Trump está dispuesto a reunirse con el líder de Corea del Norte

El presidente de EU dice que bajo circunstancias adecuadas se reuniría con Kim Jong-un para disipar las tensiones sobre el programa nuclear del país asiático.
Trump busca reuniones con líderes polémicos
JEREMY DIAMOND
WASHINGTON (CNN) -

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el lunes que estaría dispuesto a reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un "bajo las circunstancias adecuadas" para disipar las tensiones sobre el programa nuclear de Corea del Norte.

"Si me fuera apropiado reunirme con él, estaría absolutamente honrado de hacerlo", le dijo Trump a Bloomberg News en una entrevista. "Sólo, y lo reitero, bajo las circunstancias adecuadas, pero lo haría".

Lee: Donald Trump advierte un gran conflicto con Corea del Norte

Ningún presidente de Estados Unidos se ha reunido con líder alguno de Corea del Norte, y la idea es extremadamente polémica. Sin embargo, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo el lunes que Estados Unidos primero tendría que ver cambios en el comportamiento de Corea del Norte antes de una posible reunión.

"Tenemos que ver una disminución en su comportamiento provocativo inmediatamente", dijo Spicer. "Claramente, las condiciones no están dadas ahora mismo". Spicer también ofreció una explicación de la opinión de Trump, expresada a la CBS, según la cual Kim es "un tipo inteligente".

"Asumió el poder a una edad temprana tras morir su padre", aseguró Spicer. "Había muchas amenazas potenciales que podían haberlo vencido. Ha logrado liderar un país a pesar de las preocupaciones que nosotros y tantas personas tenemos. Es un joven que está liderando un país con armas nucleares".

OPINIÓN: ¿En qué circunstanciones debe EU reunirse con un dictador?

El comentario de Trump sobre la posible reunión con Kim se produce cuando las tensiones han aumentado en los últimos meses entre Estados Unidos y Corea del Norte en un momento en el que Pyongyang ha tratado de avanzar en sus programas de misiles nucleares y balísticos y Washington ha hecho una demostración de fuerza en la región para disuadir su uso.

Estados Unidos envió a la península coreana un grupo de ataque liderado por un portaaviones, de la misma forma que desplegó un nuevo sistema de misiles antibalísticos en Corea del Sur.

El director de la CIA, Mike Pompeo, llegó a Seúl el pasado fin de semana para asistir a reuniones internas con las fuerzas estadounidenses en Corea y el personal de la Embajada, según Daniel Turnbull, un portavoz de la Embajada del país norteamericano.

A pesar de las importantes elecciones de la próxima semana en Corea del Sur, Pompeo no tiene planes de reunirse con ninguno de los candidatos presidenciales. Los principales aspirantes han prometido una nueva era de relaciones con Pyongyang.

Lee: La situación entre EU-Corea del Norte se ha vuelto demasiado candente, dice el papa

Trump dijo durante la campaña presidencial que estaría dispuesto a reunirse con Kim Jong-un, explicando en junio que "hay una probabilidad del 10% o 20% de que pueda hablar con él de esas malditas armas nucleares porque nadie quiere que él las tenga".

"Hablaré con cualquiera", dijo Trump en ese entonces.

Sus comentarios recibieron críticas de todos lados en esa época, y desde que se convirtió en presidente, los altos funcionarios de su gobierno han tomado una posición más equívoca sobre el tema.

En la entrevista con Bloomberg, Trump le dio un guiño a su voluntad de adoptar un enfoque poco convencional. "La mayoría de los políticos nunca diría eso", señaló. Pero te digo que bajo las circunstancias adecuadas me reuniría con él".

El problema nuclear de Corea del Norte se ha convertido rápidamente en una de las principales preocupaciones de seguridad nacional para el gobierno de Trump y sus funcionarios han subrayado en repetidas ocasiones la creciente urgencia de la situación. Trump se ha centrado en encontrar una solución diplomática a la cuestión de Corea del Norte, trabajando cada vez más estrechamente con China, pero también se ha negado a descartar una solución militar al problema.

Los mezclados mensajes del gobierno de Trump con respecto a su política sobre Corea del Norte también han oscurecido lo que podría ser la próxima fase del enfrentamiento en la Península Coreana. El lunes, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, le dijo a CBS This Morning que no podía ver un escenario en el que Trump y Kim se sentaran cara a cara a menos que Pyongyang estuviera dispuesto a "desarmar toda su capacidad nuclear y de producción de misiles intercontinentales".

En declaraciones a la Radio Nacional Pública (NPR, por sus siglas en inglés) la semana pasada, el secretario de Estado, Rex Tillerson, indicó que Estados Unidos está dispuesto a entablar conversaciones con Pyongyang, una posibilidad descartada en abril por el vicepresidente, Mike Pence, hasta que Corea del Norte se desnuclearice.

Zachary Cohen y Barbara Starr, de CNN, contribuyeron a este artículo

Ahora ve
Estos son los estrenos con los que Netflix va a cerrar el año
No te pierdas
×