El gobierno de EU dice al tribunal que decreto antiimigrante de Trump es legal

El Departamento de Justicia pide a la Corte de Apelaciones que mantenga la validez del decreto; este martes las partes involucradas tendrán una audiencia telefónica para presentar argumentos orales.
Llegada   Trump promete programas fuertes para entrar a EU.  (Foto: EFE)
WASHINGTON, EU (AFP) -

El gobierno de Estados Unidos defendió este lunes ante un tribunal de apelaciones la validez del polémico decreto que veta el ingreso de refugiados e inmigrantes a EU, por ser "ejercicio legal" de la autoridad del presidente Donald Trump.

En un documento de 15 páginas el Departamento de Justicia pidió a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, con sede en San Francisco (California) que mantenga la validez del decreto, y apuntó que el bloqueo a las medidas previstas en el decreto es "enormemente amplio".

Los tres jueces de la Corte de Apelaciones informaron posteriormente que las partes involucradas en el caso (el gobierno federal y el presidente Trump de un lado, y el Estado de Washington del otro) tendrán una audiencia telefónica el martes para presentar argumentos orales.

En esa audiencia "cada parte tendrá 30 minutos de tiempo para presentar argumentos", informó esa Corte.
En el documento presentado este lunes ante el tribunal, el gobierno afirmó que "la Orden Ejecutiva [decreto] es un ejercicio legal de la autoridad del presidente sobre la entrada de extranjeros a Estados Unidos y su admisión como refugiados".

Por ello, apuntaron los abogados del gobierno, el tribunal se equivocó al imponer una decisión que bloqueó la aplicación del decreto. "Pero aún si alguna opción de alivio era apropiada, el bloqueo generalizado por parte de la Corte fue enormemente amplio", añadieron.

El decreto de Trump suspende por 120 días el ingreso de refugiados (para los refugiados provenientes de Siria el plazo es indefinido) y por 90 días para ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, países de mayoría musulmana.

La decisión desató una oleada de indignación en todo el país hasta que un juez federal acató un pedido y suspendió la aplicación de las medidas previstas en el decreto del mandatario estadounidense.

Trump promete "programas fuertes"

De visita el lunes en Florida (sureste) al CENTCOM, el comando militar encargado del Medio Oriente y la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico, el presidente republicano prometió vencer el "terrorismo islámico radical" y no permitir "que eche raíces en nuestro país".

"Necesitamos programas fuertes para que las personas que nos aman y quieren amar a nuestro país (...) se les permita entrar, pero no a quienes quieren destruirnos", señaló Trump.

En un decreto del 27 de enero, el mandatario suspendió por 120 días el ingreso de refugiados (para los provenientes de Siria el plazo es indefinido) y por 90 días para ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, países de mayoría musulmana.

La medida rápidamente provocó protestas en varias ciudades de Estados Unidos y el exterior, y sus críticos advierten que la prohibición podría perjudicar la cooperación antiterrorista, al promover la propaganda del Estado Islámico.

Pero el viernes un juez federal de Seattle, en el estado de Washington (noroeste), dejó en suspenso la implementación del decreto, una decisión mantenida el sábado por el tribunal federal de apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco (California) y que abre una batalla legal para la joven administración Trump.

Ahora ve
Policía de Londres reporta un “incidente mayor” en la estación Oxford Circus
No te pierdas
×