Después del azúcar, el acero está en la mira de una guerra comercial

El gobierno de Donald Trump investiga si sus importaciones de acero deben ser bloqueadas por motivos de seguridad nacional. Las empresas mexicanas pueden salir perjudicadas.
El sector siderúrgico en México ya enfrenta problemas con algunos países asiáticos. Un conflicto con Estados Unidos puede presionar a la industria nacional.
Caliente.  El sector siderúrgico en México ya enfrenta problemas con algunos países asiáticos. Un conflicto con Estados Unidos puede presionar a la industria nacional.  (Foto: Shutterstock)
Rosalía Lara
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Estados Unidos libró una ‘guerra’ comercial con México por las importaciones de azúcar hace cerca de un mes. Ahora, el acero es el producto que está en la mira de la administración de Donald Trump, al margen de la renegociación del Tratado de Libre Comercio.

En el acuerdo azucarero, México se comprometió con Estados Unidos a venderle una menor cantidad de azúcar refinada y elevar la venta de azúcar crudo para evitar la imposición de cuotas compensatorias.

En el caso del acero, la historia puede ser distinta. A éste pueden aplicarle cuotas compensatorias, según amenaza el gobierno de Trump.

“Cualesquiera que sean las medidas que se tomen en aras de la seguridad nacional como resultado de este procedimiento, EU debe preservar y no hacer daño al mercado integrado norteamericano que todos hemos construido juntos”, indicó Guillermo F. Vogel, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) en su postura enviada al representante de comercio de EU.

Recomendamos: México reducirá la cantidad que exporta de azúcar a EU

México se encuentra entre los cinco principales exportadores de acero a Estados Unidos, al contribuir con 9% de las importaciones de acero. Por otro lado, Estados Unidos es el principal exportador de acero de México, con una participación de 38%, de acuerdo con la administración comercial internacional (ITA, por sus siglas en inglés).

“Lo que puede ocurrir es que en general las exportaciones de México tengan mayores restricciones para entrar en Estados Unidos, y en ese sentido lo que sí puede llegarse a apreciar es que el acero se verá afectado de una manera más amplia”, dijo José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic).

Y es que el país vecino del norte es el principal cliente de México, pues ahí se dirigen alrededor de 69% de las exportaciones siderúrgicas totales de México. Además, México tiene un déficit comercial con EU, de acuerdo con datos de la Canacero, el superávit se encuentra en el rango de 5 a 6 millones de toneladas para las materias primas más significativas (mineral de hierro, carbón, coque, chatarra y acero reutilizable), lo que hace a México el mayor cliente de la industria siderúrgica estadounidense.

"Si se deja que la industria mexicana sufra solo los efectos del exceso de capacidad y la intervención del gobierno, se puede esperar que la industria de los Estados Unidos pierda un importante mercado de exportación", señaló Vogel.

Un conflicto comercial con Estados Unidos presionará aún más la industria siderúrgica, que ya sufre la competencia de algunos países asiáticos. La sobreproducción de acero de China, la competencia desleal y la importación libre de aranceles les permitió vender a un precio más bajo del promedio del mercado, lo que perjudicó a las firmas mexicanas.

Lee: La guerra comercial del acero está en manos de Donald Trump

Ante la competencia que representaban las siderúrgicas chinas, varios países optaron por implementar medidas proteccionistas, como aranceles, impuestos y cuotas compensatorias, para evitar que entren a su país mercancías a un precio más bajo del que su industria puede ofrecer.

“Es un tema prioritario para el país. No vamos a permitir de ninguna manera que esta gran industria nacional desaparezca, la vamos a cuidar y a proteger”, aseguró el senador del PRI, Tereso Medina.

Alonso Ancira, presidente del consejo de administración de Altos Hornos de México (AHMSA), dijo este miércoles que el éxito del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en intercambio siderúrgico obliga a un trabajo conjunto de México, Canadá y Estados Unidos para impedir que el comercio desleal afecte a una industria que es fundamental para el desarrollo soberano de los tres países.

En el caso del acero, el acuerdo trinacional ha sido particularmente exitoso, al acrecentar el intercambio en un marco de complementariedad, lo que obliga a un trabajo conjunto, con acciones similares, para evitar que ese éxito se vea vulnerado, indicó el directivo en el marco de la reunión organizada por las organizaciones American Metal Market y World Steel Dynamics.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En México, por ejemplo, desde 2015 la Secretaría de Economía comenzó a aplicar aranceles de 15% a la importación de productos siderúrgicos provenientes de países con los que no tenga acuerdo comercial.

Pero ahora, unos impuestos de este tipo en Estados Unidos volverían a poner a la industria en una situación delicada.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×