'El Chapo' Guzmán: 13 años de la fuga del mayor narco mexicano

El narco más importante de México y líder del cártel de Sinaloa corrompió a las autoridades del penal de Puente Grande antes de fugarse
  • A+A-
Por: Luis Brito
Autor: Luis Brito | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

Nota del editor: Esta nota fue publicada el 18 de enero de 2011 y fue actualizado tras el anuncio de autoridades sobre su detención del jefe del cártel de Sinaloa.

Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa y catalogado como el más famoso narcotraficante de México, cumplió el 18 de enero de 2014 trece años de permanecer prófugo tras escapar del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco.

En los  más de 4,747 días que han transcurrido desde su fuga, el 19 de enero de 2001, el capo ha logrado consolidar a su cártel como el más grande en México y gozar de una gran fama personal.

No existen dudas de que el hombre nacido en La Tuna, Badiraguato, Sinaloa, es el narcotraficante más relevante de México en la actualidad, manifestó el experto Samuel González, ex titular de la extinta Unidad Especializada en Delincuencia Organizada (UEDO) –ahora SIEDO- de la Procuraduría General de la República, cuando se cumplieron 10 años de la fuga de El Chapo.

"Lo que es evidente también es que hay una aproximación desequilibrada, aún hoy, al proceso de lucha, pueden ser distintas razones del porqué se da, esa es la discusión: si es por protección o es por política criminal", dijo.

El investigador de la UNAM René Jiménez Ornelas expuso que no existe suficiente información pública para conocer el poder real de los narcotraficantes de México, pero tampoco duda de que El Chapo tenga el poder que se ha labrado alrededor de su figura.

"Si hay realidad en esa capacidad, poder, que ha alcanzado, siempre al amparo, hay que recordar que su fuga solamente se explica a nivel de la coparticipación de diferentes niveles de poder. Se sospecha inclusive de los más altos niveles de poder que estuvieron dentro de este escape y consolidación de su grupo", agregó el doctor en Sociología.

El académico del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM indicó que, si el cártel de Sinaloa ha podido tejer redes en Centro y Suramérica, Estados Unidos y Europa, se debe al apoyo de autoridades de los distintos países y no sólo por la corrupción de funcionarios mexicanos.

"Hay que entender que, si no fuera así, ¿cómo podrían trasladar la droga desde Centroamérica hasta Canadá pasando por Estados Unidos? No solamente la corrupción a nivel de país, allá se ve menos que aquí porque aquí la corrupción es un sistema", expuso.

La condena y la trayectoria

El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusa desde agosto de 2009 a El Chapo y a otros capos del cártel de Sinaloa de introducir 200 toneladas de cocaína a su territorio entre 1990 y 2008, y de ingresar de contrabando a México 5.8 billones de dólares, producto de la venta de droga.

Nacido el 4 de abril de 1957, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera escapó de su celda en el módulo 3 del penal a sólo 50 días que el entonces presidente Vicente Fox (2000-2006) asumiera el cargo tras ganar las elecciones presidenciales bajo la bandera del Partido Acción Nacional (PAN).

El capo llevaba menos de nueve años preso, después de ser capturado el 9 de junio de 1993 en la frontera de Guatemala con Chiapas, y cumplía tres sentencias que suman 20 años y nueve meses por los delitos de asociación delictiva y cohecho.

Narcotraficante que despegó su carrera en los ochenta bajo la tutela del capo Miguel Ángel Félix Gallardo, El Chapo comenzó a tomar notoriedad por la violenta disputa que estableció con el cártel de Tijuana, de los hermanos Arellano Félix, por el dominio de Baja California, Jalisco y Sinaloa.

El asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en el aeropuerto de Guadalajara el 24 de mayo de 1993, resultado de una aparente confusión de miembros de los Arellano Félix en su objetivo, desencadenó su detención.

Primero fue encarcelado en el penal de máxima seguridad de Almoloya de Juárez, hoy conocido como del Altiplano, Estado de México. Tras un intento de fuga, las autoridades lo trasladaron al centro de Jalisco el 22 de noviembre de 1995.

Según las investigaciones de la PGR, en el penal de Puente Grande, ahora denominado de Occidente, pudo corromper a decenas de custodios y funcionarios para pagar sus condenas prácticamente como si no estuviera preso.

El contexto de la huida

A diferencia del resto de reos, el narcotraficante comía alimentos preparados a su gusto, recibía visitas de mujeres en su celda e incluso llegó a ordenar el ingreso de músicos para sus celebraciones, de acuerdo con las declaraciones de empleados del penal a la PGR tras la fuga.

El mismo día de su fuga, autoridades carcelarias y visitadores de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) habían recorrido el penal ante quejas de familiares de otros presos sobre las fallas en el sistema de vigilancia.

Las pesquisas indican que la alerta fue el detonante para que el narcotraficante escapara del penal, que funcionaba en ese entonces desde hacía menos de 10 años como uno de los dos centros de máxima seguridad de México.

De acuerdo con la versión oficial, después de pasar lista a las 21:45 horas de aquel viernes, El Chapo se dirigió al área de lavandería, donde se escondió en un carro de transporte de ropa sucia para que custodios lo pasaran por distintos puntos hasta la aduana del penal.

Un ex mando de la desaparecida Policía Federal Preventiva (PFP), ahora denominada como PF, recordó a CNNMéxico que recibieron la alerta de su fuga a las tres de la madrugada y que un grupo especial partió de la Ciudad de México rumbo a la cárcel, ubicada a 18 kilómetros de Guadalajara, capital de Jalisco.

"Durante cuatro días se revisó absolutamente todo el penal, se vieron indicios, ductos, calderas, basura, vehículos; a nuestra llegada se pensó que podía seguir adentro escondido todavía y encontramos su uniforme y zapatos en el cuarto de máquinas", señaló en entrevista el ex mando, que pidió el anonimato.

Al oficializar la fuga, Jorge Tello Peón, entonces subsecretario de Seguridad Pública y hoy asesor del presidente Felipe Calderón, calificó la fuga como una traición al sistema penitenciario.

Tras los pasos de 'El Chapo'

La PGR acusó a 62 personas, entre funcionarios, custodios y reos del penal. Actualmente unos cinco procesados siguen presos por el caso, después de que el resto cumpliera su condena o fuera absuelto, entre ellos el ex director, Leonardo Beltrán Santana.

Existen indicios de que El Chapo se refugió en el Distrito Federal, Puebla y Estado de México durante los primeros meses de su vida furtiva. Durante estos años, el Ejército ha centrado su búsqueda en poblados de la sierra de Sinaloa, Durango y Chihuahua, que conforman el denominado Triángulo Dorado, por ser utilizados para la producción de marihuana.

Habitantes de Cuernavaca, Morelos; Ciudad Juárez, Chihuahua, o Durango, Durango, aseguran que ha comido en restaurantes de esas ciudades a la vista del resto de los clientes.

Sobre su figura se han escrito diversos libros, uno de ellos The last narco: hunting El Chapo, the world´s most wanted drug lord, publicado el año pasado por el periodista británico Malcolm Beith.

La revista Forbes lo catalogó en 2009 como uno de los más poderosos y ricos hombres del mundo al calcular su fortuna en mil millones de dólares, lo que fue calificado por el Gobierno mexicano como desproporcionado y sin sustento.

La realidad señala que, junto a sus socios Ismael El Mayo Zambada e Ignacio Nacho Coronel, abatido por el Ejército en julio de 2010, El Chapo ha podido extender su dominio a 17 entidades del país y fortalecer el trasiego de cocaína, marihuana y drogas sintéticas hacia Estados Unidos, lo que ningún otro cártel mexicano ha conseguido. 

Ahora ve