Jorge Amador, el académico que logró reducir la inseguridad en Neza

Durante cuatro gestiones perredistas, la seguridad en este municipio mexiquense ha estado a cargo de un abogado, sociólogo y filósofo que, para bajar los índices delictivos, cambió el modelo policial.
Desde joven, Amador combinó sus estudios con la política y más tarde con el ejercicio de cargos en la administración pública.
Entre la academia y el servicio público  Desde joven, Amador combinó sus estudios con la política y más tarde con el ejercicio de cargos en la administración pública.  (Foto: Especial)
Bianca Carretto
NEZAHUALCÓYOTL (Expansión) -

Jorge Amador tiene casi 10 años al frente de una tarea que podría describirse como "la rifa del tigre": la seguridad pública en el municipio mexiquense de Nezahualcóyotl, uno de los más grandes y poblados del país, así como una localidad que hasta hace unos años figuraba entre las más peligrosas de todo México.

Tras su paso por el cargo, la incidencia delictiva en Neza ha bajado significativamente —por ejemplo, el número de denuncias registradas en 2012 disminuyó 47.9% para 2015—, un hecho que él atribuye a la premisa que asegura seguir en su trabajo diario —la seguridad como servicio y no como negocio— y a que su trayectoria profesional le permite ver el problema con un enfoque distinto al de la mayoría de los funcionarios del ramo.

Su formación es la de un hombre dedicado a la academia y la investigación. Es abogado por la Universidad de Guadalajara, maestro en Filosofía por esa misma institución y doctor en Sociología por El Colegio de México (Colmex), desde donde brincó a la política y más tarde a las entrañas de la administración pública.

Hoy, en una entrevista en su oficina dentro de la presidencia municipal —donde se instalan pantallas que le permitan monitorear el C4—, Amador narra cómo ha sido ese camino, recuerda a algunas de las figuras públicas con las que ha trabajado codo con codo y detalla algunas de las claves que ha seguido para enfrentar la inseguridad pública, uno de los problemas que más preocupan a los mexiquenses en el contexto de la elección de gobernador que está por realizarse el próximo 4 de junio.

Video: Lo bueno, lo malo y lo feo en seguridad de los candidatos en el #Edomex

De un ejido de Jalisco a la política

Amador nació en Jalisco, en el ejido de Palo Verde, de donde salió junto con su familia en busca de mejores oportunidades y para poder estudiar. Tras un primer intento fallido por ingresar a la Universidad de Guadalajara, trabajó como auxiliar en una oficina del Ministerio Público Militar. "Ya el segundo año sí fui admitido en la Universidad y estudié mi preparatoria", recuerda.

En aquella época, la situación económica de su familia lo obligaba a combinar sus estudios con trabajos como profesor y ayudante en una notaría pública, al tiempo que el movimiento del 68 empezaba a despetar en él interés por las transformaciones que había en el país.

Al término de sus estudios en Derecho y de la maestría en Filosofía, recibió una oferta para trabajar en un juzgado de distrito en Nogales, Sonora. Sin embargo, sus inquietudes académicas lo llevaron a la Ciudad de México para cursar un doctorado en Ciencias Sociales.

En ese punto inició su vida política. Entró al Partido Socialista de los Trabajadores (PST) —en el que militó 20 años—, fue diputado en dos ocasiones —de 1978 a 1981 y de 1985 a 1988— y apoyó activamente la primera campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas, en una contienda que la izquierda perdió y que estuvo marcada por los cuestionamientos a la legitimidad del proceso.

Años después de concluido su ciclo en el PST, en 1997 volvió a encontrarse con Cárdenas, recién electo jefe de gobierno capitalino, y en ese entonces fue designado coordinador de asesores del entonces subsecretario de Coordinación Delegacional y Metropolitana, Pedro Etienne.

"Tuve la oportunidad de conocer muy de cerca los problemas de las delegaciones, los problemas de los municipios conurbados, y la relación del entonces Distrito Federal con el Estado de México, en áreas como la cuestión ambiental, la seguridad, el problema del abasto de agua, el manejo de los desechos sólidos...", recuerda.

Más tarde, para el año 2000, nuevamente se incorporó a la campaña presidencial de Cárdenas, y luego de la nueva derrota y de la altenancia en el gobierno federal, se dedicó a realizar trabajos de asesoría e investigación.

Lee: 2017 tiene el arranque de año más violento en dos décadas

La llegada a Neza

En 2003, el nuevo triunfo del PRD en Neza —el primer municipio conquistado por el partido del sol azteca en el Estado de México, en 1997— llamó la atención de Amador, quien, sin embargo, advertía una falla.

"De lo que me di cuenta es de que tenían un serio problema en materia de inseguridad. Habían pasado una serie de crisis que se había expresado, entre otras cosas, en el hecho de que la PGR detuvo al director de Seguridad Pública del trienio 2000-2003", dice.

En ese contexto, Amador tuvo conversaciones con el alcalde electo, Luis Sánchez, quien lo invitó a colaborar con él. El académico aceptó y empezó a pensar cómo podía resolverse este conflicto entre dos polos: el de la delincuencia y el de la ciudadanía. Con esto en mente, y a pesar de no contar con experiencia policial, echó mano de su experiencia política y académica para diseñar una estrategia en la que contaba con la "absoluta confianza" del edil.

En su segundo día al frente de la policía, leyó un decálogo a los cerca de 800 agentes municipales.

"Necesitábamos que los que se quedaran como policías tuvieran una absoluta honestidad y los que quisieran lucrar pues más les valía que se fueran, y les ofrecía el ayuntamiento una indemnización relativamente justa", dice.

La depuración tardó algunos meses. Cerca de 100 agentes se fueron, pero el ayuntamiento contrató a otros 400 durante esa administración. Las condiciones laborales cambiaron: de jornadas 24 horas de trabajo por 24 de descanso se pasó a una de 12 por 24, se incrementaron los salarios, se instrumentó un esquema de recompensas e incentivos, se impulsó la profesionalización de los agentes, y pusieron a los uniformados a leer.

"Inventamos un programa que se llamó Literatura Siempre Alerta, un programa innovador que no se practicaba en ninguna parte del mundo, que era poner a leer a los policías, y con el tiempo no sólo aprendieron a leer, sino que muchos aprendieron a escribir, y eso, en lugar de distraerlos de sus labores, los convirtió en policías mucho más amables con la gente y mucho más efectivos en la lucha contra la delincuencia”, explica, al tiempo que asegura que un año después se notaron los primeros resultados.

Según Amador, este plan ayudó a terminar con la creencia de que "la policía así ha sido, así es y así será", e incluso el académico tuvo la oportunidad de continuar con su labor en la gestión de otro alcalde, Héctor Bautista, también del PRD.

Salida y regreso

En 2009, sin embargo, el sol azteca perdió Neza y, a decir de Amador, esto echó por la borda los logros que se habían registrado en materia de seguridad.

"Lo lamentable no es el cambio de gobierno, así es la democracia, los ciudadanos dicen cuánto tiempo le dan la oportunidad a otro partido. El problema es que el nuevo partido que llegó aquí en 2009 revirtió todos los avances que se habían logrado", señala.

Bajo la administración del priista Edgar Cesáreo Navarro Sánchez, narra Amador, la policía regresó a su estructura tradicional, aquella en la que a los agentes se les obligaba a pagar a cambio de poder usar una patrulla o un arma.

"Volvieron a la policía una maquinita de generación de recursos, ya no era la policía como servicio, sino la policía como negocio", dice.

En consecuencia, la incidencia delictiva volvió a crecer y hubo tres cambios de directores de la policía a lo largo de tres años, al cabo de los cuales, en 2012, el PRD volvió al poder.

“El presidente municipal electo, Juan Zepeda —actual candidato a gobernador por el sol azteca—, hizo un esfuerzo muy persistente y muy perseverante para convencerme de que regresara como director. Yo en lo personal había llegado a la conclusión de que lo que podría aportar ya lo había hecho, y de que quien me había acompañado en esa primera etapa podría igualmente estar al frente y dirigir un esfuerzo de reconstrucción de los avances perdidos", dice Amador.

Pero después de reflexionar, y ante la insistencia de Zepeda, el académico aceptó volver.

Visto en perspectiva, Amador reconoce hoy que el primer semestre "fue duro" debido a la inercia de los años previos. Sin embargo, ya para 2015 se registró un marcado descenso, que el propio Zepeda ha presumido a lo largo de su campaña.

Contiendas políticas aparte, Amador actualmente forma parte de su cuarta administración municipal, esta vez con el perredista Juan Hugo de la Rosa, en cuyo mandato espera que su modelo basado en el servicio y la proximidad social siga dando resultados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La proximidad nos permite información, nos permite inteligencia, nos permite prevención y, por lo tanto, el aislamiento de los delincuentes. Al empoderarse los ciudadanos, se fortalecen las instituciones y se debilita a los delincuentes", asegura.

Lee: El Edomex, la segunda entidad con más impunidad, según informe

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×