Peña Nieto y Castro van por una nueva etapa en la relación México-Cuba

El gobierno de México y el cubano se disponen a dejar atrás los conflictos diplomáticos que prevalecieron durante los dos sexenios panistas
Autor: Tania L. Montalvo | Otra fuente: CNNMéxico

México y Cuba quieren relanzar su relación bilateral y mantenerla "al más alto nivel". La reunión de los presidentes Enrique Peña Nieto y Raúl Castro el fin de semana pasado busca marcar una nueva etapa entre ambos países.

Después de los roces que surgieron con el gobierno panista de Vicente Fox (2000-2006) Peña Nieto y Castro buscan reconstruir el vínculo, según dijeron tras su encuentro en el contexto de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Ambos mandatarios coincidieron “en la importancia de relanzar a la brevedad la relación entre ambos países, a partir de los estrechos vínculos culturales e históricos, así como los lazos de mutuo afecto que unen a ambas naciones”, informó la Presidencia de la República.

El diario Granma calificó que el encuentro entre Castro y Peña Nieto se llevó a cabo en un ambiente "cálido y cordial".

"El Presidente mexicano expresó su deseo de que las relaciones con Cuba se mantengan al más alto nivel, lo cual fue reciprocado por Raúl", difunde el diario oficial cubano.

Los mandatarios conversaron en Santiago de Chile, tras coincidir en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Los roces diplomáticos

En la relación de México y Cuba hubo diversos roces diplomáticos desde la presidencia de Vicente Fox (2000-2006), en cuyo periodo, incluso se retiraron a los representantes consulares de cada país.

El último viaje de un mandatario mexicano a Cuba ocurrió en abril del año pasado, cuando Felipe Calderón (2006-2012) estuvo menos de 24 horas en la isla; diez años antes, en febrero de 2002, Fox viajó a La Habana en una visita que marcó el inicio de la ruptura entre los dos países.

El objetivo de la visita era “ampliar y profundizar la relación bilateral” pero en un evento fuera de agenda, Fox y el entonces canciller, Jorge Castañeda se entrevistaron con un grupo de disidentes, entre los que destacaban representantes de la Comisión Cubana a favor de los Derechos Humanos y de la Reconciliación Nacional.

Según la prensa cubana, con esa reunión, Fox se convirtió en el primer jefe de Estado en tener reuniones con disidentes durante una visita oficial a Cuba.

Además, el expresidentes mexicano dijo al diario Granma que no estaba dispuesto a intermediar en el conflicto entre Cuba y Estados Unidos para poner fin al bloqueo económico, pues dijo que “no era el papel” de México.

Un mes después de la visita de Fox a Cuba, Castañeda inauguró en Miami el Centro Cultural Mexicano, en donde dijo que “las puertas de la embajada de México están abiertas para todos los cubanos, como lo están también las de México”, lo que provocó que al menos 500 cubanos solicitaran esa misma noche asilo en la sede diplomática.

México argumentó que las palabras de su canciller habían sido sacadas de contexto y permitió que las autoridades cubanas desalojaran la Embajada mexicana sin violencia. Castañeda, sin dar más explicaciones dijo que interpretaba los hechos como “una travesura de Fidel Castro”, que utilizó la confusión para tensar la relación.

El distanciamiento

El punto más crítico de la relación ocurrió en marzo de 2012, cuando Castro abandonó la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo que se realizaba en Monterrey, Nuevo León.

"Les ruego a todos me excusen que no pueda continuar acompañándolos, debido a una situación especial creada por mi participación en esta cumbre, y me vea obligado a regresar de inmediato a mi país”, dijo Castro.

Incluso, el Congreso de México pidiera la comparecencia de Castañeda para explicar qué provocó la salida abrupta del presidente cubano.

La respuesta la daría el mismo Fidel Castro un mes más tarde, cuando México se dijo a favor de una resolución en las Naciones Unidas que contemplaba una visita del organismo a Cuba para observar el respeto a los derechos humanos en la isla.

El presidente cubano dio a conocer una conversación telefónica en la que se escucha a Vicente Fox diciendo, “me acompañas a la comida y de ahí te regresas”.

En el audio, Castro responde “¿en qué más puedo servirlo?”, a lo que el exmandatario mexicano replica “pues básicamente en no agredir a Estados Unidos o al presidente Bush”.

Con esta grabación, Castro denunció que Estados Unidos había estado presionando a México, primero para forzar su retirada de la cumbre celebrada en marzo de 2002 en Monterrey y después para votar a favor de la resolución de las Naciones Unidas.

Los desencuentros continuaron dos años después, con la detención del empresario Carlos Ahumada en Cuba, contra quien se inició un proceso de extradición porque era buscado en México por fraude.

Sin embargo, Cuba lo deportó inesperadamente argumentando que el interés por el empresario tenía una “connotación política” por el interés del expresidentes Fox de afectar al entonces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

Lo anterior provocó que Vicente Fox anunciara la expulsión del representante diplomático de Cuba, Jorge Bolaños, por inmiscuirse en la política interna del país y ordenó el retiro de su embajadora en La Habana, Roberta Lajous.

La relación con Felipe Calderón

En julio de 2006, -cuando en México se calificaba la elección presidencial en la que resultó ganador Calderón con menos del 1% de los votos­-, Fidel Castro cedió el poder de manera provisional a su hermano Raúl por motivos de salud.

Dos años más tarde, Fidel informó que no aspiraba al cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe, con lo que renunció al poder.

La relación bilateral entonces comenzó a recuperarse, primero con la visita de la titular de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, en marzo de 2008; y luego la del canciller cubano, Felipe Pérez Roque, a México, para firmar un acuerdo para ordenar el flujo migratorio.

Sin embargo, las pláticas entre gobiernos se suspendió cuando Raúl Castro decidió suspender en 2009 los vuelos desde y hacia México por el brote de influenza H1N1.

“Como Cuba canceló los vuelos, no voy a poder ir a la isla”, dijo Calderón en respuesta.

En una editorial publicada en la prensa cubana, Fidel Castro dijo que “Cuba y decenas de otros países pagamos los platos rotos" de la poca información que emitió México sobre el virus.

El reencuentro

Fue hasta 2010 cuando Raúl Castro y Felipe Calderón se encontraron en la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe que se celebró en Playa del Carmen, Quintana Roo y en abril pasado, al final de su sexenio, que el expresidente mexicano visitó la isla, tras diez años de la gira que realizó Vicente Fox.

En Cuba, Calderón condenó el embargo económico de Estados Unidos y dijo que tras su reunión con Castro iniciaba una relación “renovada” entre los dos países.

Ese mensaje fue el mismo que emitió Peña Nieto tras conversar con Raúl Castro este 27 de enero, el cual apoyó durante su último mensaje ante los líderes de la Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe, en donde dijo que México estará vinculado y en solidaridad con Cuba.

Ahora ve
No te pierdas