El proyecto hidráulico Monterrey VI, innecesario en Monterrey: ONG

El acueducto que comprendería un total de 372 kilómetros, y correría de Veracruz a Nuevo León, está inmerso en la polémica por su alto costo
Autor: Marcos Martínez Chacón | Otra fuente: CNNMéxico

La polémica que envuelve al proyecto hidráulico Monterrey VI, por el reclamo de organismos empresariales, ambientalistas y civiles que exigen al gobierno de Nuevo León suspender la obra, va en aumento.

Desde que el gobierno estatal anunció la obra en octubre de 2012 hasta este mes, 55 organismos nacionales y estatales han formado un frente opositor a la construcción, la cual califican de costosa e innecesaria.

Los organismos acusan que la construcción de Monterrey VI, que consistiría en un acueducto de 372 kilómetros que llevaría agua al área metropolitana de Monterrey desde la cuenca del río Pánuco, en Veracruz, ocasionaría daños al medio ambiente.

Para trasladar el agua a Monterrey, capital de Nuevo León, el acueducto cruzaría los estados de Tamaulipas y San Luis Potosí, entidades del noreste de México.

El rechazo a la obra aumentó con el arranque de las campañas rumbo a la elección de gobernador del 7 de junio. Los candidatos opositores al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que actualmente gobierna el estado, se han sumado a la exigencia de frenar la construcción.

Entre los organismos opositores están la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Greenpeace México, Agua para Todos, Reforestación Extrema, el Consejo Cívico de Nuevo León, Academia Nacional de Arquitectura y Evolución Mexicana, entre otros.

Pese a los reclamos, el gobernador Rodrigo Medina ha reiterado que la obra continuará porque la construcción es necesaria para garantizar el abasto de agua en los próximos 50 años.

"El proyecto sigue su marcha. Ya se inició y continuará. Es un proyecto muy necesario. Detenerlo no es opción", declaró Medina el 29 de enero tras cuestionamientos de los organismos.

Si lees esta nota en un dispositivo móvil, da clic aquí para ver la infografía

Obra millonaria

El acueducto costaría —entre la construcción de la obra física, mantenimiento, operación y financiamiento— 47,000 millones de pesos que se pagarían a 27 años mediante un esquema de Asociación Público Privada.

El costo ha sido criticado por organismos y analistas financieros ante el nivel de endeudamiento que enfrenta el estado, pues los pasivos estatales ya rebasan los 60,000 millones de pesos.

El costo real del acueducto se dio a conocer al concluir la licitación en septiembre de 2014, y pese a anunciar dos años antes que el costo aproximado sería de 14,000 millones de pesos, la cifra aumentó en 235% más de lo planteado.

La cifra de 47,000 millones de pesos se desprende de los detalles incluidos en el contrato adjudicado en septiembre de 2014 al consorcio ganador de la obra.

En el documento se indica que la construcción de la obra física costaría 16,426 millones de pesos, pero al tomar en cuenta los pagos por el financiamiento, mantenimiento y operación, que serían de 144 millones 999,033 pesos mensuales durante 27 años, el gasto asciende a cerca de 47,000 millones de pesos.

El gobierno alega que la obra costaría alrededor de 17,000 millones al considerar solo el gasto en la construcción de la obra física.

José Luis Luege Tamargo, quien encabezó la Comisión Nacional del Agua (Conagua) durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón, ha calificado el incremento en el gasto por la obra de "locura", al asegurar que la cifra registrada del proyecto en la dependencia era 13,500 millones.

"Es un proyecto exageradamente caro para Agua y Drenaje de Monterrey y, por lo tanto, es un proyecto que debe replantearse", señaló Luege al ser consultado por CNNMéxico durante una aparición pública con la exprimera dama, Margarita Zavala.

"Estos proyectos de agua requieren un mayor apoyo del gobierno federal a fondo perdido. Nosotros planteamos el Monterrey VI con un 35% mínimo de apoyo a fondo perdido, pues como lo plantearon con un 18%, el capital de riesgo y el financiamiento se encarecen mucho y lo que tendrá que pagar el usuario del agua van a ser cantidades fuera de la lógica".

La suma total del costo de la obra planteada por el gobierno estatal contrasta con el costo de otras obras en Nuevo León, como la Línea 3 del Metro de Monterrey, en la que se invierten 5,692 millones de pesos.

Sobre el aspecto financiero, Agua y Drenaje Monterrey explica que el costo de la obra es recuperable a través de las cuotas de nuevos desarrollos.

"Se debe hacer hincapié en que la inversión que se aplicará para llevar a cabo este proyecto es totalmente recuperable través de las cuotas de aportación que cubren los nuevos desarrollos urbanos, comerciales e industriales, así como con los ingresos adicionales que recibirá el organismo durante los próximos 30 años", dice el organismo en su sitio de internet.

Grupo Higa acapara ganancias 

Otro aspecto que aviva la polémica en torno a Monterrey VI es la participación de Grupo Higa, propiedad de Juan Armando Hinojosa Cantú, que tendría 52.75% de las ganancias del proyecto, según información publicada el 30 de enero por Reforma.

Este porcentaje se desprende de las ganancias que obtendría la empresa Concretos y Obra Civil del Pacífico, de Higa, por un 37.5% del costo de la obra, y los ingresos que tendría Desarrollos y Construcciones Rogar, por un 15.25% de la inversión.

De acuerdo con Reforma, aunque aparentemente solo Concretos y Obra Civil del Pacífico pertenece a Hinojosa, en documentos de la licitación el propietario de Desarrollos y Construcciones Rogar, Jesús Rogelio García Arzabala, aparece también como representante legal de la compañía de Higa que participó en el proceso.

En conjunto, ambas compañías, ligadas a Higa, obtendrían 24,792 millones de pesos, 52.75% del costo total de la obra.

Hinojosa es el constructor de la casa blanca de la primera dama Angélica Rivera y ha sido beneficiado con múltiples contratos durante las gestiones de Enrique Peña Nieto como gobernador del Estado de México y ahora como presidente.

Higa formó parte del consorcio que obtuvo en noviembre de 2014 el contrato de 51,000 millones de pesos para construir el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro y que fue cancelado en medio del escándalo por el posible conflicto de interés con la empresa, quien también vendió una casa al secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Las empresas restantes son las siguientes: Controladora de Operaciones e Infraestructura, del Grupo ICA, Desarrollos y Construcciones Rogar, Recsa Concesiones y Pyecsa.

Ambientalistas y ciudadanos cuestionan viabilidad  

Organismos ambientalistas como el Fondo de Agua Metropolitano de Monterrey (FAMM), Agua para Todos, Reforestación Extrema y Mundo Sustentable consideran innecesario el proyecto.

A través de diversos estudios, entre los que destaca uno elaborado por la organización internacional The Nature Conservancy (TNC), con presencia en 30 países, se señala que Monterrey VI es inviable y que ocasionaría daños al medio ambiente.

Los ambientalistas proponen que, para garantizar el abasto de agua, en lugar del acueducto, el gobierno construya presas, que costarían una fracción mínima de lo que se gastará en Monterrey VI.

El 4 de febrero, al dar a conocer el estudio realizado por 20 expertos de TNC, Eugenio Clariond, presidente del FAMM, calificó de "nefasto" el proyecto.

Clariond mencionó que "(la inversión en el acueducto) va a ser nefasta en lo económico, en lo ecológico y en lo social".

En otro estudio, avalado por 11 organismos ambientalistas y civiles, se detalla que el estado manipuló cifras técnicas para justificar la obra.

Por ejemplo, el análisis sostiene que, mientras el estado asegura que la ciudad de Monterrey requerirá de 6 millones de metros cúbicos de agua en los próximos 30 años, en realidad solo necesitará 2 millones.

El gobernador Medina declaró el 20 de febrero que la obra arrancó desde el 29 de diciembre pasado —fecha establecida en el contrato para comenzar los trabajos—, con el inicio de los estudios de campo en la zona donde se construiría el acueducto.

"El arranque significa ver la zanja y el tubo, pero para eso tiene que haber, primero, trabajos de estudio en campo en todo el tendido... son casi 400 kilómetros. Ya están los equipos en campo. Ya se está haciendo ese trabajo", expresó el mandatario.

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×