10 ideas actuales para negocios futuros

Helicópteros personalizados, robots que hacen el amor y ropa inteligente. El mañana se trabaja hoy.

Transgénicos, el menú personalizado

1
El edén del futuro se construye con biotecnología en los lab

En 2050, la demanda por comida crecerá 110%. Para alimentar a todo el planeta y hacer frente al cambio climático, el alza de energéticos y maquinaria, sólo hay un camino: la biotecnología, asegura Friedrich Berschauer, CEO global de Bayer CropScience (BCS).

En el futuro, la “calidad total de los alimentos”, como lo llama Berschauer, será una realidad gracias a la biotecnología, mercado que ahora dominan las estadounidenses Monsanto, Dow y DuPont; las alemanas Bayer y BASF, además de la suiza Syngenta.

Como en las novelas de ciencia ficción, los centros de investigación de Bayer CropScience desarrollan ya métodos para modificar el sabor, el color y la textura de frutas y legumbres. Para ello, el gigante alemán invertirá 3,400 MDD en los próximos cinco años.

Algunos adelantos ya están aquí. En Brasil, por ejemplo, BCS lanzó al mercado uvas de mesa cuyos azúcares son manipulados hasta obtener un sabor ideal para los consumidores locales. El año pasado introdujo en Europa un tipo de tomate de color rojo intenso que no pierde el jugo ni las semillas al rebanarse en finas rodajas.

No son los únicos. Monsanto, número uno en semillas genéticamente modificadas, creó –junto con BASF– un fondo de 1,500 MDD para desarrollar cultivos resistentes al cambio climático. Busca duplicar la producción actual de maíz, soya y algodón con granos que requieran 30% menos agua y abono.

En los próximos años, todo el maíz y la soya de Estados Unidos será 100% transgénica. Brasil y Argentina seguirán esa tendencia. “En países renuentes a la biotecnología, como México, veremos con el tiempo un incremento moderado de este tipo de productos y su aceptación”, pronostica Robert S. Reiter, director de Mejoramiento de Tecnología de Monsanto.

Para las multinacionales, el mayor obstáculo es el consumidor. En Europa, 60% de la población rechaza los alimentos tratados con biotecnología, por sus potenciales daños a la salud y el medio ambiente, según un sondeo oficial de la Comisión Europea. La aversión alcanza 80% en Francia, Alemania y en las naciones nórdicas.

La estrategia de Bayer CropScience apunta a establecer alianzas con las multinacionales de la distribución y la industria agrícola para “seguir el rastro de un alimento hasta su venta en supermercados”. De esa manera, dice Berschauer, “en China o India la calidad será la misma”.

Moda del futuro: las fibras inteligentes

2
Las condiciones extremas y la necesidad de estar siempre con  ***

¿Cómo vestir a 9,000 millones de humanos sobre el planeta, en una era donde el agua escasea, los climas serán extremos, el dinero escaso y el ritmo de trabajo tan demandante que no podremos alejarnos ni un instante?

La respuesta quizás esté en la nanotecnología, el biomimetismo, fibras inteligentes y componentes orgánicos.

“Los desarrollos tecnológicos mejorarán la calidad de vida de una forma que nunca habíamos imaginado”, afirma Patricia Marino, directora del Centro de Investigación y Desarrollo Textil del Instituto Nacional de Tecnología Industrial en Argentina.

Una nueva tendencia será la microelectrónica, para que la ropa pueda reproducir música, realizar telecomunicaciones, enviar y recibir información.

Mauricio Olvera tiene otra visión. El director de la firma de indumentaria mexicana Grypho señala que la ropa se sigue haciendo como hace 1,000 años, por ello, la tendencia será regresar a lo orgánico. “El petróleo tiene sus días contados y muchas telas están hechas con este material. Usaremos fibras de bambú, maíz y cáñamo, pues son económicas y durables”.

Para los ricos habrá prendas blindadas –como las que fabrica el colombiano Miguel Caballero– que resisten disparos de subametralladoras MP5, son ajustables, resistentes al agua y al fuego y mantienen la temperatura entre 13 y 17 grados. Hoy cuestan de 1,900 a 4,900 dólares.

“Nuestros clientes son personajes VIP”, dice Caballero, cuyas  prendas están en los guardarropas de los presidentes de Colombia, Venezuela y Perú, el príncipe español o el rey de Jordania, quien tiene una colección completa.

Un gran desafío será no dañar el medio ambiente.

Los colorantes sintéticos desaparecerán y se harán con tratamientos ecológicos a base de una mezcla de gases inertes, donde no se usa agua ni químicos, para no contaminar.

Lo que no está resuelto es cómo limpiarla, ni como evitar que las amas de casa mexicanas pasen 2.6 años de su vida lavando la ropa sucia, según el INEGI. “Que exista ropa que ya no se tenga que lavar, aún suena complicado”, advierten Marino y Olvera.

Quizá ayude el biomimetismo –emulación textil de las formas de la naturaleza–, que podría tener superficies autolimpiantes de la flor de loto.

Una red social por cada empresa futura

3
El crowdsourcing le permitirá a las compañías tener el mejor  ***

En el futuro, lo primero que recibirá un empleado recién contratado será su password o identificador biométrico con el que podrá ser parte de la ‘red social’ de la compañía. De inmediato podrá conectarse con su jefe o compañero más cercano de trabajo en Singapur, Bruselas o las Islas Caimán.

En 2050 “todas las compañías van a tener una red social”, asegura César  Castro, director de investigación del Instituto del Futuro (IFTF), con sede en California. Las relaciones laborales y entre empresas estarán definidas por el crowdsourcing, un proceso en el que se proponen proyectos y recompensar a un grupo de personas externas.

El empleado del futuro trabajará más (hasta 12 horas, estiman), probablemente desde su casa, y no habrá tiempo para juntas. Su óptimo desempeño radicará en su capacidad para el trabajo en equipo, dentro y fuera de la empresa.

Si con el outsourcing (terciarización) las empresas buscan soluciones contratando servicios a terceros, la ‘búsqueda en las multitudes’ (crowdsourcing) apuesta a la autoorganización y el beneficio mutuo al compartir la información de una(s) red(es).

Plataformas como Messenger, Facebook, YouTube o My Space, Unyk y otras  redes sociales que hoy existen para entretenimiento y contacto, son un primer esbozo de lo que será la comunicación dentro (y entre) de las empresas.

 “La necesidad de que estas formas de trabajo conjunto formen parte del funcionamiento de la empresa es fundamental para su futura sustentabilidad”, sostiene Castro.

De hecho, será la correcta aplicación del crowdsourcing lo que permitiría a las pyme del futuro enfrentar la competencia con los grandes corporativos.

Actualmente, al proceso por el cual las empresas comparten las innovaciones y la información desarrolladas en cierta compañía, se le conoce como Open Innovation, que probablemente pueda evolucionar al crowdsourcing.

Hoy, firmas como Google, Android Project (aplicaciones móviles), Novartis, British Telecom, Sun Microsystems, P&G Connect and Devoloped, Eli Lilly Center for Open Innovation y Boing en México ya utilizan estos procesos.

Care 60, el negocio de cuidar ancianos

4
La empresa Care 60 llama cada día a los ancianos para ver si  ***

Cada día a lo largo de 2050, unos 4,500 mexicanos podrían soplar sobre un pastel sus 60 velitas de cumpleaños. La frase ‘muchos días de estos’ será –más que un deseo– una realidad: casi 60,000 personas tendrán más de 100 años.

Habrá un anciano (sí, usted y yo, con suerte) por cada cuatro mexicanos, estima el Consejo Nacional de Población (Conapo). También entonces, 65.2 millones (53.5%) estarán muy ocupados trabajando (si el país hace lo correcto) en promedio 12 horas cada día. ¿Quién cuidará de los ‘adultos en plenitud’?

Hace un año se estableció en México Care 60, compañía española que por 290 pesos al mes ofrece una membresía para los mayores de 60 años que habiten un mismo hogar, para teleasistencia, servicios y auxilio médico.

La idea es, explica Julio Verduzco, director financiero de Care 60, que cada día la compañía se comunique con el afiliado para ver cómo está, si requiere algo como comprar despensa o medicinas o llevar su ropa a la tintorería (todo ello con costo extra).

La compañía también manda a domicilio, con tarifas ‘accesibles’ por hora, autos con chofer para llevar al anciano a donde quiera; brinda acompañamiento para jugar cartas, platicar u otras actividades con personal no médico (algunos mayores de 60); además de gericultores para ayuda en la higiene, vestido, alimentación y demás.

En caso de emergencia médica, cuentan con un teléfono que se acciona a control remoto. Primero suena una alarma altamente audible y tras 15 segundos conecta a un call center que evalúa el problema y avisa a familiares, doctor y ambulancia.

“Se ha probado que 65% de quienes sufren un accidente en casa, fallecen por falta de atención pronta”, dice Pablo Gordoa, director de Logística.

La asistencia médica se proporciona en 300 ciudades, la del hogar sólo en el DF y su zona conurbada, aunque en breve operarán en Monterrey, Guadalajara y Puebla.

A la fecha cuentan ya con más de 2,000 afiliados en México y esperan llegar a 40,000 en 2012. “En 40 años, tendremos de 10 a 15 millones de afiliados y daremos servicios como sensores para monitoreo, pastilleros electrónicos, a precio preferente; e, incluso, entretenimiento”, señala Verduzco.

En Europa, los gobiernos licitan servicios a estas empresas para ahorrar en salud, vía terapias preventivas. “Si aquí dan tarjetitas de 700 pesos, por qué no mejor asistencia”, comenta el entrevistado.

Mientras sucede, crearon Círculo 60, un club de ‘población espejo’, para que los ancianos se contacten con personas afines que habiten en su zona.

Avatares para todos, en la vida 3D

5
IBM trabaja en plataformas tridimensionales en la que los us  ***

Ubicuidad será la característica que mejor definirá a Internet, o su equivalente, en 2050. Teléfono, televisión y la transmisión de datos ya no tendrán distinción, todos correrán sobre ‘la red’. “Quizá la palabra que la define ya ni siquiera se usará”, predice Claudia Caballero, analista de Select.

Desde hace un par de años, IBM trabaja en una plataforma tridimensional de Internet, en la que los usuarios se moverán como avatares entre mundos virtuales, sin perder su identidad.

La tecnología está lista, y aunque los expertos creen que la 3D no dominará la red, sí creen que se usará para entretenimiento, educación y salud a distancia.

Mientras el mercado determina si IBM tiene razón o no, la empresa mexicana Cenit Design ya participa de los negocios web en 3D para desarrollar objetos y ambientes para Second Life con el aval de su fundadora, Linden.

Lo que empezó como el juego de un fanático de la tecnología, hoy representa para Samir Chehaibar negocios de hasta 3,000 dólares por campaña publicitaria virtual (y física).

Hay todo tipo de profecías sobre el futuro de la red: el experto en bioingeniería John Doyle afirma que Internet requerirá tanta infraestructura que será ineficiente y desaparecerá. La sustituirán nuevos tipos de biorredes.

Alejandro Valdés, gerente de Investigación en IDC, predice que la red ya no residirá en computadoras, sino que volverá el esquema del cliente delgado (thin client) que serán todos los dispositivos conectados y dispersos geográficamente; es decir, estará en todos lados.

“Lo que puedo pronosticar es que al menos un tercio de los cibernautas se seguirá quejando en 2050 de tener una conexión lenta”, bromea Alejandro Pisanty, presidente de la Sociedad Mexicana de Internet.

Lo que no cambiará será su forma de uso, empezando por las búsquedas de información, señala John Farrell, director de Google México. “Tendrá un impacto en todos los negocios”.

Por ello, quizá la visión de Chehaibar no esté tan alejada de ese futuro: “La tendencia es simplificar, habrá más rango de acción en canales concentrados de información, recibida a través de hardware y software ‘universal’, que probablemente tenga algo de orgánico, lo que nos permitirá ser una especie de cyborgs”, plantea.

Biométrica, identidad a prueba de fallas

6
Los métodos de identificación biométrica están actualmente e  ***

La confusión de identidad será cosa del pasado a mediados de este siglo. “Habrá dispositivos de identificación en todo: en el hogar, bancos, comercios y empresas. uestro cuerpo será la llave de acceso”, afirma Humberto López, director de Ingressio, empresa mexicana que provee identificación biométrica a 900 clientes en el mundo, entre ellos, algunos aeropuertos de EU.

Hoy los gobiernos consumen 50% de la tecnología biométrica, otro 22% se usa para identificación de criminales y el resto (28%) para ‘ID’ civiles. Pero en 2050, el mercado más rentable estará en la vida cotidiana.

En 42 años, la población global crecerá 50%, de 6,000 a más de 9,200 millones de habitantes. Identificarlos inequívocamente será un gran negocio.

Las multinacionales ya trabajan en ello. En Japón, Hitachi cubre 80% de los bancos vía el reconocimiento de venas; LG implementó en India un programa social que identifica a 15 millones de personas vía el iris ocular; la escocesa Voice Pay autoriza pagos en Europa con sólo oír la voz por celular e Internet.

Si ahora los comercios usan tarjetas para conocer el patrón de consumo de sus clientes, en unos años bastará con ver su relieve digital, que Ingressio ha llamado el sistema Universal Personal Access.

Un sueño de López –fundador de la empresa hace siete años– es Ask Nina (llamado así en honor a su esposa), un quiosco doméstico sensible al tacto que además de almacenar información (gastos, notas de salud, inversiones, fechas importantes y otros), personalizará el uso de electrodomésticos y aparatos de entretenimiento para cada miembro de la familia.

Por ahora, Ingressio trabaja en un ‘buró de identidad’, semejante al buró de crédito, que pondrá a disposición de las empresas una base de datos de identificación por cuanto método biométrico se pueda desarrollar en el futuro

DM, dispositivo para todo y para todos

7
Morph Wrist es el dispositivo al que apuesta Nokia para las  ***

Como si fuera una escena de La guerra de las galaxias, en la que el Jedi recibe mensajes con imágenes tridimensionales, así proyectan los tecnólogos las comunicaciones móviles en 2050.

La consultora IDC estima que en 2011 habrá en México 110.8 millones de usuarios de dispositivos móviles (DM) y crecerán a razón de 12.7 millones al año. De ser así, en 2050 se venderán 533 millones de DM (3.9 por habitante).

Los DM tendrán un poder mayor al de las computadoras. Habrá una sola red, que se generará y tendrá sus límites en los propios DM, explica Alejandro Valdés, gerente de Investigación en telecomunicaciones de IDC.

“No tendrán pantallas ni teclados y proyectarán la figura del interlocutor de videollamadas en tercera dimensión”, dice José Luis de la Vega, director de Mercadotecnia de DM de Motorola México.

“Los DM también remplazarán a las carteras e integrarán certificados de seguridad biométrica para hacer compras”, señala Félix Audirac, gerente técnico de Research in Motion (RIM), fabricante de BlackBerry.

Por ello, la batalla contra virus o intrusiones será un negocio clave. RIM desarrolla algoritmos avanzados de encriptación para proteger la información de ejecutivos de negocios, su mercado foco.

Habrá también aparatos intuitivos que conocerán los gustos y necesidades de comunicación del usuario, integrados a accesorios personales del usuario que se conectarán a la mejor red disponible a su paso, afirma José María Bescós, de Sony Ericsson México.

También cambiará la economía del sector. “Lo más probable es que no haya un monopolio en telecomunicaciones en México o América Latina, pues cada vez que surja una tecnología disruptiva, se romperán los esquemas previos”, afirma Valdés de IDC.

Pero no descarta que las empresas actuales sigan operando. “Los nuevos proveedores no harán grandes inversiones en infraestructura, la rentarán para dar servicios específicos”.

RocketBelt, transporte personal y aéreo

8
En Cuernavaca, Juan Manuel Lozano incuba un helicóptero pers  ***

Volar atados a cohetes como en Los Supersónicos no será una realidad en  2050, pero sí en un futuro mayor. Desde 2000, Juan Manuel Lozano, director de Tecnología Aeroespacial Mexicana (TAM), diseña un aparato volador al que bautiza como RocketBelt (aeronave personal) y que le ha costado varias costillas rotas y algunos rasguños.

Si hoy las horas de tráfico hacen pensar en la necesidad de transportes personales que no dependan de vialidades, quizás en el futuro el deseo se convierta en reclamo.

Carlos Ghosn, CEO de Nissan y Renault, pronosticó que, en 2050, habrá el cuádruple de autos en el planeta. Si su pronóstico se cumple, 16 millones pisarán (que no rodarán) las 25,000 vialidades capitalinas actuales.

Lozano descarta que su RocketBelt y sus helicópteros sean una alternativa de transporte personal. “Son máquinas difíciles de maniobrar y muy pesadas, pero en el futuro podría cambiar”.


En su taller de Cuernavaca trabaja rodeado de prototipos, cables, y armazones. Sobre un estante hay sustancias explosivas en un garrafón de agua. Y en una de las paredes laterales pende un RocketBelt rosado.

Despreciado en México por la comunidad científica, pero con mucho trabajo en el extranjero, Lozano es un autodidacta. El inventor asegura que “en México ni saben que somos líderes en esta tecnología a nivel mundial”.

Reconoce que él no inventó el RocketBelt, pero sí desarrolló una máquina económica que produce peróxido de hidrógeno, el combustible que impulsa los cohetes, con una pureza de 90%, que “será la gasolina del futuro”.

Por ahora, sus RocketBelt sólo formarán parte de shows y campañas publicitarias, negocio en el que Lozano incursionará a partir de 2009.

Piloto comercial de carrera, dice que aún tiene un montón de ideas para desarrollar máquinas y aparatos para el futuro: la generación de la luz inalámbrica por alta frecuencia, autos que utilizan agua de mar y jets personales (o JetBelts) impulsados por miniturbinas en lugar de cohetes, que no contaminan, producen oxígeno y su motor nunca necesitará mantenimiento.

También desarrolla microhelicópteros y un auto que usa peróxido de hidrógeno, mucho más barato que el petróleo. “No soy un genio. Sólo soy un poco más terco que otros”, señala.

Lozano presume su invento más reciente, ignorado –dice– por Pemex. “Es una máquina de inyección de vapor saturado a alta temperatura, para limpiar pozos petroleros”.

La paraestatal compró el servicio a una empresa estadounidense y “que ahora va a darle servicio a precios muy altos”, asegura el inventor.

La basura de hoy, el negocio del mañana

9
Jabil México prevé un rentable futuro para el reciclaje de a  ***

Hace unos años, la NASA echó a andar una investigación para deshacerse de la basura. En 2001, el encargado del proyecto, Robert T. Do, fundó la empresa Solena Group que, vía un reactor de plasma que se alimenta con desechos orgánicos, genera la electricidad que ya ilumina varios poblados de Estados Unidos y España.

Esas y otras tecnologías alimentan el sueño de que en el futuro la basura dejará de ser un problema para convertirse en un recurso. ¿Utopía? La Agencia de Saneamiento de Los Ángeles, que instauró el programa Cero Desechos en 2030, no lo cree así. “Para entonces, el término basura ya no deberá de existir”, dice Bladimir Campos, promotor del plan. Pero ¿podrá el planeta energizar todos sus desechos?

Más basura, menos basura
Adalberto González, director general de Industrias Pesadas y Alta Tecnología de la Secretaría de Economía, destaca que la escasez de petróleo, los altos niveles de contaminación y el cambio climático impulsarán el reciclaje.

Los ahora denostados “pepenadores” serán los superhéroes y grandes empresarios del futuro. “Si a esto se le llama pepenar, bienvenido el negocio, porque es muy rentable”, exclama Israel Morales, gerente de Comercio Exterior de Caterpillar México.

Aquí, la filial de la firma británica reconstruye maquinaria pesada a partir de la recolección de partes usadas, todas escaneadas con los mismos estándares que las piezas nuevas.

En EU (paladín del consumismo) se venden más de 3,000 millones de aparatos, desde celulares hasta televisores y computadoras, con una vida corta por su planeada obsolescencia. Al caducar, levantan montañas de basura, conocida como e-waste.

“El negocio será muy próspero para mediados del siglo, sobre todo en México, por ser socio geográfico de EU”, vaticina César Castro, gerente de Logística de Jabil México.

El inicio del auge
Las recolectoras de e-waste incrementaron sus operaciones con el alza de los metales. Los aparatos contienen oro, plata, cobre, aluminio, níquel y mercurio. Además se recuperan chips, piezas de plástico, vidrio y otros.

La Agencia de Protección Ambiental de EU estima que de los electrónicos caducados en 2005, 45% se reusó; 44% fue a la basura y 11% se recicló.

“Para 2050 podemos esperar que se recicle de 80 a 90% de los electrónicos, si los fabricantes cooperan desde el diseño”, advierte Morales.

Mario García Garza, director de Administración y Finanzas de la firma recolectora PASA, dice que una limitante del reciclaje es la falta de regulación. “Se debe legislar para que la separación de basura desde casa ayude a un reciclaje más eficaz”.

Hay partes, sin embargo, que son tóxicas y no reciclables, como las pilas. “En las próximas décadas se tendrán que diseñar pilas que se puedan reciclar”, señala Morales. 

Los acumuladores ya son recuperables. En este camino serán consumidores y gobiernos los que tomarán la pauta del manejo de la basura: premiar o castigar.

Robots para el sexo y para el amor

10
Para 2050 habrá amantes robots de alto desempeño sexual y co  ***

Verano de 2050. Es una noche calurosa y en la mente de ese joven de 18 años que camina por la ancestral y decadente Zona Rosa de la Ciudad de México se forma la imagen de la estrella de antaño, Angelina Jolie, que hace un mes celebró su cumpleaños 75, junto a sus 17 hijos biológicos y adoptados.

El chico va en busca de su primera experiencia con un espécimen femenino. ‘Chica de sueños aquí’, reza el letrero de un antro coreano de mala reputación. Una máquina le da la bienvenida, él teclea las características deseadas. Cinco minutos más tarde, ante sus ojos, hay una ‘Jolie’ metálica que le espeta: “Hola, ¿te quieres divertir?”.

No se trata de una secuela serie B de Metrópolis, de Fritz Lang, sino de un escenario posible en 2050.

Según el investigador David Levy, en el futuro habrá mucha gente sola y su elección de ‘pareja’ no necesariamente será una persona, sino un robot.

En su libro Amor + sexo con robots, Levy predice que, en cinco años, los robots con funciones de juguete sexual invadirán el mercado. Y espera que en 40 años los robots, cual geishas, perfeccionen el arte de la conversación y el placer, pues “es donde las investigaciones tienen más dificultad”.

Emilio Vargas, del Instituto Mexicano de Robótica, no lo cree: “Faltan muchos años para que los robots tengan inteligencia propia e interactúen”.

Él trabaja en un robot a control remoto para apagar incendios. Su reto: “Las altas temperaturas en que debe desempeñarse”.

Aun así, el Muroran Institute of Technology, en Japón, experimenta con robots que hacen expresiones, buscan miradas y responden a la voz humana con frases pregrabadas.

“Son, incluso, atemorizantes”, afirma Eugenio Aguilar, director de Mecatrónica del ITESM, Ciudad de México, quien viajó a Japón para interactuar con los robots.

El MIT japonés desarrolla autómatas con sensores en tenazas que calculan el peso y la fricción para tomar objetos, máquinas para identificar el dolor y robots que comparten información en pos de la inteligencia grupal.

El mayor problema no será lograr amantes perfectos, sino “el precio y que las aplicaciones aún no están tan definidas”, destaca Aguilar.