No importa quién gane en Francia, el reto está en el Parlamento

Ya sea el centrista Emmanuel Macron o la ultraderechista Marine Le Pen, quien ocupe la presidencia debe reunir una mayoría parlamentaria para poder gobernar y aplicar su programa.
En desventaja  Es probable que los partidos de Le Pen (Frente Nacional) y de Macron (¡En marcha!) no logren un apoyo importante en las elecciones legislativas.  (Foto: Reuters/Pascal Rossignol)
PARÍS (AFP) -

No importa quién gane las elecciones presidenciales de Francia el 7 de mayo, si el centrista Emmanuel Macron o la ultraderechista Marine Le Pen, cualquiera de ellos deberá luchar por reunir a una mayoría parlamentaria en las legislativas de junio próximo para poder gobernar y aplicar su programa.

Macron, el favorito en los sondeos, se comprometió el domingo por la noche a "construir una mayoría de gobierno y de nueva transformación", dado que su movimiento, ¡En Marcha!, creado hace apenas un año, aún no tiene representantes en la Asamblea Nacional.

Lee: ¡Vive la France!: El mundo se anima tras ventaja de Macron sobre Le Pen

El candidato de 39 años, que encabezó la primera vuelta de los comicios este domingo, dijo estar convencido de que los franceses serán "coherentes". "Si votan para elegirme presidente (...) me darán una mayoría en la Asamblea" en las legislativas de los 11 y 18 de junio, aseguró. 

Jérôme Sainte-Marie, del instituto de sondeos Polling Vox, coincide con él. "Sea cual sea el presidente elegido, los franceses confirman" en el Parlamento la elección de su presidente, afirma. Según él, Macron tiene "una ventaja": "Es compatible con una parte de la izquierda y una parte de la derecha".

Otros analistas, en cambio, no lo tienen tan claro. Macron "no tiene bastantes alianzas o acuerdos", considera Frédéric Sawicki, profesor en la universidad de la Sorbona. 

La segunda vuelta entre Macron y Le Pen calma a los mercados franceses

Podría obtener una mayoría parlamentaria, pero será "difícil", dice Bruno Jeanbart, del instituto Opinionway.

Y la derrota de las formaciones tradicionales, Los Republicanos (derecha) y el Partido Socialista (izquierda), ambos eliminados en la primera vuelta, no significa que sus diputados con mayor implantación local también vayan a perder en las legislativas.

Philippe Braud, especialista en sociología política, cree que la fractura entre la derecha y la izquierda volverá a quedar de manifiesto durante las legislativas. "Sobre todo en la derecha", asegura, ya que la derrota de Los Republicanos tuvo más que ver con "el fracaso personal" de su candidato, François Fillon, implicado en un escándalo de empleos ficticios, que con el partido.

Reunir una mayoría

De hecho, el partido conservador está dispuesto a luchar para ganar en las legislativas e imponer una cohabitación al próximo presidente. "Tengo la sensación de que nuestras ideas siguen siendo mayoritarias", declaró el domingo pasado el presidente de Los Republicanos en la Asamblea Nacional, Christian Jacob, que llamó al centro y a la derecha a movilizarse.

Lee: ¿Cómo dos 'outsiders' están a las puertas de la presidencia en Francia?

De momento, sólo 14 personas recibieron la investidura de, ¡En Marcha!, en las 577 circunscripciones de Francia. Pero Laurence Haïm, portavoz del movimiento, se muestra optimista ya que no faltan los candidatos para entrar en el nuevo partido.

"Lo más importante es que la mitad de los candidatos procedan de la sociedad civil. Hay una verdadera voluntad por parte de Emmanuel Macron de renovar completamente el paisaje político francés", afirma Haïm. Por ello, el exministro de Economía se ha negado a cerrar cualquier acuerdo con otros partidos, salvo con el de François Bayrou, su aliado centrista.

Lee: Le Pen y Macron frente a frente: sus principales propuestas

Los socialistas, incluido el presidente François Hollande, llamaron a votar a Macron en la segunda vuelta de las presidenciales, pero se espera una lucha en las legislativas.

Si el centrista no renuncia a presentar a sus propios candidatos, "no habrá muchos diputados socialistas ni tampoco muchos de ¡En Marcha!", asegura una fuente cercana al presidente Hollande. "Si presenta a 577 candidatos (...) acabará con apenas 40 o 50 diputados", avisa.

Tras la dolorosa derrota de su candidato Benoît Hamon (6.35% de los votos), resultado de meses de disputas internas, los socialistas temen otro revés en junio próximo.

Lee: Le Pen y Macron... entre ellos está el próximo presidente de Francia

El exprimer ministro socialista Manuel Valls, que dio su apoyo a Macron antes de la primera vuelta, consideró que el centrista tenía ahora la "gran responsabilidad" de reunir una mayoría parlamentaria.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El ultraderechista Frente Nacional (FN), al que los sondeos sitúan como perdedor en la segunda vuelta, espera por su parte unos buenos resultados en las legislativas, aprovechando la dinámica de las presidenciales.

El sistema electoral francés, mayoritario a dos vueltas, siempre ha sido poco favorable para el FN, que apenas obtuvo dos diputados en 2012. 

Ahora ve
La quinta ronda de renegociación del TLCAN termina con desencuentros
No te pierdas
×