Habitantes de Texmelucan intentan continuar con su vida tras la explosión

Cuatro días después de la explosión que dejó sin vida a 29 personas, los habitantes de San Martín Texmelucan aún se sienten inseguros
texmelucan  texmelucan
| Otra fuente: CNNMéxico

Al igual que todos los domingos desde hace cuatro años, María Ávila se levantó unos minutos después de las cinco de la mañana. Mientras caminaba hacia el Motel Oasis, donde trabaja como recepcionista, notó que la acera estaba encharcada, casi inundada. Recuerda también que un fuerte olor "como a gasolina" le picaba la nariz y la garganta.

Ese día no pudo pasar más allá de la esquina que normalmente cruza para llegar a su lugar de trabajo. Una pequeña camioneta se había quedado atorada en la calle a causa del líquido que inundaba la avenida. Unos minutos después, se tuvo que echar a correr junto con el conductor de la camioneta al ver que el río Atoyac se prendía en llamas y que el fuego avanzaba hacia ellos.

Una fuga en el oleoducto de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) que pasa por debajo del municipio de San Martín Texmelucan, en Puebla, había provocado una explosión que a su paso dejó 29 muertos, 53 lesionados y más de 80 viviendas dañadas, según las cifras más recientes del gobierno federal.

El director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel informó que una toma clandestina —de donde se extraía gasolina de manera ilegal— fue lo que provocó el estallido.

La localidad de alrededor de 80,000 habitantes se encuentra sobre una red de ductos de gas y de hidrocarburos. Más del 60% tiene más de 40 años y no ha recibido mantenimiento, según Francisco Labastida, presidente de la Comisión de Energía del Senado mexicano, lo que potencia el riesgo en la zona.

Ese día, María fue por sus dos hijas y su marido y caminaron hasta llegar a la caseta de peaje del vecino estado de Tlaxcala.

"No había vías para salir de San Martín y tuvimos que ir hacia el monte que era lo más próximo, pero también se llenó de carros, de gente en pánico, había varios accidentes", recuerda Angélica Hurtado, investigadora de la Universidad Tecnológica de Huejotzingo y habitante de San Martín Texmelucan, quién salió de casa junto con sus tres hijos.

"Desde que salías el humo te picaba la garganta, no podías respirar, la gente gritando, había enfermos en la calle envueltos en cobijas, querían escapar del puente y no había ninguna autoridad que nos orientara".

Aunque María y Angélica se salvaron de sufrir quemaduras y pudieron huir a tiempo junto con sus familiares, según reportes de medios locales, actualmente unas 210 personas se encuentran viviendo en los albergues instalados en gimnasios y escuelas de la localidad.

María Sánchez es una de ellas. Su casa se quemó al paso del fuego y perdió todo lo que estaba dentro de ella, incluidos sus ahorros.

"De todo lo que habíamos planeado, ya no hay nada porque lo poco que teníamos de dinero se quemó", dijo a CNN.

A cuatro días de la explosión, las paredes de los edificios, casas y comercios por donde pasaron las llamas siguen negras y los marcos de las ventanas están vacíos porque los cristales tronaron al paso del fuego.

La camioneta que se quedó atorada ese día sobre Avenida 11 de noviembre, sigue en el mismo sitio calcinada y los árboles plantados en la acera están carbonizados. Son troncos y ramas negras sin hojas.

Si bien la Comisión Nacional del Agua y Pemex anunciaron que las labores de limpieza de los caudales del río Atoyac dieron inicio este martes, los habitantes aún se sienten inseguros.

"Esa noche la gente no quería salir porque las alcantarillas seguían explotando y de hecho, se rumora que todavía sigue pasando, porque en el drenaje hay gas", dice Hurtado quién también pertenece a la asociación Red de Divulgadores Rurales.

Pemex ha descartado que exista riesgo de otra explosión.  

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Esta semana, las autoridades comenzaron el peritaje para evaluar los daños en cada vivienda. Pemex anunció que cuenta con un fondo de 30 millones de pesos para indemnizar a los afectados.

María Ávila no ha podido regresar a trabajar al Motel Oasis, que se ha vuelto famoso por las televisoras que lo usan como imagen de fondo en sus reportes. María Sánchez no sabe cuándo volverá a tener una casa.

Ahora ve
Quentin Tarantino admite que sabía de las conductas sexuales de Harvey Weinstein
No te pierdas
×