Empresario modelo

Con campañas publicitarias efectivas, hizo grande a la cerveza mexicana. De paso saboreó seis camp
Valentín Fuentes Muñoz Ledo

Era el 19 de diciembre de 1909 cuando en la pequeña localidad de Portilla de la Reina, en la provincia española de León, nacía Nemesio, hijo primogénito de Eustaquio Díez Compadre y Valentina Riega Martínez. Desde muy chico sus padres lo inscribieron en el seminario de Lois pero, como las actividades eclesiásticas no eran su fuerte, don Eustaquio decidió mandarlo al campo leonés a cuidar ovejas para ayudar al sostenimiento familiar. Fue cuando Antón Compadre, comerciante de granos de San Miguel de Allende, México, convenció al padre del joven Nemesio para que cruzara el Atlántico y se hiciera "hombre de bien".

- Casi sin darse cuenta, a sus 13 años de edad comenzó a saber lo que era vivir en tierra ajena. Le esperaba el ojo del huracán de la Guerra Cristera que no lo recibió con los brazos abiertos. Apenas pisaba la geografía guanajuatense y ya era blanco de amenazas y hasta de secuestro por las huestes guerrilleras que, armadas hasta los dientes, combatían con Jesucristo como estandarte.

- Una vez repuesto de los fuertes vientos, y tal vez por la confianza que le daba la juventud de sus 17 años, se independizó y cambió de residencia a la ciudad de México, donde empezó a vislumbrar lo que significaba convertirse en hombre próspero. Ello le permitió sellar compromiso y finalmente casarse en 1939 con Teresita Morodo, también hija de españoles. Con ella procreó dos hijos: Valentín y María de los Ángeles, fallecida a corta edad. Pero estos no serían sus únicos compromisos amorosos: en 1942 hizo patente el cariño por su país de adopción y se nacionalizó mexicano. Para entonces ya había puesto en funcionamiento la Casa Díez, que se dedicaba a comercializar granos y productos afines a la curtiduría.

- Malta y goles
En 1945 Pablo Díez Fernández, fundador del Grupo Modelo, lo invitó a participar como socio en la Cervecería del mismo nombre, que en esa época marchaba en tercer lugar dentro de la competencia del mercado nacional. Nemesio comenzó a distribuir el producto en Toluca, punto que le sirvió de catapulta para adueñarse de mercados como el Distrito Federal, Michoacán, Jalisco y Guerrero. Su estrategia de crecimiento fue darle incentivos a los responsables de las distintas distribuidoras.

- "Los colaboradores no son solamente empleados eficientes, son nuestros socios con un grado de lealtad que constituye un ejemplo para todos los negocios establecidos en cada región", comentaba el empresario, quien ya había traducido en éxito su trabajo al frente de la Dirección de Ventas Nacionales de la empresa.

- Sin embargo, la idea publicitaria más recordada y que, para muchos, marcó la sólida ubicación de la compañía en el mercado, fue la famosa "Caravana Corona". Ésta consistía en promocionar los productos, en toda la república, a través de actividades culturales gratuitas con los artistas más reconocidos del país. "Fuimos los primeros en llevar diversión a todos los lugares, por pequeños que fueran", expresaba María Victoria, quien junto con Pedro Infante, Lola Beltrán, Pedro Vargas y muchos más, conformaban este grupo trashumante de estrellas que recorría todos los rincones de México.

- Su hijo Valentín se integró a la compañía en la década de los 60. Cuenta la anécdota que don Pablo Díez se reunía en privado con aquél porque ambos sabían que don Nemesio se negaba rotundamente a que formara parte del Grupo. A final de cuentas accedió, con lo que el joven ejecutivo se dedicó a explotar el mercado internacional que, al paso del tiempo, representaría la mayor fortaleza de la empresa.

- Además de la mercadotecnia, su corazón español incluía una pasión insaciable: el futbol. Después de su apoyo al Club España, cuando todavía no existía una liga profesional en México, dedicó gran parte de su cuerpo y alma a los Diablos Rojos del Toluca, equipo que adquirió en 1959 y con el que saboreó seis campeonatos. La biografía de este empresario, coordinada por Guillermo Chao, registra las palabras que un presidente del país, Adolfo López Mateos, dijera a don Nemesio luego de convertirse en dueño del club: "Los hombres de conocimiento y posibilidades económicas que somos aficionados al deporte, tenemos la obligación moral de hacer algo por la juventud para alejarla del vicio." Además del equipo, Díez compró el estadio conocido como La Bombonera, que hoy lleva su nombre. Más tarde participó también en la adquisición del estadio Corona y del equipo Santos de Torreón, Laguna.

- Honor merecido
Don Nemesio Díez obtuvo innumerables reconocimientos en su vida, como el de la Orden de Isabel la Católica, concedida por el Rey Juan Carlos I de España; varios del Club Deportivo Toluca; el de Ciudadano Distinguido de la misma ciudad; las medallas de honor de la Cámara Nacional de Comercio al mérito empresarial y del Casino Español; el trofeo Cid Campeador al mérito españista; el de Ejecutivo Distinguido Nacional; las insignias de oro de la ciudad y provincia de León, España, entre otros muchos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Nemesio Díez dejó de existir el 6 de junio de 2000, a los 90 años de edad, cuando se desempeñaba como miembro del Consejo de Administración de todas las sociedades de Grupo Modelo; era miembro propietario del Comité Ejecutivo de Diblo; presidente de Cervecería Modelo del Noroeste; vicepresidente en Cervecería Modelo, Cervecería Modelo de Guadalajara y Torreón, Cervecería del Pacífico, Cervecería Yucateca, Compañía Cervecera del Trópico, Compañía Cervecera de Zacatecas y en Cebadas y Maltas, entre otras.

- Este hombre de negocios vive en la memoria económica de su país de adopción como un hombre de ejemplar calidad humana y voluntad empresarial. Dos botones de muestra: Grupo Modelo es líder en elaboración, distribución y venta de cerveza en México, con una participación de mercado de 60.7% (hasta el año 2000), ocho plantas en la república con capacidad instalada para 41 millones de hectolitros al año, una fuerza laboral superior a los 40,000 empleados y presencia de cinco de sus principales marcas en más de 150 países. El otro ejemplo es el reconocido Club de Futbol Toluca, cuyos goles en la cancha del Nemesio Díez siempre recordarán al artífice de la organización e impulsor del deporte en México.

Ahora ve
Así es el primer hotel de gran lujo que abre sus puertas en Cuba
No te pierdas
×