La 'caja para bebés' donde madres surcoreanas abandonan a sus hijos

En un nicho rectangular, con temperatura controlada y dispuesto en un muro de una casa de dos pisos, una pequeña iglesia de Seúl recibe a los bebés abandonados.
Dispositivo  La 'caja de bebés' donde las madres que deseen abandonar a sus hijos lo pueden hacer de manera segura.  (Foto: AFP)
SEÚL, Corea del Sur (AFP) -

En las imágenes de las cámaras de seguridad se ve a una mujer subir la escalera con paso inseguro. Abre una portezuela en un muro decorado como una guardería infantil y deja a su bebé.

Se agarra la cabeza con las dos manos pero se va, en ningún momento mira hacia atrás. Esta mujer probablemente no verá más al bebé que acaba de dejar en la ‘caja de bebés’ de Seúl.

Corea del Sur, país destrozado por la guerra entre 1950 y 1953, logró erigirse espectacularmente al rango de cuarta economía del Continente.

Y durante un tiempo fue uno de los principales países donde los extranjeros encontraban niños para adoptar. La pobreza, la escasa reglamentación en un país conservador en lo que concierne a los linajes familares ‘puros’, y en donde se cultiva la idea de una homogeneidad étnica, hacen de Corea del Sur un lugar en donde los niños no deseados son legión.

Lee: Una pareja extraviada en 1942 en Suiza reaparece 75 años después congelada

Desde la década de 1950 en Estados Unidos se adoptaron 110,000 niños surcoreanos.

Pero, paradójicamente, los cambios legislativos destinados a reforzar los derechos de los niños tuvieron como corolario un aumento de los abandonos y de los ingresos en orfanatos, mientras que la cantidad de adopciones retrocede.

Como lo hizo la mujer que se ve en las cámaras de seguridad, más de 1,000 surcoreanos abandonaron a sus hijos desde 2010 en la ‘caja para bebés’.

Se trata de un nicho rectangular con temperatura controlada dispuesto en un muro de una casa de dos pisos transformada por una pequeña iglesia de Seúl en refugio para bebés abandonados. Los que gestionan el refugio conservan a los niños por unos días y luego los ingresan en orfanatos.

Con cordón umbilical

El dispositivo, controvetrido, garantiza el anonimato y permite que el abandono se haga en las mejores condiciones de seguridad e higiene posibles. Cuando se coloca a un bebé en el nicho se activa una alarma que alerta a los asistentes del lugar.

En promedio, cuatro bebés llegan cada semana, y algunos tienen todavía el cordón umbilical.

El pastor Lee Jong-Rak, de la iglesia de la comunidad de Jusarang, un barrio popular del sur de la capital, creó el dispositivo en 2010 al enterarse de que los bebés eran abandonados en las calles.

"Algunas adolescentes dan a luz en casas vacías o en baños públicos. Arropan al bebé y nos lo traen", cuenta a la AFP.

Lee: Así es como la élite de Corea del Norte se da sus lujos…, aunque sean prohibidos

Un día un bebé llegó cubierto de tierra. Su padre había decidido enterrarlo vivo, recuerda. "La madre, al ver la primera palada, no lo soportó y rescató al bebé", comentó.

Los surcoreanos que no desean conservar a sus bebés pueden confiarlos a las agencias de adopción a las que les dejan un consentimiento por escrito. Hasta no hace mucho, las agencias no hacían mucho caso a la veracidad de las informaciones dadas.

Pero en 2012 una ley prohibió estrictamente a las agencias aceptar bebés sin los papeles necesarios y exige que las adopciones sean decididas por la justicia.

Vacío jurídico

El objetivo era adoptar las reglas de la Convención de La Haya de 1993 sobre la protección de los niños, de la cual una de las metas es permitir a aquellos adoptados encontrar algún día a los padres biológicos.

En 2010 cuando la caja se instaló, se depositaron cuatro bebés. En 2013 fueron 224.

Se debe principalmente a la situación de madres solteras pobres. Criar sola a un niño en Corea del Sur sigue siendo un factor de exclusión.

Otro de los factores que hacen que los que abandonan a sus hijos busquen permanecer anónimos se debe a que los empleadores verifican los antecedentes familiares, y los registros oficiales conservan un rastro de un eventual rechazo de un niño.

La caja opera en medio de un vacío jurídico. Las autoridades no pueden aprobarla, pero tampoco la condenan ya que, como lo reconoce Kim Hye-Ji, una responsable del ministerio de Asuntos Sociales, objetivamente permite salvar bebés.

Lee: La economía de China crece 6.9% en el segundo trimestre

Las autoridades del distrito de Gwanak pidieron varias veces al pastor que cierre el "establecimiento ilegal que alienta los abandonos", según el responsable local, Min Seo Young.

Caen las adopciones

La ley de 2012, que endureció las obligaciones sobre la adopción, redujo en tres cuartas partes las adopciones por extranjeros, pasando de 916 a 236 en 2013.

Las autoridades surcoreanas esperan ratificar para fin de año la Convención de La Haya, que estipula que los niños deben ser adoptados de preferencia en su país de origen.

También, las autoridades surcoreanas regularán todas las etapas del proceso de adopción: entender las razones del abandono, evaluar las competencias de los padres que desean adoptar, y asegurarse que una vez adultos, los niños puedan encontrar a su familia de origen.

Pero Cho Tae-Seung, un colega del pastor Lee, teme que toda esta reglamentación invite aún más a las madres a deshacerse de manera ilegal de sus hijos.

"Es muy difícil hallar un equilibrio entre las normas de adopción internacionales y la realidad", subraya.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Junto a la ‘caja para bebés’ hay un formulario en donde los padres pueden anotar el nombre, la fecha de nacimiento, así como las vacunas que se le han suministrado.

La madre filmada por las cámaras no escribió nada.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×