Lo bueno, lo malo y los retos del empleo

Este año se homologó el salario mínimo, pero las contrataciones se dan en condiciones precarias; cubrir vacantes con los perfiles y tiempos requeridos, lo que más importa a empresas: especialistas.
empleo cajera  (Foto: Getty)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El incremento de población ocupada que gana dos salarios mínimos, más la marcada presencia de jóvenes en la informalidad, forman parte del recuento laboral de este año que casi acaba en el que, si bien los empleadores cierran con expectativas de contratación, éstas se hacen en condiciones precarias, señalan especialistas en economía y mercado laboral. 

A esto se suma el aumento de la población subocupada (es decir, personas que laboran pero con necesidad y disponibilidad de trabajar más tiempo) y un incremento de los empleadores que planean disminuir sus contrataciones iniciando 2016: 6% prevén tomar esta decisión, frente a 4% en 2015, de acuerdo con datos de ManpowerGroup.   

En ese escenario, aderezado por un crecimiento económico débil, especialistas refieren lo bueno y lo malo de 2015, así como los retos en 2016, que inicia con la noticia de un salario mínimo para México de 73.04 pesos.

Lo bueno

Entre los aspectos notables, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) homologó la zona económica ‘B’ con la ‘A’, estableciendo un salario mínimo en todo el país de 70.10 pesos diarios, con lo cual se benefició a más de 751,000 trabajadores asalariados, que laboran en municipios del área catalogada como ‘B’, indica la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en México.

“Es positivo en el sentido de tener una cifra estándar para el país, aunque es irreal pensar que eso va en camino de cubrir una canasta básica y demás necesidades en la población”, aseveró María Fonseca Paredes, directora del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tec de Monterrey, Estado de México.

Otro aspecto a considerar favorable es que, a pesar de los temas “de devaluación del peso y la baja en el precio del petróleo, se logró crecer en empleo formal con aproximadamente 700,000 nuevos puestos”, comentó Héctor Márquez Pitol, director comercial para ManpowerGroup México y Centroamérica.

Además, dijo, los empleadores tienen una expectativa de ampliar su plantilla laboral más favorable este 2016, que lo sucedido a principios de 2015. “Saben que necesitan al personal porque aun con crisis se produce, e incluso, necesitan mejor talento para enfrentarse a cambios”, detalló

Los empleadores, en general, cierran 2015 con un estado de ánimo positivo, pero con grandes retos respecto a ser más ágiles en detectar personal clave para puestos estratégicos, y diagnosticar mejor el clima laboral, aseveró Pedro Borda, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).  

De los empleadores del país, 55.9% cataloga la situación de su empresa para inicio de 2016 como “buena” y 22.9% se pone en la categoría “muy buena”. Las empresas están más preocupadas por lo que sucede en México y la muestra es que sólo 0.8% de los encuestados define como “muy buena” las condiciones que atraviesa. Una mayoría (62.7%) se refiere al país en status de “regular” y 17.8% clasifica la situación de México como “mala”, según la encuesta ‘Perspectivas 2016’, realizada por Amedirh entre 140 representantes de Recursos Humanos y directivos. 

Lo malo

Entre los aspectos negativos está la remuneración salarial. La población ocupada que gana hasta dos salarios mínimos (equivalente a 4,206 pesos mensuales) aumentó 13%. Actualmente, en promedio 39 de cada 100 mexicanos vive esa situación frente a 36 que lo hacían, hace tres años, de acuerdo con datos de Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“México tiene en la remuneración salarial un gran reto. Existe un ligero aumento, pero también un incremento en el costo de vida. Hoy el país vive una dinámica de crear empleos pero ‘castigados’ por su remuneración y por su posibilidad de desarrollo”, aseguró Fonseca Paredes. 

La académica en el Tec de Monterrey destacó que no diseñar medidas para incrementar el salario (más allá de un indicador como lo es la inflación) causa problemas adicionales a no alcanzar para la canasta básica, lo cual ya es “lamentable”. “Este asunto se ha convertido en un espiral negativo: muchos empresarios quieren contratar con poco y obtener talento innovador y que genere valor. Pero, naturalmente, si empleas por menos de 100 pesos, tendrás un trabajo por menos de 100”, añadió.  

Lo feo de 2015, detalló la especialista, es que prevalecen empresas “que dicen querer incrementar su productividad”, pero no hacen un cambio de cultura en sus contrataciones para atraer el talento y que éste se mueva en un escenario donde, en realidad, se busque fomentar la productividad y el valor agregado.

A esto hay que añadir que México es uno de los países con la remuneración salarial mínima más baja, de acuerdo con Héctor Márquez. La otra gran dificultad es la inserción de jóvenes en el sector formal, ya que 61.1% de los ocupados tienen un empleo informal. Esto se hace más notorio cuando su escolaridad es baja: 91.3% de los jóvenes ocupados con primaria incompleta se encuentra en esta situación, refieren cifras de Inegi. 

“Cuando haces un zoom a las plazas laborales que se ofertan, es fácil encontrar que a ese joven, e incluso a personal con más experiencia, se le ofrecen empleos con poco valor y (por consiguiente) hay menos grado de innovación”, explicó María Fonseca.

¿Qué es prioridad para las empresas?

Cubrir vacantes con los perfiles y tiempos requeridos será el principal reto para las empresas en el país, en 2016, según el informe de Amedirh ‘Perspectivas 2016’. Ese indicador fue enlistado por 67.8% de los directivos de Recursos Humanos; 65.5% dijo que se enfocará en evaluar el potencial del personal, mientras 60% tienen en mental identificar personal clave para puestos estratégicos y 57% buscará reforzar los planes de carrera.

En el último lugar de la agenda de ‘retos considerados alta prioridad’, aparece diagnosticar y mejorar el clima organizacional, según 52.9% de los entrevistados. Sólo 53% de los empleadores trabajará en implementar planes de sucesión para directivos.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

En temas salariales, 42% de las empresas en el país consideraron en el último lugar de su agenda de retos de ‘mediana prioridad’ incrementar la productividad de su remuneración a empleados. Les preocupa más disminuir la rotación, según 50% de los participantes, y reforzar los programas de reconocimiento, esto último según 47.9% de los encuestados por Amedirh. 

El estudio realizado por Amedirh arrojó que las compañías consideran ‘menor prioridad’ implementar home office en los puestos susceptibles a esta dinámica, y reestructurar la función de Recursos Humanos.  

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×