Martínez Staines apuesta al futuro

El ex editor general dice estar totalmente seguro de que en 200 años Expansión seguirá existiendo; recuerda la transición entre la búsqueda de apertura informativa y la especialización.
Javier Martínez Staines  (Foto: Expansión)
Lourdes Esquivel

Javier Martínez Staines afirma que tras los anales de Expansión se devela la historia moderna del mundo de los negocios de nuestro país. "Expansión ha sido el mejor testigo del acontecer empresarial de México... si uno necesita entender cómo han evolucionado los negocios y la economía en México, la mejor forma de hacerlo sería revisando la propia historia de Expansión".

Lo dice convencido, con la autoridad moral que le da conocer buena parte de la memoria de la revista.

El primer encuentro con Expansión se remonta a 1988 cuando siendo aún estudiante universitario ocupó la plaza de reportero. Su consolidación en el grupo editorial llegó en 1995 con la posición de editor general de la revista. De aquella época, Martínez Staines guarda miles de recuerdos, como aquella plática en la que Carlos Slim, el casi inaccesible multimillonario mexicano, se abrió de capa con Expansión para narrar, como nunca lo había hecho, su propia historia, lo que significó un resplandor sobre "la incógnita que estaba en el aire: ¿dónde demonios se hizo una figura tan relevante?"

El actual director general editorial de Editorial Televisa también alude a una entrevista con el ex presidente Carlos Salinas de Gortari que fue interpretada como un auténtico acto de contrición. En la conversación realizada en 1994, el polémico ex mandatario reconoció que había dejado pasar de largo algunos asuntos de la esfera política que explicaban el grado de descomposición que se reflejaba entonces, entre otros hechos, con el levantamiento de Chiapas y el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio.

También evoca la portada "Yo, Jorge", que al aludir a la célebre frase del emperador Claudio, se refería al fenómeno Jorge Vergara, y de paso provocaba la furia del empresario jalisciense. Y como ésta, otras oportunidades bien aprovechadas y algunas más, desperdiciadas. A la cabeza de estas últimas, aquel día en el que teniendo la mesa puesta para darse vuelo entrevistando a Bill Gates, una fuerte gripe atacó al fundador de Microsoft y le dio un revés a la ocasión periodística. "Sólo entendimos la mitad de lo que dijo", rememora Martínez Staines.

Expansión le había dado la espalda a los contenidos de pasarela y había avanzado con pasos firmes dentro del periodismo de negocios analítico, específicamente a partir de 1982. El ex editor general divide su estancia en la revista de negocios en dos etapas: la primera, caracterizada por el desafío de obtener información en un mercado poco acostumbrado a brindarla de buena gana, donde predominaba la percepción de que abrirse equivalía a revelar demasiada información a la competencia "sin saber que la competencia ya lo sabía".

En una segunda etapa, la que vivió como editor general (de 1995 a 2000), los retos cambiaron. Con la aparición de la crisis de diciembre de 1994, hubo que explicar una vez más qué pasó, por qué ocurrió y cuáles eran las perspectivas. Igualmente, había que sumar a los lectores leales de la revista que ya estaban envejeciendo y a quienes empezaban a tomar las empresas.

Afirma que la publicación es un proyecto cristalizado, y no podía esperarse menos: "Las cosas bien hechas duran años... Estoy completamente seguro de que en 200 años Expansión seguirá existiendo".

Ahora ve
No te pierdas