OPINIÓN: Hillary Clinton y Donald Trump critican a sus respectivas fundaciones

Tras la filtración de un memorándum que muestra actividades lucrativas en la Clinton Foundation, las críticas de la demócrata a la Trump Foundation pierden credibilidad.
Señalados uno al otro  Hillary Clinton y Donald Trump se han acusado mutuamente de utilizar indebidamente sus organizaciones familiares sin fines de lucro para beneficio personal.  (Foto: AFP/Archivo)
Por: ERROL LOUIS

Nota del editor: Errol Louis es el presentador de Inside City Hall, un programa político nocturno de NY1, un canal de noticias de Nueva York. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) – Con las recientes revelaciones de cómo el expresidente Bill Clinton mezcló la recaudación de fondos para la Clinton Foundation sin fines de lucro con oportunidades comerciales lucrativas para sí mismo, Hillary Clinton y su campaña pierden cualquier derecho a quejarse de los alegatos de supuestos atajos y negocios sombríos hechos por la fundación familiar, lanzados por su oponente, Donald Trump.

Ambos candidatos se han acusado mutuamente de utilizar indebidamente sus organizaciones familiares sin fines de lucro para beneficio personal. Ahora, al parecer, ambos candidatos tienen razón.

La fiscalía de Nueva York investiga a la fundación de Donald Trump

“No hay otra manera de verlo, excepto como corrupción pura”, así es como un portavoz de Trump, Jason Miller, describe las prácticas que se detallan en un memorándum incriminatorio del 2011, dado a conocer a través de la página web de WikiLeaks, que muestra a los ayudantes de Bill Clinton discutiendo cómo recaudaron millones de dólares de donantes corporativos para la Clinton Global Iniciative (CGI) —una iniciativa sin fines de lucro de la Clinton Foundation— y también organizaron que esos mismos donantes pagaran personalmente y por separado millones de dólares a Bill Clinton por concepto de “discursos, libros y compromisos por servicios de asesoramiento”.

Los ayudantes llamaron a esa parte de la operación “Bill Clinton, Inc.” y estimaron que recaudaron 3 millones de dólares en honorarios para el expresidente y arreglaron acuerdos que le pagarían alrededor de 66 millones de dólares en los próximos años.

OPINIÓN: La desagradable campaña 'Clinton vs. Trump' favorece a Obama

En uno de esos arreglos, según el memorándum, UBS Global Wealth Management donó 900,000 dólares a la fundación —y también pagó al expresidente 2 millones de dólares en honorarios por discursos entre 2011 y 2015, junto con 225,000 dólares a Hillary Clinton por un discurso en 2013.

Los discursos de Bill Clinton se pronunciaban generalmente junto al expresidente George W. Bush; una poderosa manifestación de influencia por parte de una institución bancaria que, como sus competidores, debe cumplir con una serie de leyes y reglamentos federales.

¿Qué mejor manera de señalar la influencia de un banco —y convencer a los reguladores de tratarlo con cautela— que poner a dos expresidentes en la nómina? Otras compañías multinacionales de alto perfil, incluidas Coca-Cola y Dow Chemical, hicieron acuerdos similares para pagar donaciones a la fundación y honorarios por discursos al expresidente.

OPINIÓN: Clinton debe aprovechar la recta final electoral

CGI celebró su última reunión el mes pasado —los Clinton la cerraron para eludir las críticas de Trump y de otros adversarios políticos— pero los detalles de la estrecha mezcla de recaudación de fondos públicos y privados muestran un lado sórdido que algunos asesores advirtieron que podría causar problemas para Hillary Clinton.

Como mínimo, desarma la crítica de la campaña de Clinton sobre Trump por sus propios chanchullos con su fundación familiar, en especial la donación de la Trump Foundation de 25,000 dólares a la fiscal general de Florida, Pam Bondi, casi al mismo tiempo en que la oficina de Bondi estaba considerando unir a Florida a una acción legal en contra de Trump por presuntamente estafar a los clientes de la Trump University.

OPINIÓN: ¿Por qué la derrota puede ser el mayor premio para Trump?

“Mientras que la Clinton Foundation ha recibido las calificaciones más altas de los organismos de control independientes de beneficencia, el uso de Donald Trump del dinero de su fundación para donarlo a la fiscal general de Florida, de hecho rompió la ley”, se lee en un comunicado publicado en el sitio web de la campaña de Clinton. “Donald Trump no tiene capacidad alguna para cuestionar a la Clinton Foundation, que trabaja para hacer más accesibles los medicamentos contra el SIDA y la malaria, cuando se ha demostrado que él utiliza su propia fundación para el lavado de donaciones de campaña ilegales”.

No esperes oír mucho acerca de las estupideces de fundaciones de ambos rivales. Es un tema en el que ninguno de los candidatos tiene una superioridad moral mayor a la cual aferrarse.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Este robot se desplaza por los pasillos para limpiar los pisos de Walmart
No te pierdas
×