OPINIÓN: El peso mexicano, más cerca del cielo que del infierno

El ciclo alcista del dólar contra el peso mexicano podría haber llegado a su fin cerca de los 20 pesos ya vistos, o lo hará en la zona de 21-23 pesos con un triunfo de Trump.
Dólar-Peso  Si tenemos un período de debilidad a 21-22 pesos, lo vemos como una histórica oportunidad de pasarse de dólares a pesos en vistas a los próximos meses o años  (Foto: Reuters)
Roberto Ruarte / / / Director y editor de Ruarte Reports

Nota del editor: Roberto A. Ruarte es asesor en mercados financieros. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) — Hace unos días, un reconocido banco estadounidense publicó un pronóstico dual para el dólar-peso mexicano. Si ganara las elecciones Hillary Clinton, el dólar-peso podría ubicarse en los 18 pesos; si ganara Donald Trump, según los analistas de este banco el dólar-peso podría saltar a 23 o 24 pesos.

El peso mexicano, que viene depreciándose en forma constante desde mayo 2013 y que alcanzara niveles de 11.95 a los niveles máximos de 19.92 justo en el primer debate presidencial de la semana pasada entre Clinton y Trump, parece estar debatiéndose entre el cielo y el infierno dependiendo del resultado electoral de EU el próximo 8 de noviembre.

Lee: Carstens asegura que si gana Clinton, baja la necesidad de alza de tasa

El peso mexicano va a la baja y la canasta básica hacia arriba

En 2015, ante el descreimiento generalizado, escribíamos en este mismo espacio y en reportes para clientes, que veíamos un dólar-peso de 17 pesos. A comienzos de este año, y nuevamente en medio del escepticismo ante un nuevo pronóstico, decíamos que veíamos que el dólar-peso podría verse en niveles por encima de 20 pesos en algún momento de 2016. De hecho, en bancos y casas de cambio ya se observaron niveles superiores apenas ocho días atrás, sintiéndonos satisfechos con nuestros pronóstico publicados 10 meses atrás.

Nuestra visión es que obviamente el dólar- peso no será indiferente a la elección en EU, sino más bien todo lo contrario. Eso sí, el mercado es anticipación y por lo tanto la volatilidad, con fuertes altibajos, se verá en lo que resta de octubre y empezando noviembre incluyendo también la publicación del resultado final de la elección.

Hillary Clinton parece haber sido la ganadora del primer debate y en las encuestas marcha con una leve diferencia en una elección que será reñida y en donde por primera vez ambos candidatos tienen índices de desaprobación muy altos. Cada vez que Trump se acerque a Clinton en las encuestas debemos esperar un peso más débil; si se aleja habrá un peso más firme. Esto no es un secreto. Así pudo verse luego del primero de los debates en donde el dólar fue al debate en 19.92 y ahora lo tenemos en niveles cercanos a 19.20 pesos.

Lee: Septiembre, un mes de miedo para el peso mexicano

¿Qué dice nuestro análisis? Si bien tenemos también una dualidad que está dependiendo de la marcha de las encuestas, hay un fuerte mensaje para transmitir: la depreciación del peso con respecto al dólar podría haber terminado en 19.92 o aún en el peor escenario del que liderara las encuestas y/o ganara Trump, podemos ver niveles de 21-22 pesos. Sin embargo, si se observaran esos niveles, sería una histórica oportunidad de pasarse de dólares a pesos, porque vemos un 2017 empezando con una tendencia de peso firme que puede durar semanas, meses y quizás bastante más que un año.

El ciclo alcista del dólar contra el peso mexicano, comenzado para algunos en abril de 2011 en niveles de 11.49 pesos por dólar y para nosotros en mayo de 2013 por conteo de ondas Elliott en 11.95, ya se encuentra en su fase terminal. De hecho, podría haber llegado a su fin cerca de los 20 pesos ya vistos o lo hará en la zona de 21-23 pesos si vienen malas noticias.

El mercado está preparado para malas noticias. Si uno observa con detenimiento, existen más de 85,000 contratos de futuros comprados por especuladores en contra del peso mexicano, niveles superiores a los 68,000 contratos registrados en los techos de 19.51 del Brexit en junio de este año y 78,000 contratos de los techos del dólar de 19.44 en febrero de 2016.

Al encontrarse el mercado preparado y comprado dólares, pueden ocurrir dos cosas: la mala noticia, es decir que Trump empezara a liderar las encuestas o gane, nos llevará a 21-22 pesos según nuestro análisis, pero allí los especuladores tomarán ganancia por su apuesta ya que se encuentran preparados. Si Clinton sigue afianzándose en sus encuestas, los especuladores deberán cerrar largos y eso afianzará al peso.

OPINIÓN: Desconfianza o depreciación del peso, ¿que frena a las inversiones?

En términos de niveles, parece ser que si el dólar regresa arriba de 19.70 será para ir arriba de 20 a la zona de 21-23 anticipándose a la peor noticia de la mano de encuestas favorables a Trump o de la noticia de su triunfo. Si Clinton afianza su ventaja y el dólar-peso perforase base cierre 18.89, los especuladores comprados en dólares deberán capitular y cerrar sus posiciones largas en dólares y esto puede generar una fuerte apreciación del peso y el comienzo de un nuevo ciclo de caída del dólar y subida del peso mexicano dando fin a la tendencia desde 2011 y desde 2013 hacia niveles de 17 pesos y niveles inferiores que oportunamente precisaremos.

Si observamos la gráfica técnica, el dólar-peso ha hecho un triángulo en contracción. El mensaje de una figura triangular es claro: es la última corrección que debe seguir la última subida del dólar. El objetivo del triángulo está entre 21-22 pesos, según la medición conservadora o ambiciosa que podamos hacer y el vértice del triángulo señala última semana de octubre como clave.

En términos técnicos, 19.92 puede ser parte de subdivisiones alcistas de un movimiento post-triángulo que es el último impulso para hacer techo. Si este fuera el caso, la zona de 19.20-18.90 será defendida por los compradores de dólares; se colocarán por encima de 19.70 e impulsarán por última vez a un peso débil hacia 21-22 pesos para allí terminar su ciclo y darse el gran cambio de tendencia de dólar firme y peso débil a un período de dólar débil y peso firme para 2017.

Si el dólar perfora 18.89, las posibilidades que 19.92 en el interbancario y niveles de 20.15 en pizarras hayan sido el final de la subida del dólar contra el peso se incrementarán notoriamente para ser nuestro escenario preferido.

Para nosotros, el peso está más cerca del cielo que del infierno. En todo caso, si tenemos un período de debilidad a 21-22 pesos, lo vemos como una histórica oportunidad de pasarse de dólares a pesos en vistas a los próximos meses o años.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Hay un viejo dicho que reza: comprar el rumor y vender la noticia. De hecho, aún en la peor noticia que sería el triunfo de Trump, creemos que la reacción en subida del dólar y depreciación del peso debe ser oportunidad de venta de dólares a niveles históricamente altos.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×