Pese a Trump, Tillerson lucha para salvar el acuerdo nuclear con Irán

El secretario de Estado estaría negociando con el Congreso una manera para mantener el acuerdo pese a los deseos del presidente estadounidense de salir de él.
Estrategia crucial  Las tensiones entre Estados Unidos e Irán podrían incrementarse si Trump decide abandonar el acuerdo internacional sobre armamento nuclear.  (Foto: Reuters)
ELISE LABOTT Y ZACHARY COHEN
(CNN) -

Mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considera la posibilidad de retirarse del acuerdo nuclear de Irán, el secretario de Estado, Rex Tillerson, está trabajando tras bambalinas con el Congreso para evitar la posibilidad de una crisis internacional antes de la próxima fecha límite de certificación del acuerdo del 15 de octubre, según funcionarios estadounidenses y diplomáticos occidentales.

Tillerson y los legisladores del Congreso están encabezando los esfuerzos para enmendar la legislación estadounidense con respecto a Irán para alejar el foco de la cuestión nuclear, una medida que podría permitir a Estados Unidos mantenerse en el acuerdo nuclear multilateral forjado en 2015 y también presionar en contra de otro comportamiento desestabilizador de Irán, dijeron las fuentes.

“Tillerson ha dicho que el problema con el JCPOA no es el JCPOA”, aseguró un alto funcionario del gobierno, utilizando el acrónimo en inglés para el acuerdo nuclear de 2015, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto.

“Es la legislación”, agregó el funcionario. “Cada 90 días el presidente debe certificar y eso crea una crisis política. Si el gobierno pudiera poner el acuerdo nuclear en un rincón, todos podrían volver felizmente a trabajar en lidiar con todo lo que representa un problema con Irán”.

Lee: Trump y Tillerson: Las posturas sobre Corea del Norte

En la superficie, un plan para mantener a Estados Unidos en el acuerdo al tomar una línea más dura sobre Irán a través de la legislación parece ir en contra de las indicaciones de Trump de que prefiere desechar el acuerdo.

Pero varios funcionarios estadounidenses han dicho que la Casa Blanca parece abierta al plan, sugiriendo que Trump podría estar cambiando su enfoque a la infinidad de asuntos relacionados con Irán.

Trump ha criticado durante mucho tiempo el acuerdo que el presidente Barack Obama hizo con Irán para frenar las ambiciones nucleares de la nación. Lo usó como un arma en contra Hillary Clinton durante la campaña 2016. Durante su primer discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el mes pasado, Trump calificó el acuerdo de “una de las peores y más unilaterales transacciones que Estados Unidos ha hecho”.

Trump ha dicho públicamente que “decidió” cómo va a proceder en el acuerdo nuclear de Irán, pero se negó a revelar su decisión, refiriéndose a una fecha futura.

El gobierno de EU está terminando una revisión de meses de la política estadounidense hacia Irán y Trump ha sugerido en una serie de eventos que él favorece dejar el acuerdo, a pesar de un mensaje más cauteloso por parte de varios republicanos del Congreso, de Tillerson y del secretario de Defensa, James Mattis.

Mattis, en el Senado

Durante una audiencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado el martes, Mattis dijo que cree que está en el interés de la seguridad nacional de Estados Unidos permanecer en el acuerdo nuclear de Irán.

Lee: Rusia da un impulso al internet de Corea del Norte

El Senador Angus King le preguntó a Mattis: “¿Cree usted que está en nuestro interés de seguridad nacional en este momento permanecer en el (acuerdo)? Es una pregunta de sí o no”.

“Sí, senador, lo creo”, respondió Mattis.

“Lo que quiero decir es que si podemos confirmar que Irán está cumpliendo el acuerdo, si podemos determinar que esto está en nuestro mejor interés, entonces claramente debemos permanecer con él”, agregó. “Creo que en este momento, en ausencia de indicadores de lo contrario, es algo que el presidente debe considerar mantener”.

Pero Mattis continuó explicando que él también apoya una revisión rigurosa de las cuestiones de seguridad nacional relacionadas con Irán que pueden quedar fuera de los términos exactos del acuerdo.

“El presidente tiene que considerar de manera más amplia las cosas que con derecho caen dentro de su cartera de cuidar al pueblo estadounidense en áreas que van más allá de las cartas específicas de la JCPOA; en ese sentido apoyo el riguroso examen que está realizando ahora”, dijo.

OPINIÓN: La guerra nuclear no es la única amenaza de Corea del Norte

Dando argumentos

Tillerson pintó a grandes rasgos su plan ante los ministros de Relaciones Exteriores cuyos países son parte en el acuerdo —Gran Bretaña, Francia, Alemania, Rusia, China e Irán— el mes pasado en Nueva York, al margen de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Todos los ministros habían argumentado que el acuerdo nuclear fue diseñado para abordar asuntos relacionados únicamente con el programa nuclear de Irán, según varios diplomáticos que asistieron a la reunión.

Según todos los informes, incluso el de Estados Unidos, Irán había cumplido sus compromisos bajo el acuerdo, y los líderes europeos señalaron que no estaban interesados en ampliar el alcance de su implementación, dijeron.

“Tillerson cree que el acuerdo es políticamente insostenible en Estados Unidos porque el gobierno de Obama —que negoció el acuerdo— fue votado fuera del poder”, dijo un funcionario. “Así que está trabajando en una jugada para ver si podemos cambiar la dinámica política de Estados Unidos cambiando la legislación”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán también dijo que enfrentó dificultades políticas en su país al intentar defender el acuerdo.

Lee: Trump dice que opción militar contra Corea del Norte está lista

La estrategia de Tillerson se centra en tratar de compartimentar el acuerdo de Irán mediante la modificación de la legislación.

En lugar de certificar que Irán está cumpliendo con sus compromisos técnicos bajo el acuerdo nuclear, el gobierno reportaría regularmente al Congreso sobre un comportamiento agresivo más amplio de los iraníes —como el apoyo al terrorismo y su programa de misiles balísticos— y lo que el gobierno hará para contrarrestarlo.

Este enfoque podría permitir a Estados Unidos permanecer en el acuerdo, pero también ayudar a Trump a evitar el dolor de cabeza político de tener que volver a certificar cada 90 días.

También podría mantener a los europeos, que quieren mantener el acuerdo, satisfechos con los esfuerzos del gobierno para luchar contra otras actividades desestabilizadoras de Irán.

Función del Congreso

Una pieza clave para el esfuerzo es el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker, un crítico del acuerdo quien se alió con el copresidente del comité, el senador Benjamin Cardin (demócrata de Maryland) en la legislación de 2015 que dio al Congreso el poder de revisar el acuerdo final,

El martes, Corker confirmó que estaba trabajando con el gobierno en un plan para Irán, pero se negó a discutir los detalles de la propuesta.

“Estoy trabajando muy de cerca con el gobierno en algo de lo que no puedo hablar públicamente”, dijo Corker argumentando que estaba “demasiado cerca de la situación” para discutir detalles.

La semana pasada, Corker dijo que ha estado “trabajando mano a mano” con el gobierno de Trump en el tema “y lo ha estado haciendo durante algún tiempo”.

Lee: ¿Cuál es el país con mayor número de armas nucleares?

Pero los esfuerzos de Tillerson y Corker podrían enfrentar la oposición de legisladores como el senador republicano Tom Cotton, quien abogó por negar la certificación del acuerdo, al calificar el acuerdo de “una amenaza directa a la seguridad nacional”.

Cotton instó a Trump a seguir insistiendo en que el acuerdo sea revisado bajo la amenaza de un retiro, en un discurso ante el Consejo de Relaciones Exteriores, al decir: “El mundo necesita saber que somos serios, que estamos dispuestos a abandonarlo y dispuestos a reimponer sanciones”.

Límites en Irán

Los diplomáticos occidentales dijeron que están hablando con el gobierno de Trump sobre la profundización de la cooperación en contra de la otra actividad de Irán, como su programa de misiles balísticos, su apoyo al terrorismo y sus acciones en Siria, Líbano y Yemen.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo en Nueva York después de reunirse con Trump, al margen de la Asamblea General de la ONU, que la creciente influencia de Irán en la región exigía una mayor atención a Teherán fuera del acuerdo nuclear.

Macron, cuyo país estuvo entre los negociadores más duros durante las conversaciones sobre el acuerdo con Irán, dijo que estaría dispuesto a discutir más sanciones sobre las pruebas de misiles balísticos de Irán, así como discutir la creciente influencia de Irán en la región y las enmiendas a los acuerdos nucleares de acuerdo a lo que pasará cuando el acuerdo expire, en 2025.

“Seamos honestos, las tensiones están en aumento, miramos las actividades de Hezbollah y la presión de Irán sobre Siria. Necesitamos un marco claro para poder tranquilizar a los países de la región y a Estados Unidos”, dijo Macron.

“Se puede hacer más y estamos dispuestos a hacerlo”, dijo otro diplomático europeo. “Solo porque queremos mantener el JCPOA no significa que queramos ignorar las otras preocupaciones”, dijo un diplomático europeo. “Podemos hacer esto en paralelo. Estamos de acuerdo en que debemos mirar el panorama global, pero no queremos tirar lo bueno junto con lo malo".

Lee: El caos de Trump es parte de un plan

Los diplomáticos señalaron que el acuerdo con Irán tiene una disposición de "retroceso" en la que la comunidad internacional puede volver a imponer sanciones si Irán no aplica el acuerdo.

Trump, el comodín

Otro diplomático europeo también discutió la idea de que Irán pueda volver automáticamente a desarrollar su programa nuclear sin restricciones después de que el acuerdo expire.

Este diplomático señaló que Irán sigue perteneciendo al Tratado de No Proliferación, con crecientes inspecciones bajo el llamado “Protocolo Adicional”.

“No significa que sea barra libre después”, dijo el diplomático. “Es la percepción errónea de que Irán puede hacer lo que quiera”.

La decisión de Estados Unidos de permanecer en el acuerdo con Irán también envía un mensaje a Corea del Norte de que es de su interés alcanzar un acuerdo nuclear propio, dijo el diplomático, al preguntar: “¿Por qué Corea del Norte o China aceptarán llegar a un acuerdo si Estados Unidos no puede cumplir sus compromisos?”.

VIDEO: Kim Jong-Un asegura que Donald Trump pagará caro su discurso

A pesar de la estrategia de Tillerson y su trabajo tras bambalinas, Trump sigue siendo un comodín importante que podría determinar en última instancia la forma en que se desarrolle la situación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Estamos a punto de presenciar un golpe maestro de genio diplomático y político o todo podría desmoronarse”, dijo un alto funcionario del gobierno sobre el plan de Tillerson. Quién sabe hacia qué dirección irá.

Jeremy Herb, Ryan Browne y Nicole Gaouette de CNN contribuyeron a este informe.

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×