¿Qué le preocupa a las automotrices del documento de Trump para el nuevo TLCAN?

La industria se encuentra a la espera de un posible aumento de 62.5 a 70%, en la integración de autopartes locales en los vehículos que se producen en Estados Unidos, Canadá o México.
Aunque en el documento emitido por Donald Trump no menciona un 'impuesto fronterizo' a los autos mexicanos, las automotrices no lo descartan como parte de la reforma fiscal de ese país.
Modificaciones en TLCAN.  Aunque en el documento emitido por Donald Trump no menciona un 'impuesto fronterizo' a los autos mexicanos, las automotrices no lo descartan como parte de la reforma fiscal de ese país.  (Foto: iStock)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) abre una caja de pandora para la industria automotriz: las llamadas reglas de origen, que durante más de 20 años obligó a las automotrices a incorporar autopartes producidas en la región.

Según las reglas actuales, los vehículos producidos en Norteamérica deben integrar 62.5% de componentes fabricados en Estados Unidos, Canadá o México para poder ser comercializados en la región sin pago de aranceles.

Pero el gobierno de Estados Unidos busca "actualizar y fortalecer las normas de origen, según sea necesario, para asegurar que los beneficios del TLCAN se destinen a productos genuinamente fabricados en los Estados Unidos y América del Norte”, dice el documento que contiene los objetivos estadounidenses para la renegociación del acuerdo.

Los especialistas consultados dicen que el porcentaje de contenido regional puede subir a 70% o 75%, obligando a las armadoras a comprar en Norteamérica autopartes que actualmente importan de Asia o Europa, como componentes electrónicos o algunos tipos de aceros, de ser así la región tendrá que atraer estas inversiones.

"Un aumento mínimo puede afectar la competitividad de las empresas automotrices estadounidenses", señala un análisis de BBVA Bancomer.

“Vemos una clara oportunidad para que México pueda incrementar la producción de autopartes (que en 2016 ascendió a 80,000 millones de dólares)”, dijo Guido Vildozo analista de IHS Markit, especializado en el sector automotriz. Pero Estados Unidos y Canadá también intentarán atraer estas inversiones.

Te recomendamos: BMW abrirá su planta en México con o sin TLCAN

Algunas automotrices están empezando a buscar opciones de proveedores en la región que pudieran abastecer las plantas en caso de que se modifiquen las reglas de origen. “Tenemos identificados a los proveedores potenciales en el área y sí estamos platicando de ese tipo de escenarios para ver qué podemos hacer para localizar más componentes en la región”, dijo Eduardo Núñez, gerente del área compras de BMW México.

Otros, como Toyota, esperarán hasta ver cómo se resuelve la negociación. “Hasta ahora no ha habido nada oficial de que se incremente específicamente contenido de Estados Unidos (…). Nosotros somos de la idea de que las cosas funcionan bien en NAFTA como están. Hasta no ver qué es lo que piden (cada uno de los gobiernos) nuestros planes siguen como se anunciaron, de que los vehículos que produzcamos en México tengan 62.5% de contenido regional”, dijo Luis Lozano, director de Relaciones Institucionales de Toyota Motor Sales de México.

Te recomendamos: Honda y Toyota defienden sus plantas en México

Ahora la proporción de autopartes mexicanas, estadounidenses o canadienses en los autos varía dependiendo del modelo. Por ejemplo, la camioneta pickup Chevrolet Silverado construida en Indiana tiene 51% de piezas provenientes de México, mientras que la Ford F-150 que sale de Michigan solo obtiene el 15% de sus partes de México.

“Para mantenerte competitivo debes operar con bases regionales, incluso globales. Yo creo que lo primordial debe ser la competitividad, y no debe importar si está en México o Estados Unidos”, dijo Mike A. Jackson, director de estrategia e investigación de la Asociación de Proveedores de Equipo Original de Estados Unidos.

No obstante, para Trump sí parece importar el 'Buy American'. Según Vildozo, si el gobierno mexicano no se apresura a generar políticas públicas necesarias para atraer estas inversiones, pueden irse a Estados Unidos, lo cual ayudaría al presidente Donald Trump a cumplir su propósito de reducir el déficit comercial entre ambos países.

No descartan impuesto fronterizo

Si bien en el documento de 16 páginas emitido por el gobierno estadounidense el pasado lunes dice que “se buscará mantener el acceso recíproco al mercado libre de derechos para los bienes industriales entre los países del TLCAN”, los especialistas no descartan que Estados Unidos imponga un impuesto fronterizo a los vehículos o autopartes importados de México dentro de su reforma fiscal.

“Hasta que no terminen la reforma fiscal no podemos dar por muerto nada”, dijo Lozano.

Para México, las metas de EU sobre el TLCAN no son ninguna novedad
Ahora ve
Así se grabó el final de la séptima temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×