¿Estados Unidos puede sabotear los lanzamientos de misiles de Corea del Norte?

La tecnología estadounidense permitiría controlar a distancia los misiles de Pyongyang para hacerlos estallar en el aire, de acuerdo con especialistas.
Corea del Norte ha sido muy cuidadoso de no revelar sus avances militares, lo que complica controlar sus misiles.
Tecnología secreta  Corea del Norte ha sido muy cuidadoso de no revelar sus avances militares, lo que complica controlar sus misiles.  (Foto: EFE)
Por: JOSHUA BERLINGER
(CNN) -

El fallido lanzamiento de misiles en Corea del Norte el domingo pasado ha renovado la atención en los informes según los cuales Estados Unidos está tratando de degradar las capacidades misilísticas norcoreanas a través de la piratería informática.

No está claro si Estados Unidos interfirió en esta prueba de forma específica, pero la táctica está siendo activamente perseguida por el ejército estadounidense, según declaraciones públicas y testimonios en el Congreso de miembros actuales y antiguos de las fuerzas armadas.

"Hay una creencia muy fuerte de que Estados Unidos (por medio de métodos cibernéticos) ha tenido éxito en varias ocasiones al interrumpir este tipo de pruebas y hacerlas fallar", dijo el exministro de Relaciones Exteriores británico, Malcolm Rifkind, a la BBC.

Los comentarios de Rifkind surgen tras un informe publicado el mes pasado en The New York Times, en el que se afirma que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, heredó una guerra cibernética contra Corea del Norte con la esperanza de sabotear sus pruebas de misiles.

"Es clara la política estadounidense de desarrollar capacidad cibernética para desactivar los misiles balísticos enemigos", aseguró Greg Austin, profesor del Centro Australiano de Ciberseguridad de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW, por sus siglas en inglés).

Se ha promocionado como una medida de ahorro de costos que podría utilizarse en conjunto con los sistemas tradicionales de defensa contra misiles balísticos, que cuestan cientos de millones de dólares.

Cómo hacerlo

El almirante retirado Archer Macy dijo en una charla sobre defensa de misiles en el 2015 que el Departamento de Defensa estaba tratando de desarrollar tecnologías para evitar el lanzamiento de misiles, desordenar sus rutas de vuelo o sistemas de navegación e incluso destruir sus cabezas nucleares.

"No podemos permitirnos construir suficientes interceptores para enfrentar la cantidad de misiles de amenaza que pueden ser lanzados en contra de nosotros, e incluso si pudiéramos, nunca podremos esperar una probabilidad del 100% de contrarrestarlos todos, independientemente de las técnicas utilizadas", dijo Macy.

En cuanto a qué hackear, "hay muchas formas de hacerlo, lo que hace que sea muy difícil para el defensor saber lo que está siendo atacado y lo que no está siendo atacado", dijo Austin, que lidera el recién anunciado Grupo de Investigación sobre Guerra Cibernética y Paz.

Recomendamos: La crisis de EU con Corea del Norte pega a la cotización del dólar

La mayoría de los misiles tienen un botón de autodestrucción, que podría ser activado. Podría ser desplegado algo parecido al virus Stuxnet, que penetró en la instalación nuclear iraní de Natanz. En teoría, podría ser tan simple como infectar sistemas con software dañado a través de una memoria USB, asegura Jai Galliott, analista de defensa y profesor de UNSW. Aunque la cuestión sigue siendo cómo eso podría hacerse físicamente en un país tan cerrado como Corea del Norte.

Austin cree que un hackeo exitoso probablemente apuntará a la secuenciación del lanzamiento, lo que potencialmente podría degradar el lanzamiento. "Todo lo que tendrías que hacer en un complejo sistema de lanzamiento de misiles es lo que hizo Stuxnet en la instalación nuclear iraní: solo interferir con un proceso que cree un efecto físico de algún tipo que tenga un efecto destructivo sobre la operación del misil".

Eso no quiere decir que hackear el sistema de misiles sea fácil, y probablemente requiera mucho dinero y mano de obra. Pyongyang se esfuerza por ocultar su tecnología militar del resto del mundo. La mayoría de los misiles avanzados también tienen una brecha de aire (una manera de mantener la tecnología desconectada del mundo exterior) asegura Galliott, aunque algunas investigaciones demuestran que pueden ser hackeados usando otros métodos.

También sería difícil medir su eficacia. Mucho puede fallar en un lanzamiento de misiles y no siempre está claro si este falla debido a la intromisión o un error por parte de los norcoreanos.

¿Se considera una ataque preventivo?

La tecnología también plantea preguntas espinosas. Algunos podrían argumentar que desplegar este tipo de tecnología ofensiva equivale a un ataque militar preventivo, algo a lo que Corea del Norte dice que respondería militarmente.

Sus detractores se preocupan de que la tecnología podría degradar la confianza entre los Estados con armas nucleares (en particular China, Rusia y Estados Unidos) y alterar el equilibrio de las relaciones ya frágiles.

"Probablemente nunca será posible saber si los sistemas de armas nucleares han sido violados y comprometidos o si funcionarán según lo planeado cuando sea necesario", asegura Andrew Futter, profesor de política internacional en la Universidad de Leicester.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Futter dice que será difícil convencer a naciones como China y Rusia de que Estados Unidos no usará la tecnología en su detrimento. Washington ha tenido tiempo suficiente para convencer a Moscú y Beijing de que el THAAD, un sistema de defensa antimisiles estadounidense ubicado en Corea del Sur, solo será utilizado para el propósito declarado contra Corea del Norte.

Y hay ventajas en tenerlo como un elemento de disuasión. "El lado positivo de la preocupación de China o Rusia por la integridad de sus misiles balísticos es obvio, podrían convertirse en menos propensos a comprometerse en comportamientos de riesgo si no saben que sus propios misiles funcionarán", escribió Robert Farley, profesor de la Escuela Patterson de Diplomacia y Comercio Internacional, en The Diplomat. "Lo malo es que una súbita sensación de vulnerabilidad tiene el potencial de hacer que cualquiera (Moscú, Beijing o Pyongyang) sea paranoico e impredecible".

Ahora ve
A 48 años de la llegada del hombre a la Luna en la misión Apollo 11
No te pierdas
×