Trump y Obama, de una relación cordial a un enfrentamiento claro y abierto

Los desacuerdos sobre Rusia e Israel, y un comentario de Obama sobre que él podría haber ganado a Trump, parecen haber terminado con toda la cortesía entre los presidentes entrante y saliente de EU.
Trump y Obama durante su encuentro en la Oficina Oval de la Casa Blanca.
Presidentes, el que entra y el que sale  Trump y Obama durante su encuentro en la Oficina Oval de la Casa Blanca.  (Foto: Reuters)
Por KEVIN LIPTAK
PALM BEACH, Florida (CNN) -

Los presidentes entrante y saliente de Estados Unidos han cambiado de manera radical lo que hasta el momento fue una relación cordial, muchas veces enfrentándose ahora de manera clara y abierta.

Enmarcados por insultos en Twitter, críticas y desaires, los lazos entre el presidente electo Donald Trump y el presidente Barack Obama se han desgastado considerablemente menos de un mes antes de que Trump asuma el cargo.

Ambas partes afirman que el proceso de transición de un gobierno a otro marcha sin tropiezos. Y un portavoz de Trump dijo que se espera más reuniones entre ambos antes del día de la asunción del magnate el 20 de enero.

Trump, sin embargo, se ha vuelto más abierto en sus críticas al presidente desde que ganó el mes pasado, argumentando en Twitter que Obama cometió errores en la elección y perdió de mala manera. Él intensificó sus declaraciones al decir que los comentarios "incendiarios" de Obama estaban obstaculizando una transición suave.

Israel espera poder trabajar con el presidente electo Trump: Netanyahu

Obama ha criticado también a su sucesor, aunque más tácitamente. Durante un discurso histórico en Pearl Harbor junto con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, Obama advirtió contra el tribalismo y el aislacionismo, advertencias que, durante la campaña, él utilizó para argumentar en contra de la candidatura de Trump.

Los más recientes estirones vienen luego de dos semanas de abierto conflicto entre la Casa Blanca y el equipo de transición en cuando a los temas de Rusia e Israel. Los enfrenamientos discretos entre sus asesores, se han intensificado al grado de incluir en ellas a Obama y Trump.

El resultado es una relación antagónica abierta entre el comandante en jefe y el hombre que está a punto de reemplazarlo, en una dinámica que ambos hombres trataron de evitar de manera explícita en los días inmediatamente posteriores a las elecciones.

Cordialidad inicial

En público, tanto Obama como Trump habían sido cuidadosos de evitar las críticas personales directas en las semanas siguientes a las elecciones de noviembre. Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que Obama les dio instrucciones de mantener un tono profesional y servicial, con la esperanza de ofrecer garantías a los estadounidenses en cuanto a la entrega pacífica del poder.

Obama anuncia sanciones contra Rusia tras intervención en las elecciones

Trump de hecho ofreció muchas señales conciliadoras. Fue efusivo durante su primera reunión con Obama en la Oficina Oval, dejando a un lado la amargura de la campaña. Posteriormente, Trump reveló que estaba hablando regularmente con Obama, describiendo una "cálida" relación a fin de fomentar debates sobre las posibles selecciones del Gabinete.

Obama esperaba que su consejo permitiría convencer a Trump de conservar algunos de los logros de su administración en las áreas de cambio climático, salud y la política exterior. Consideraba en ese tiempo a Trump como un gran pragmático sin tendencias ideológicas que podría estar abierto a su orientación.

Un tono más combativo emergió eventualmente, aunque Obama y Trump procuraron mantener las tensiones a un mínimo. Incluso Trump, conocido por su grandilocuencia, intentó seguir el ejemplo de la familia Obama y alabó al presidente en sus actos públicos, incluso cuando la multitud lo abucheaba.

El presidente electo incluso buscó restar importancia a un comentario de la primera dama Michelle Obama, señalando que ella había dicho algo que no quería decir cuando le expresó a la presentadora de televisión Oprah Winfrey dijo que "ahora sabemos lo que se siente no tener esperanzas".

La lucha para llegar a la Casa Blanca en seis momentos

Obama también intentó disminuir las tensiones generadas cuando Trump despreció las labores de inteligencia estadounidenses cuando se culpó a Rusia de intervenir electrónicamente en las elecciones.

Luego de una semana durante la cual la Secretaría de Prensa de Trump puso en duda el hallazgo, Obama trató de relajar las cosas al decir en su conferencia de prensa de fin de año que el tema no debe de ser implicado en la política.

Los primeros golpes

Ahora, los desacuerdos sobre Israel y un comentario de Obama sobre que él podría haber ganado en las elecciones contra Trump parecen haber terminado con toda la cortesía.

"Yo podría haber movilizado a la mayoría del pueblo estadounidense para apoyar" un mensaje de esperanza y cambio, Obama se lo dijo a su asesor David Axelrod en una entrevsta para el podcast Ax Files publicada el lunes.

No pasó mucho tiempo antes de que Trump comenzara una serie de publicaciones en Twitter, en un tono progresivamente más molesto: "El presidente Obama dijo que él cree que habría ganado contra mí. Él debe decir eso, pero yo digo que no. Trabajos que se están perdiendo, ISIS, OCare, etc", escribió el lunes.

Un día más tarde: "El presidente Obama hizo una campaña dura (y personal) en los muy importantes estados indecisos y perdió. Los votantes querían hacer a Estados Unidos Grande Otra Vez".

Después de la advertencia de Obama contra "el lastre del tribalismo" y "el afán de demonizar a aquellos que son diferentes", el tono de Trump fue la mañana de miércoles más directo.

"Hago mi mejor esfuerzo para hacer caso omiso de las numerosas declaraciones difamatorias del presidente y sus obstáculos", escribió. "Pensé que iba a ser una transición sin problemas - NO!"

La Casa Blanca declinó comentar sobre las acusaciones de Trump. Y el secretario de prensa entrante de la Casa Blanca, Sean Spicer, restó importancia a los problemas.

"El actual Presidente y su equipo han sido muy serviciales y generosos con su tiempo", dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, no intentó matizar el tono agrio de los mensajes contra Obama y el gobierno.

"Con respecto a los tweets, creo que hablan por sí solos, muy claramente", dijo Spicer.

Trump anuncia que disolverá su fundación, que se encuentra bajo investigación
Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×