Los inversores saben que Snapchat no es Facebook, y están preocupados

El mayor problema de Snapchat es lo fácil que es para Facebook copiar sus características más populares y ponerlas en su plataforma, así como en Instagram, WhatsApp y Messenger.
Las acciones de Snap han caído por debajo del precio de su Oferta Pública Inicial (OPI) de 17 dólares.
A la baja  Las acciones de Snap han caído por debajo del precio de su Oferta Pública Inicial (OPI) de 17 dólares.  (Foto: AFP)
Por: PAUL R. LA MONICA
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Snapchat probablemente no es el siguiente Facebook.

La compañía atrajo gran atención cuando se volvió publica en marzo. Pero sigue sangrando tinta roja. Su crecimiento de usuarios se está ralentizando, un signo alarmante para una plataforma de redes sociales que es relativamente joven. Y el propio Facebook sigue introduciendo productos similares.

Las acciones de la compañía matriz de Snapchat, Snap Inc., han caído por debajo del precio de su Oferta Pública Inicial (OPI) de 17 dólares. Cayeron 8% más el martes, a aproximadamente 15.65 dólares, luego de que Morgan Stanley rebajó su calificación de las acciones.

Esa es una señal preocupante: Morgan Stanley fue el asegurador en la salida a bolsa. Por lo general, las empresas suelen contar con sus banqueros para obtener respaldo.

El mayor problema de Snapchat puede ser lo fácil que es para Facebook copiar sus características más populares y ponerlas en la plataforma central de Facebook, así como en otras propiedades de Facebook, como son Instagram, WhatsApp y Messenger.

Lee: Buuuu, las ganancias de Snapchat desaparecen

Por el contrario, cuando Facebook se volvió pública en 2012, sus competidores eran un desaparecido MySpace y el olvidado Friendster. Y Facebook ya estaba ganando dinero.

La mayor preocupación de los inversionistas sobre Facebook era la falta de una aparente estrategia para ganar dinero en el sector móvil a medida que más personas utilizaban Facebook en sus teléfonos.

Esos temores se derritieron cuando Facebook cambió a una aplicación para smartphone viable. Ha registrado sólidas ganancias entre los usuarios móviles y en las ventas de anuncios desde entonces.

Snap se enfrenta a Facebook en su apogeo: un gigante de 445,000 millones de dólares que se espera que genere ingresos de casi 40,000 millones de dólares este año.

Cualquier preocupación que Wall Street pudiera haber tenido acerca de si Mark Zuckerberg podría ser un CEO eficaz de una empresa pública se han desvanecido.

No puede decirse lo mismo de Evan Spiegel de Snap todavía. Spiegel tampoco tiene un ejecutivo veterano de Silicon Valley como sucede con Zuckerberg y Sheryl Sandberg para que le muestre el oficio.

Y puede que necesite ayuda para reencaminar a Snap. La compañía informó en mayo que el crecimiento diario de usuarios activos aumentó solo 5% en su primer trimestre desde el cuarto trimestre.

Lee: Así es como Snapchat busca conquistar a los mexicanos

Esto se produce a medida que Snap parece estar muy lejos de ganar dinero: perdió más de 2,000 millones se dólares en su primer trimestre como empresa pública.

Ha habido mucho bombo sobre los llamados unicornios, empresas con por lo menos una valoración privada de 1,000 millones de dólares que se vuelven públicas. Pero Wall Street claramente quiere más que solo usuarios e ingresos. Las ganancias también son importantes.

Observemos el desempeño mediocre del servicio de comida Blue Apron desde su propia salida a bolsa. Se desplomó de nuevo el martes y ahora está casi 25% por debajo de su precio de OPI.

Los inversores también parecen preocupados porque Snap no ha sido muy innovador, facilitando que Facebook robe usuarios mediante la introducción de servicios similares. Las nuevas áreas en las que Snap apenas se está forjando –como mapas– ya forman parte integral de productos rivales.

Y puede que no esté funcionando el impulso de Snap para comercializarse como una compañía de hardware con lentes de sol con cámara incluida, a diferencia de solo un sitio de medios sociales, dependiente de la publicidad y de las alianzas con medios.

El analista de Aegis Capital, Víctor Anthony, escribió en un reporte el lunes que la demanda de lentes ya está desapareciendo.

Anthony dijo que encuestó a un grupo de usuarios millennials de Snapchat acerca de los lentes y encontró que “ninguno había comprado los lentes o sabía de alguien que lo hubiera hecho”.

Él cree que eso podría ser una señal de que “el bombo alrededor de los lentes se ha desvanecido y podría sufrir el mismo destino que Google Glass, las muy criticadas gafas de realidad virtual. “Ñoños” es una palabra que se usa frecuentemente para describir a los Google Glass.

Snap podría llegar a parecerse más a Twitter que a Facebook: un servicio de nicho con un gran grupo de usuarios leales. Pero Snap –como Twitter– carece de la escala que tiene Facebook.

Y es por eso que posiblemente los inversionistas y los anunciantes sigan poco entusiasmados por Snap.

Los snaps de Snapchat ya no desaparecen en 10 segundos

Ahora ve
La Ciudad de México recibirá la visita de Godzilla
No te pierdas
×