España mira hacia afuera

El sector exterior es la excepción dentro de las pésimas estadísticas de la economía española.
Mariola Montosa, desde Madrid

España es uno de los países más afectados por la crisis económica internacional. Su elevada tasa de desempleo (24% en mayo), la precariedad de su sistema financiero y los números rojos de sus arcas públicas dibujan un delicado presente y futuro en el que la palabra "rescate" ha sonado más de una vez.

Pero hay un dato bueno: el sector exterior. Pese a la crisis, las exportaciones crecieron 9.5% de 2009 a 2011, mientras que en la eurozona subían sólo 1%, según BBVA. Esto es en gran parte gracias a México, el primer mercado de exportación en Latinoamérica y el quinto a nivel mundial sin contar Europa, según datos oficiales.

La relación es de ida y vuelta. "España es el segundo inversor en México por detrás de Estados Unidos, con una inversión en la última década superior a 40,000 millones de dólares, y es nuestro tercer destino más importante fuera de la ue", dice Antonio Fernández-Matos, director de Comercio e Inversiones de la Secretaría española de Comercio. "México es, sin duda, un socio económico estratégico".

No todas son rosas, ya que la crisis hizo mella en las inversiones españolas, destaca Pere Puig, catedrático de Economía de la Escuela de Negocios ESADE. Pero aclara que "los que pueden mantenerse en posiciones activas lo van a continuar haciendo, porque ahora mismo obtienen más beneficios fuera que dentro de España".

De hecho, mirar afuera puede ser un gran alivio, opina Fernández-Matos. "La internacionalización en economías de gran potencial -dice- jugará un papel clave en el retorno de España a unas tasas de crecimiento elevadas".

En ese entorno, la clave es Latinoamérica. "Compartimos cultura e idioma, lo que conlleva numerosas ventajas económicas", explica Salvador Marín Hernández, presidente de COFIDES, empresa público-privada de financiación de proyectos en el exterior cuya principal cartera (31%) está en México.

Sectores que prometen

La relación con México puede crecer aún más en estos años. "La previsión es que las empresas españolas amplíen su presencia en las comunicaciones, transportes, infraestructuras, turismo y energía eólica", dice Marín Hernández. El secretario Fernández-Matos también destaca sectores como medio ambiente, tratamiento de agua y residuos.

En ellos, dice, "los españoles disponen de tecnología de vanguardia y know-how".

Una cuestión aparte es el negocio bancario español en América Latina y México, que otorga notables réditos a las matrices. "La recapitalización que va a sufrir la banca española les obligará, no sé si a retirarse, pero sí a ser muy selectivos con los recursos en el área de internacionalización", dice Puig. "Veo un alargamiento de los tiempos para las acciones que ya se han emprendido y la dificultad para emprender nuevas".

Cada vez más expertos españoles reclaman que el país sea la puerta de entrada a Europa para empresas latinas como Cemex, Pemex o Grupo Modelo, que han instalado sus sedes europeas en la Península Ibérica.

Pero el panorama actual podría echar atrás a las multilatinas. La OCDE augura más recesión y desempleo hasta 2014, amén de los recortes que ya implantó el gobierno de Mariano Rajoy.

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×