liquidez.

“La compañía realizó venta de activos y cesiones de derechos de cobro. Se prevé que la situación de liquidez continúe siendo compleja”, señala el reporte al cuarto trimestre del 2016. El efectivo disponible con el que contaba la empresa fue de 66 millones de pesos al cierre del año pasado.

Para Roberto Navarro, analista de Signum Research, los problemas de liquidez de la empresa harán difícil el cumplimiento de sus metas de crecimiento para 2017, “podría ocasionar que la empresa no fuera capaz de construir inventarios inmobiliarios y liquidar los pasivos de corto plazo”, dijo.

Homex

La desarrolladora que encabeza Eustaquio Tomás de Nicolás salió de concurso mercantil en octubre de 2015, pero ahora está envuelta en un escándalo por haber reportado la venta de casas que no existían.

Su plan de negocios tampoco marcha como esperaba, pues en 2016 escrituró 1,484 viviendas, y obtuvo ingresos por 912 millones de pesos, cifras por debajo de las más de 18,700 viviendas que esperaba vender, según su plan financiero.

“La reactivación en las operaciones de Homex ha sido mucho más lenta a lo esperado. Según entendemos, la compañía ha enfrentado retrasos en los permisos municipales necesarios para reactivar algunos de sus proyectos”, dijo 414 Capital en un reporte sobre los resultados de la firma. Se buscó a Homex, pero hasta el cierre de la informacion no se obtuvo respuesta.

Urbi

La compañía que preside Cuauhtémoc Pérez fue la última en salir de concurso mercantil, y su situación es distinta al del otro par de desarrolladoras. La empresa apenas arrancará su plan de negocios en 2017, año en que prevé vender 3,200 unidades y generar ingresos por 1,300 millones de pesos por venta de vivienda y de tierra.

El objetivo es triplicar las unidades vendidas en 2016, en el que colocaron 928 viviendas. La empresa buscará un crecimiento anual de 56% en los ingresos respecto a lo obtenido al cierre del año pasado.

Leer: Urbi sale del concurso mercantil

“La empresa estará en la búsqueda de elevar la participación del segmento medio en sus ingresos, mismo que debe representar hasta el 50% del plan de negocios para el 2017”, dijo la desarrolladora en su reporte trimestral.

Urbi contempla construir hasta 16,000 viviendas anuales en 2021. Se consultó a la empresa, pero al momento de la publicación no se tenía respuesta.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×