Adiós a 'Bretaña', la última perra de rescate que ayudó tras el 9/11

La golden retriever, que murió este lunes a los 16 años, trabajó también en el huracán Katrina y en otros desastres nacionales de EU.
'Bretaña' fue acompañada por su dueña, Denise Corliss, en sus últimos momentos.
Despedida con honores  'Bretaña' fue acompañada por su dueña, Denise Corliss, en sus últimos momentos.  (Foto: Por: Texas Engineering Extension Service )
Por: SAEED AHMED Y THOM PATTERSON
(Reuters) -

Cuando llegó el momento de decir adiós, a ella le dieron la despedida de un héroe.

Los bomberos y los equipos de rescate se alinearon en la acera mientras su cuerpo, envuelto en una bandera de Estados Unidos, era llevado afuera. Las lágrimas corrían por algunas caras.

Bretaña, la última integrante de los perros de rescate de la Zona Cero del 11 de septiembre, fue sometida a la eutanasia este lunes.

La golden retriever de 16 años de edad se había vuelto lenta con la edad y hubo que ponerla a dormir.

Por eso los miembros del Departamento de Bomberos de Cy-Fair en el condado de Harris, Texas, se alinearon en el camino hasta el Hospital Animal de Fairfield, mientras su propietaria, Denise Corliss, caminó con ella hacia el interior.


Atendió el desastre

Ya en 2001, Bretaña y Corliss eran recién graduadas de la Ciudad de Desastres cuando fueron enviados a Nueva York poco después de los ataques del World Trade Center.

Corliss se unió a otros equipos de búsqueda y rescate enviados desde todo el mundo para encontrar supervivientes en la Zona Cero, trabajando 12 horas al día durante dos semanas consecutivas.

Ahora sabemos que había muy pocos supervivientes en los escombros de las Torres Gemelas, por lo que Bretaña, al igual que muchos otros buscadores, trabajaron duro pero no encontraron a nadie vivo.


Lee: EU lanza una alerta de viaje por el riesgo de posibles ataques en Europa

Del rescate a la terapia

Pero Corliss descubrió algo inesperado: los equipos de rescate y los bomberos se acercaban a Bretaña y la acariciaban. Pronto compartían sus historias personales con Corliss, hablaban de los amigos desaparecidos, de los seres queridos y colegas que estaban buscando.

Bretaña se había convertido en una especie de perro de terapia. "Los perros pueden ser muy reconfortantes, así que tiene sentido", dice Corliss.

Otros llamados a la acción

El 9/11 solo fue el primero de muchos desastres nacionales que atendieron Bretaña y Corliss.

Ayudaron durante los huracanes Katrina, Rita y otras tormentas. Una vez Corliss vio cómo Bretaña puso en riesgo su propia vida: la perra se encontró de pie en el extremo de una escalera colgante.

"Ella se acercó al borde y se detuvo", dijo Corliss a CNN en 2014. "Ella hizo lo que exactamente lo que debía hacer, pero me asustó un poco".

A pesar de todo ese entrenamiento, Corliss admite que "hubo momentos en silencio cuando contuve la respiración y dije, 'espero que esté bien'"

Un asunto de personalidad

No es casualidad que los perros de búsqueda y rescate como Bretaña tengan éxito mientras trabajan en condiciones peligrosas.

Desde el momento en que son cachorros, los perros deben sobrevivir a un proceso de selección fuerte antes de que puedan hacer este tipo de trabajo.

Cuando Corliss vio a Bretaña, tenía la sensación de que esta perra podía ser la indicada; era un cachorro decidido.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Ese tipo de comportamiento le ayudó a ser persistente", dice Corliss.

Recomendamos: Cómo ha cambiado el terrorismo a 14 años del 11 de septiembre

Ahora ve
Las cinco frases más indignantes que pronunció Donald Trump en Arizona
No te pierdas
×