El PRI rompe la línea de sucesión del llamado Grupo Atlacomulco en Edomex

Después de décadas de gobiernos del mítico grupo, el precandidato Eruviel Ávila rompió con la dinastía para abanderar al partido en el poder
eruviel y del mazo
eruviel y del mazo  eruviel y del mazo
Rosario García
Autor: Rosario García | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

Estructura electoral y cálculos fríos, no tradiciones políticas ni parentescos, fue lo que privilegiaron el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto y su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), al postular como precandidato al gobierno del Estado de México a Eruviel Ávila Villegas.

Con ese paso se rompió la línea de sucesión del llamado Grupo Atlacomulco, decisión que podría resultar exitosa para el PRI incluso hasta 2012, cuando en México se lleve a cabo la elección para elegir presidente de la República, opinan algunos especialistas consultados por CNNMéxico. Sin embargo, los detractores del priismo ven en la postulación de Ávila una ruptura y derrota anticipadas.

Ávila, alcalde con licencia de Ecatepec, un municipio en el noroeste del Estado de México que es el más grande del país en población, es el primer aspirante del PRI al gobierno local en siete décadas que no nació ni se formó políticamente en el Valle de Toluca (que integran los municipios de Toluca, Metepec, Lerma, Atlacomulco), del que han salido por lo menos ocho mandatarios.

A los políticos originarios de esta zona se les considera integrantes del Grupo Atlacomulco, fundado en la década del 40 para retener el control de la entidad, aunque su existencia nunca ha sido reconocida oficialmente.

Mitos y realidades

La fundación de ese clan es uno de los mitos de la política mexicana, pero su origen está documentado en el libro Negocios de Familia, biografía no autorizada de Enrique Peña Nieto y el Grupo Atlacomulco (Planeta, 2009), de Francisco Cruz y Jorge Toribio Cruz.

Ahí se recopilan testimonios que acreditarían su creación en Atlacomulco, municipio cuna del grupo, al que una vidente habría vaticinado que de él surgiría un presidente de la República. Esa es la motivación que guiaría hasta hoy a sus miembros y descendientes.

Mito o no, la realidad es que han gobernado el estado Alfredo del Mazo Vélez, Alfredo del Mazo González, Carlos Hank, Ignacio Pichardo, César Camacho Quiroz, Emilio Chuayffet, Arturo Montiel, todos ellos considerados miembros del clan, al igual que Peña Nieto, a quien se ubica hoy como su líder y quién es el aspirante presidencial del PRI con mayores posibilidades, según las grandes casas encuestadoras de México.

También pertenecerían a esa casta los ex precandidatos priistas que quedaron en el camino: Alfredo del Mazo Maza, alcalde de Huixquilucan, hijo y nieto de ex mandatarios y Ernesto Nemer, líder del Congreso estatal.

Pero Eruviel se erigió precandidato único y ahí unos ven estrategia de triunfo, y otros, visos de derrota.

Entre estos últimos, el precandidato mexiquense Alejandro Encinas, de la izquierda, representada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

"El Grupo Atlacomulco es un sistema de intereses y complicidades al servicio del cacique en turno y ya los dividimos. Entre dos representantes de ese clan de corrupción, Nemer y Del Mazo, los orillaron a cambiar estrategia", explicó Francisco Cruz a CNN México.

"Se terminó una de las reglas no escritas en la política local que era clave en el sistema de control político: el hecho de que se haya nombrado a un candidato del Valle de México", dijo.

El Partido Acción Nacional (PAN), de centro derecha, coincidió en el diagnóstico.

El subcoordinador de los diputados federales del PAN, y aspirante a dirigir al panismo mexiquense, Carlos Alberto Pérez Cuevas, aseguró que aunque "el Grupo Atlacomulco está vivito y coleando ya sufrieron un revés".

"Viene una ruptura, basta leer los signos: al acto de unción de Eruviel faltaron  Del Mazo González, Chuayffet, Montiel, Pichardo. En el PRI están peleados", aseguró a CNNMéxico.

El PRI, armado

Para el doctor en ciencia política del Colegio de México, especializado en élites políticas y sistema político, Rogelio Hernández Rodríguez, no hay Grupo Atlacomulco. Tampoco hay visos de división.

"El candidato natural era Ávila y al postularlo Peña mostró control político y mantuvo la disciplina".

Un seguimiento de por lo menos la mitad del sexenio, sostuvo, "demuestra que sólo había de dos: Eruviel y Nemer…han sido los más cercanos y no había un tercero…la pregunta más bien es por qué en los últimos meses salió Del Mazo, quizá para confundir".

El académico cree que el PRI ganará el estado, incluso si PAN y PRD se unen, pues en las elecciones de 2005 y 2009 "han caído tanto que no hay posibilidades de recuperación y una alianza no es una suma aritmética de sus votos".

Ecatepec, reserva de votos

Para Francisco Cruz, periodista y coautor de Negocios de Familia, los números fríos apuntaron a Eruviel como la opción y no hubo sorpresas.

Del Mazo, sin estructura y con apenas control en Huixquilucan, estaba fuera. En Toluca, Nemer y sus apoyos "apenas garantizaban, de entrada, unos 300,000 votos duros", según Cruz.

En cambio, tan sólo en Ecatepec, cuna de Eruviel Ávila, la población es de un millón cien mil habitantes y "se trata de un priista que cuenta con estructura en casi todo el Valle de México, donde están nueve de los 10 municipios más poblados del estado… la decisión era obvia", dijo.

Además, el especialista en la política mexiquense aseguró a CNNMéxico que el precandidato del PRI "no tiene el apellido Del Mazo, pero es el único con estructura propia, era riesgoso que se hubiera ido a la oposición, por eso el PRI no tuvo dudas".

Cruz consideró que el PRI puede ganar, y Peña Nieto sacrificó a los integrantes del Grupo Atlacomulco por el bien mayor: la presidencia, y ésta no necesariamente pasa por un triunfo mexiquense. Incluso hasta se podría capitalizar una derrota.

Ahora ve
No te pierdas