Constructoras de edificios nuevos derrumbados o dañados niegan responsabilidad

Varios edificios con menos de 10 años de antigüedad en las colonias Portales, Narvarte, Roma y Cuauhtémoc se colapsaron o están desalojados. Así han respondido sus constructoras.
CDMX evalúa estructuras tras el sismo para descartar responsabilidades penales
Ana Valle
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Teresa Parra habitaba desde enero uno de los 24 departamentos del Condominio San José, en la Avenida Emiliano Zapata 56, en la colonia Portales. El departamento era de su hermana Lucía, quien lo liquidó de contado. Les dijeron que era un edificio hecho con la mejor tecnología, un edificio inteligente y sustentable. El martes pasado, su departamento colapsó. “Ni siquiera había empezado bien el sismo y ya se había caído”, cuenta Parra.

“Nos mostraron premios que habían ganado por arquitectura y construcción, pero la verdad nunca lo corroboramos. Creímos lo que la empresa nos decía, cuando compras no piensas en que te mienten, y lo hicieron”, afirma Parra.

Recomendamos: DÍA 7 #sismo: Lo que sabemos a casi una semana del temblor

El edificio de seis niveles y 24 departamentos estaba totalmente ocupado. Varios inquilinos aseguran que cuatro de los departamentos eran de miembros de la constructora, Canada Building Systems México, el nombre con el que aparece la desarrolladora en los contratos de compra-venta de los inquilinos.

Desde el martes, elementos del ejercito resguardan el edificio. Han asistido miembros de Protección Civil, ingenieros estructuristas de la UNAM y otros expertos. Su conclusión a simple vista es que los materiales no eran los adecuados, que hubo negligencia en su uso, que las columnas no tenían el tamaño requerido.

“Cuando levantamos escombros entre los vecinos, vimos que no pesaban, y que pusieron mallas que se doblaban con las manos. Los ingenieros que vinieron nos dijeron que eso no se usa ni para las jaulas de los pollos”, destaca una joven que rentaba un departamento y que ahora busca al propietario, pues desde la semana pasada dejó de responder sus llamadas.

Los ingenieros y arquitectos externos que revisaron el edificio dijeron a los inquilinos que eso era una “popotera”, debido a la fragilidad, agrega Parra.

Lee: En manos del Congreso aprobar más recursos contra desastres

Las acusaciones de negligencia se asoman tras el sismo en México

Los departamentos se vendieron hace un año en aproximadamente 2.2 millones de pesos. Al cierre del mes pasado, el precio promedio en la zona era de 3.1 millones de pesos, de acuerdo con datos de Propiedades.com.

Hasta el momento, la empresa no se quiere hacer responsable de los daños, coinciden varios vecinos, pese a que el edificio tiene apenas un año de vida.

El representante legal de la compañía, Jorge Márquez, se reunió este lunes con los vecinos y les pidió realizar un peritaje con un experto independiente, que pueda darles pistas sobre qué causó el desplome, ya que hasta el momento dijo que no se puede imputar a la empresa.

"La idea es que tengan toda la documentación oficial, el objetivo de la empresa... Para que me entiendan, como ustedes ven las cosas, buscan un responsable y la empresa dice que no es responsable. La labor de un abogado es mediar entre ambos, vamos a buscar que ustedes tengan el mejor de los beneficios. No vengo a pelear con nadie, soy un abogado diferente", dijo Márquez a los vecinos, en una junta en la que Expansión estuvo presente, sin dar respuesta a cómo responderá la constructora en el corto plazo.

Los propietarios ya buscan la forma de entablar una demanda, aunque cada uno tiene abogados distintos, con diferentes estrategias, pues cada uno compró de forma distinta, con o sin seguro, y no saben qué se debe hacer en estos casos.

Por ejemplo, Alejandra Castillo adquirió su departamento con crédito hipotecario bancario. Hasta el momento le han dicho que revisarán el seguro de vivienda, pero que su deuda seguirá generando intereses. Expansión buscó a la empresa para entrevista, pero ésta no respondió.

Llamadas sin respuesta

Otro edificio con problemas es el condominio Icon Eje Central, en la colonia Narvarte. Este inmueble con 36 departamentos de la inmobiliaria Vertical Homes tiene poco más de un año de estar entregado a sus inquilinos.

Erick Saldaña es uno de ellos. Compró en mayo del año pasado y se mudó en enero. Ahora, aunque el edificio no está dañado estructuralmente, se cuarteó una pared del gimnasio y hay cuatro pisos con daños en los muros. “Ya habíamos hecho llamadas de atención a la constructora por daños que surgían”, explica Saldaña. Los vecinos, agrega, no recibieron respuesta.

Expansión también buscó a esta empresa, sin recibir respuesta.

Lee: CDMX cuenta con 9,500 mdp para atender desastres naturales

Hasta el momento, Protección Civil aún no ha ido a revisar el edificio, por lo que los inquilinos contrataron expertos para la revisión.

Otros edificios un poco más viejos, con al menos 15 años, también sufrieron daños menores. Es el caso del ubicado en Río Grijalva 5, en la colonia Cuauhtémoc.

José Antonio y su hermana compraron hace nueve años un departamento en esa torre de seis niveles y 18 departamentos, para que su mamá viviera allí. La señora hoy no quiere volver al edificio, luego de que éste sufriera daños superficiales, aunque aparatosos.

“Ya vinieron de la Unam y Protección Civil. Estructuralmente el edificio no tiene problemas, lo que pasa es que hay paredes dañadas dentro y fuera del edificio y se tiene que hacer una reparación mayor”, dice el propietario, quien desconoce el nombre de la constructora que realizó el proyecto.

Recomendamos: La vida en vilo después del temblor

Pese a los daños internos y externos, varios vecinos decidieron volver a sus departamentos hasta que se hagan las reparaciones, aunque admiten que los expertos les recomendaron tener otra revisión más profunda. Cuando José Antonio lo compró, lo hizo en 2.2 millones de pesos, y ahora el precio promedio en la colonia es de 5.8 millones.

¿Y las constructoras?

Las tres constructoras de estos edificios estuvieron desaparecidas en los primeros días tras el sismo, aseguran numerosos vecinos, y los propietarios dicen que ha sido difícil localizarlas y obtener respuestas.

Canada Building Systems no tiene información en su sitio de internet como desarrolladora inmobiliaria, sino como proveedora de materiales. No hay un solo proyecto construido que aparezca en su web, ni el de la colonia Portales. Entre los sistemas de innovación técnica que tiene, en su sitio destaca sistemas antitermitas, antisísmicos y con resistencia al fuego.

Lee: Las tiendas restablecen y aseguran el abasto de productos tras el sismo

“La empresa mandó una carta diciendo que era un evento fortuito, deslindándose de responsabilidades. Hasta ahora quieren hablar con nosotros, pero han estado desaparecidos los últimos días”, dice Parra.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Vertical Homes también demoró en responder, cuenta Saldaña. “Tenemos una administración en el condominio muy dura, insistimos mucho hasta que logramos que vinieran y nos ayudaran, pero no fue fácil ni inmediato”, explica.

En el caso de Grijalva 5, José Antonio compró de segundo uso, por lo que desconoce cuál es la constructora que edificó el condominio. Ahora, los vecinos se organizan para contactar a quienes hicieron la construcción, e incluso se plantean pedir recursos a Fonden para la reparación de su edificio. Otra vecina, que no quiso dar su nombre, explica que la constructora está en proceso de hacer un presupuesto para reparar el edificio, pero pretende que los propietarios paguen el costo.

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×