Lo vuelven a hacer: Emiten orden contra migrantes en víspera de visita a México

La firma de la orden que permitiría la deportación de cualquier migrante indocumentado al país, se da a horas del arribo de los secretarios de EU, Rex Tillerson y John Kelly al país.
Endurecimiento  El secretario de Seguridad Interior, John Kelly, firmó la nueva orden con la que la Casa Blanca estima la deportación de al menos un millón de indocumentados.  (Foto: EFE)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El gobierno de Donald Trump, lo hizo de nuevo. A 36 horas de la llegada de los secretarios de Estado, Rex Tillerson y de Seguridad Nacional, John Kelly al país para sostener una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, la administración noteamericana volvió a tomar acciones en contra de la migración que podrían afectar directamente a México.

Y fue el poropio Kelly, quien este jueves será recibido por el secretario de el titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el funcionario que firmó la circular donde se emiten los lineamientos que refuerzan las medidas contra los migrantes indocumentados y la contratación adicional de 5,000 elementos que ayunden en las tareas de las agencias de Aduanas y Protección Migratoria (CBP, por sus siglas en inglés) y Aduanas y Control Migratorio (ICE).

“Se autoriza al Departamento a devolver a los inmigrantes que lleguen al país desde un territorio extranjero contiguo a los Estados Unidos al territorio desde el que llegaron, en espera de un proceso de formal de remoción”, dice el documento difundido este martes.

Con estas nuevas directrices, la Casa Blanca estimó la deportación de al menos un millón de migrantes —de cerca de 11 millones de indocumentados—, cuyos casos ya fueron resueltos por las cortes migratorias.

“Todo lo que esto hace es establecer los procedimientos exactos para asegurarse de que sea procesado este subgrupo de personas que representan una amenaza a nuestra nación porque han sido convictos, han violado la seguridad pública o tienen antecedentes criminales”, detalló el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Lee: Lo que está en juego con el segundo decreto migratorio de Trump

Tema central en visita

En respuesta, el canciller mexicano, Luis Videgaray señaló que las nuevas medidas migratorias emitidas por el gobierno estadounidense serán tema central de las reuniones que tendrán con Kelly y Tillerson, pues señaló que no aceptarán decisiones unilaterales del vecino del norte.

“El gobierno y el pueblo de México no tiene porque aceptar disposiciones que de manera unilateral un gobierno le quiera imponer al otro, eso no lo vamos a aceptar, porque no tenemos porque hacerlo, no es del interés de México”, dijo esta mañana en el marco de la firma de un acuerdo con el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derecho Humanos.

Señaló que el gobierno mexicano actuará por la vía jurídica en apego a las leyes estadounidenses para emprender la defensa de los connacionales que se encuentren en el exterior, y que incluso se analiza acudir a instancias internacionales.

“Que no quede ninguna duda, México y el gobierno de México no habrán de dudar en acudir a los organismos multilaterales, empezando por las Naciones Unidas, para defender, conforme al derecho internacional, los derechos humanos, las libertades y el debido proceso en favor de los mexicanos en el exterior”, enfatizó.

Por otro lado, el excanciller Jorge Castañeda calificó de "aberrantes" las nuevas dispocisiones y señaló en la necesidad de que el gobierno mexicano endurezca los criterios para permitir el ingreso de deportados al país.

"Hemos insistido en que México sólo debe aceptar deportados cuya nacionalidad mexicana sea comprobada por Estados Unidos, no por autoridades mexicanas (...) debiéramos filtrar a todos y decir sólo aceptamos a mexicanos cuya nacionalidad ha sido comprobada, porque se tiene un doble efecto no solo nos echa la carga a nosotros, le sobrecarga a ellos su sistema", señaló en entrevista a Radiofórmula.

Recomendamos: Rex Tillerson: el reto de reconstruir los lazos EU-México

Una relación de golpeteo

Ésta no es la primera vez que la administración de Donald Trump deja de lado la diplomacía y en vísperas de reuniones de acercamiento o trabajo entre su equipo y altos funcionarios mexicanos, hace declaraciones polémicas o firma órdenes ejecutivas que afectan a mexicanos.

La primera, se dio el pasado 24 de enero, cuando a través de Twitter el mandatario estadounidense anunció la construcción del muro que ratificó un día después mediante una orden ejecutiva, la cual firmó mientras los secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, se encontraban en su país.

La insistencia del magnate en que México pagará por la muralla llevó a la cancelación de una reunión programada con el presidente Enrique Peña Nieto, para el pasado 31 de enero.

Semanas después, mientras Videgaray se encontraba nuevamente en el país para reunirse con altos funcionarios de EU, el republicano insistió en el tema, a pesar de que en una llamada telefónica del 27 de enero, Trump había acordado con Peña Nieto no hablar del tema en público, según un comunicado del gobierno mexicano.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Mucha gente dijo: 'Bueno, Trump está bromeando sobre el muro'. Yo no bromeaba. No bromeo. No bromeo sobre cosas como ésta. Sí, tendremos un muro y será un gran muro (...) créanme, el muro está siendo diseñado ahora", remarcó el mandatario estadounidense en aquella ocasión.

Recomendamos: EU iniciará la construcción del muro en tres puntos

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×