OPINIÓN: La desagradable campaña 'Clinton vs. Trump' favorece al legado de Obama

El presidente de EU tiene dos cualidades que los votantes encontrarán ausentes en esta campaña: supera a Trump en el plano intelectual y tiene un anillo de autenticidad que contrasta con Clinton.
La mayoría de los presidentes registran una subida de aprobación en sus últimas semanas; la de Barack Obama es relativamente pequeña.
Nivel de aprobación  La mayoría de los presidentes registran una subida de aprobación en sus últimas semanas; la de Barack Obama es relativamente pequeña.  (Foto: AFP/Archivo)
Por: TIMOTHY STANLEY

Nota del editor: Timothy Stanley es historiador y columnista del diario británico Daily Telegraph. Es el autor del libro "Citizen Hollywood: How the Collaboration Between LA and DC Revolutionized American Politics". Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente suyas.

(CNN) – Barack Obama probablemente dejará la presidencia estando bien valorado. Su índice de aprobación semanal promedio se ubica actualmente en 54%. Dado el estado de la economía y los problemas de Estados Unidos en el extranjero, la explicación más plausible es que los votantes lo están comparando favorablemente con los candidatos a las elecciones.

La herencia de Donald Trump podría ser la de darle a Obama un mejor legado, un recordatorio de los tiempos más tranquilos y simples en los que vivíamos hace 18 meses.

Lee: Este lugar es donde se originó la fortuna Trump

Por supuesto, la mayoría de los presidentes registran una subida de aprobación en sus últimas semanas. La de Obama es relativamente pequeña. Ronald Reagan tenía un índice de aprobación de 63% a pesar del escándalo Irán-Contra. Bill Clinton gozaba del 66% a pesar de Monica Lewinsky. En el último año quedan políticamente invalidados y por lo tanto son casi apolíticos.

Sí, Obama ha estado haciendo campaña por Hillary Clinton. Pero también se ha relajado en la televisión con Jimmy Kimmel y Stephen Colbert y puso en marcha un plan apartidista y deslumbrante para llegar a Marte en 2030. Y finalmente admitió en público ser un fan de Star Trek, como evidenció su emotivo homenaje al fallecido Leonard Nimoy.

Sin embargo, es una sorpresa que Obama reciba siquiera un índice de aprobación positivo. Las ciudades han ardido. Obamacare, la reforma emblema del presidente, no gusta a nadie. El desempleo es bajo, pero también lo es la tasa de participación laboral, lo que sugiere que muchos han dejado de buscar trabajo. El crecimiento es lento; hay signos de desaceleración. La desigualdad de ingresos es un gran problema.

OPINIÓN: Clinton debe aprovechar la recta final electoral

Trump ha subrayado la pérdida de puestos de trabajo en el sector manufactura a manos de países extranjeros. Y los problemas que Estados Unidos tiene en el exterior realmente parecen graves. El caos en Siria e Iraq ha sido explotado por Rusia como parte de una lucha por la autoridad global que muchos temen Estados Unidos está perdiendo. Muchos también sienten que Estados Unidos ha sido blando con Irán. Y una serie de ataques terroristas este año dejaron entrever cuán vulnerable sigue siendo el país 15 años después del colapso del World Trade Center.

También hay motivos para decir que Obama aceleró la fractura de la política estadounidense y la disminución del respeto mutuo; que él, de alguna manera, ayudó a crear esa mancuerna Clinton vs. Trump.

OPINIÓN: Hillary Clinton y Michelle Obama suman fuerzas contra Trump

Los republicanos se quejaron de que se negó a trabajar con ellos en el Congreso durante su primer mandato, y aunque no podemos culparlo por ser un imán para la angustia de la derecha, su estilo partidario alentó la rebelión del Tea Party que polarizó la nación.

Las campañas presidenciales de Clinton y Trump a unos días de la elección

Las guerras culturales figuraron con protagonismo en su batalla por la reelección de 2012. Los conservadores creen que él interpretó al Nixon liberal, dividiendo al país en dos sobre el matrimonio del mismo sexo y el aborto, y él se quedó con la mitad más numerosa.

Él fue blanco de duros ataques republicanos en esa elección, nadie lo puede negar. Pero la campaña de Obama dibujó una imagen de Mitt Romney - un hombre evidentemente decente y moderado - como un rico malvado, y con ello contribuyó al armamentismo retórico de la política estadounidense, a esa oratoria de ataque.

OPINIÓN: ¿Por qué la derrota puede ser el mayor premio para Trump?

En un mundo en el que Romney puede ser pintado como un extremista, los pecados de Trump de repente se vuelven normales. Así como la violencia repetida tantas veces en la pantalla termina por insensibilizar y anestesiar las reacciones de la audiencia, así también la campaña sucia de 2012 dejó a muchos votantes inmunes a la calumnia y la demagogia.

Pero Obama nunca alzó personalmente su voz. Su acercamiento a la política es fresco, lógico y - esto es crucial - nunca una vergüenza para la república. Es muy bajo señalar que Obama nunca fue grabado diciendo que le encanta besar a las mujeres y manosearlas. Pero ahí es donde pusieron el listón, muy bajo, y Obama flota con elegancia por encima de él.

Barack Obama heredó el desastre más grande: Hillary Clinton

No escribo esto como un conservador que está siendo blando con el presidente. Él ha contribuido a la decadencia de Estados Unidos, y he detallado en otras ocasiones por qué. Pero Obama tiene dos cualidades que los votantes encontrarán ausentes en esta campaña.

Primero, Obama supera a Trump en el plano intelectual. Obama no sólo es inteligente, sino reflexivo - claramente tiene una profunda vida interior y una preferencia por la razón sobre el instinto. Ha sido un placer tener un presidente que suena como si hubiera meditado en lo que está hablando.

OPINIÓN: Hillary Clinton no ganará la elección, la perderá Trump

En segundo lugar, Obama tiene un anillo de autenticidad que contrasta fuertemente con Clinton. El suyo es un liberalismo fortalecido por la experiencia personal. La experiencia de ser un ‘outsider’ debido a su raza, de conocer hasta cierto punto la pobreza y del trance de no conocer realmente a su padre.

Pocos presidentes han sido tan abiertamente autobiográficos: La primera vez que los estadounidenses se toparon con Obama en el escenario nacional fue a través de una sincera autobiografía. Y el rencoroso debate sobre los orígenes de Obama - aunque feo y absurdo - en realidad conmovía emocionalmente.

Pocos de nosotros venimos de familias perfectas. Un presidente, como Bill Clinton, con un cierto conocimiento del dolor no es algo malo.

OPINIÓN: ¿Qué esperar de Clinton y Trump tras los debates?

La elección de 2008 ofreció al pueblo estadounidense una opción divisiva pero de mucha calidad. Obama fue el mejor de su generación de liberales. John McCain era el hombre más honorable entre los conservadores. Me hubiera gustado que el país hubiera preferido al soldado antes que al organizador comunitario. En esta ocasión, la opción de Trump y Hillary Clinton deja ver la militancia partidista en un caso y el poder de la arcaica maquinaria del partido en el otro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Trump suele afirmar que él ganará porque las encuestas muestran que la gente no aprueba el rumbo que lleva el país. Pero no entiende que los votantes no solo están insatisfechos con el historial de Obama, también están asqueados con esta campaña. A medida que nos acercamos al 8 de noviembre, el índice de aprobación del presidente podría aumentar aún más. Comparado con sus posibles sustitutos, él suena... bueno, presidencial.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Diez marinos de EU están desaparecidos tras choque de destructor en Singapur
No te pierdas
×