México falla en retener a cerebros

El país ocupa el cuarto lugar en exportación de talento, lo que representa una inversión perdida; para lograr su retorno a México se requieren ofertas atractivas de desarrollo profesional.
envoltura equipaje  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Una investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) concluyó que el país ocupa el cuarto lugar en el mundo como exportador de cerebros, por debajo de Gran Bretaña, Filipinas e India.

En el flujo migratorio se encuentran personas altamente calificadas, con estudios de posgrado y grandes habilidades en ciencias, tecnología y arte, dice Camelia Tigau, representante del Centro de Investigaciones Sobre América del Norte (CISAN), de la UNAM.

Estas personas conforman la "Migración Altamente Calificada" (MAC) y tienen características diferentes de los migrantes con calificaciones medias y bajas.

"La fuga de cerebros se refiere a los individuos calificados en quienes el país ha hecho una inversión que se pierde con su éxodo", menciona Tigau.

De acuerdo con la investigadora la ‘fuga' tienen un lado benéfico y otra dañino. La migración de cerebros impacta positivamente en la educación cuando sectores de la población buscan instruirse para conseguir empleos mejor remunerados en el extranjero. Sin embargo, el país pierde al invertir en los estudios de mexicanos que se van y no regresan.

En México, existe una Red de Talentos Mexicanos creada a iniciativa del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, de la secretaría de Relaciones Exteriores, cuya influencia no es significativa, expresa la investigadora del CISAN.

México debería estar bien posicionado en el mercado mundial y tener nuevas estrategias para recuperar sus cerebros fugados, sin embargo sucede lo contrario, además, el gobierno "supone" que sólo los profesionistas en ciencias exactas (tecnólogos y académicos) pueden aportar conocimiento al desarrollo, sin tomar en cuenta lo que podrían dar los artistas, ejemplifica la investigadora.

Muchas universidades generan intercambio con escuelas de todo el mundo. "Es lógico que al participar en estos programas a los estudiantes les guste ese estilo de vida y busquen ser invitados a trabajar en otro país, aun cuando implique no regresar por un largo tiempo o nunca", señala la pedagoga Lilia Soria.

Camelia Tigau explica que el fenómeno migratorio se da la siguiente manera. Por un lado, están las personas muy calificadas, que pueden irse a cualquier sitio por su nivel de especialización y redes de contactos. En el otro extremo está la gente con "muy bajas calificaciones".

"Se debe considerar que no sólo hay fronteras físicas, también de conocimiento. Si un migrante no habla inglés es difícil que pueda abrirse paso en un país como Estados Unidos, porque la economía beneficia a quienes tienen más recursos", afirma la investigadora.

La pregunta es ¿cómo se puede beneficiar México de los migrantes que van a aprender a otros países y pueden regresar para aportar su experiencia? Tigau expresa que el Instituto de los Mexicanos en el Exterior y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) han realizado diversos esfuerzos para concretar ese tema, pero los resultados demorarán. En el país ‘juegan' varios escenarios en contra, entre éstos la violencia, la escasez de empleos, la corrupción y hasta los horarios de trabajo.

A ello se agrega que Estados Unidos y Canadá son "imanes de talentos" y cuentan con políticas de atracción. En el caso de E.U no atrae suficientes talentos, así que la fuga de cerebros hacia ese país podría aumentar, advierte la especialista de la UNAM.

Aunado a la inseguridad o la escasez de ofertas, hay otros factores que podrían estar ‘empujando' la salida de mexicanos, como los costos de los programas. En México hay opciones de excelente nivel, pero las escuelas no suelen estar ranqueadas internacionalmente, son mínimas la que tienen ese indicador. Si se compara los precios de las universidades mexicanas con las del extranjero resulta que en algunos casos son similares, así que el estudiante decide invertir en la experiencia internacional consiguiendo apoyos para cubrir su estancia fuera, expresa Soria.

De acuerdo con un estudio realizado por la firma Study Group y Mundo Joven, estudiar en algunas universidades del Reino Unido y Canadá puede salir igual que en México.

En una escuela, como la Universidad Panamericana, el costo de un carrera en el área de negocios y marketing oscila en 586 mil 96 pesos. En el Reino Unido, los precios rondan entre 430,000 y 800,000 pesos, dice el análisis que comparó escuelas, como la Universidad de Lancaster (UK), British Columbia y la Universidad de Toronto, en Canadá, con instituciones mexicanas como el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Anáhuac y la Universidad de las Américas, Puebla.

Independiente al motivo que origine la salida del país, Tigau señala que uno de los retos para recuperar a los talentos es hacer una propuesta atractiva para que decida regresar. Hay naciones "como el vecino del norte que da esquemas atractivos para personas altamente calificadas y también para las menos calificadas".

Ahora ve
La vaquita marina, el negocio de la extinción
No te pierdas
×