OPINIÓN: No hay ningún enemigo más íntimo de un mexicano que otro mexicano

Cualquier insulto externo se convierte en una ofensa imperdonable, como si la prerrogativa de la crítica nacional fuera exclusiva de los mexicanos.
Mirarnos en el espejo  Reaccionamos con elocuente ardor a cualquier enemigo que osare profanar con sus plantas nuestro suelo.  (Foto: iStock)
Por: JAVIER MARTÍNEZ STAINES*

Nota del editor: Esta columna de Opinión se publicó en la edición 1197 de la revista Expansión, 'Evolución 4.0', correspondiente a septiembre de 2016.

(Expansión) – A veces me siento como si fuera Brasil: grande, fatigado, frustrado por incurrir en el ciclo fatidíco y perpetuo de ser el país del futuro… siempre.

Otras veces me siento como si fuese Argentina: creativo, desordenado, grandilocuente, en permanente desacuerdo conmigo mismo. En ocasiones soy Colombia: ocurrente, bailador, curandero de mis propias heridas, echado para delante. En otras, Venezuela: colorido y divertido, pero con los planes torcidos y el futuro cancelado. A veces, Chile: pequeño, serio, corpulento, bien organizado y con aires melancólicos de poeta.

Muchas más soy México: lleno de posibilidades, alegre, sonriente, caótico, ruidoso, ingenioso, de pasado esplendoroso, pero atrapado en una espiral viciosa en la que protagonizo una obra de muchos comienzos, pocos finales y actúo como mi peor enemigo.

OPINIÓN: Felicidad, iPhones y pepinillos

Reduccionismos con fines didácticos a un lado, albergo todos esos sentimientos, manías, contradicciones, fantasmas, ángeles y demonios porque soy latinoamericano, ese gentilicio regional que en realidad es mero espejismo y cuya ansia fallida de hermandad fue secuestrada tiempo atrás por los sueños (tan húmedos como resecos) bolivarianos de Hugo Chávez.

De cualquier modo, la inmensa mayoría de las veces soy México, porque de aquí soy y desde chiquito me enseñaron a respetar los lábaros patrios, a venerar a la Guadalupana, a honrar a la sagrada familia, a echar desmadre a cualquier hora y en toda circunstancia y, sobre todo, a sentirme condenado por los ciclos recurrentes del fracaso, echar la culpa de todo a los demás y pasar del triunfalismo al derrotismo (y viceversa) a la velocidad de la luz.

Como bien escribió Juan Villoro, a raíz de nuestro escaso éxito deportivo en los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, parece que los mexicanos somos esencialmente exitosos en las contiendas de soledad (marcha) y sufrimiento (box). Sintomático.

Ocurre, también, que aquí se nos inyectan dosis frecuentes de nacionalismo, con estrofas de un himno nacional que en casi todos sus versos pregona nuestra bravuconería, a golpes de agave de muchos grados Gay Lussac, chiles con colores patrios, comidas interminables, simulaciones, corruptelas, politiquería de bajos vuelos y manifestaciones callejeras en contra de lo que sea.

OPINIÓN: Si el mundo es feliz, ¿por qué perseguimos Pokemones en las calles?

Entonces ese sentido de pertenencia entra a fases de trastorno bipolar y el orgullo se mezcla con la vergüenza, la alegría con la tristeza y, de pronto, uno ya no sabe exactamente cuál es el sentimiento dominante en la relación con la suave y agridulce patria.

Nuestro nacionalismo tiene vaivenes extraños. Algunos nos sentimos mexicanos hasta el tuétano y reaccionamos con elocuente ardor a cualquier enemigo que osare profanar con sus plantas nuestro suelo, dejando de lado que ni siquiera el payasito naranja nominado para la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano ofrece más riesgos y peligros que los que nosotros mismos fabricamos cotidianamente. Ningún enemigo más íntimo de un mexicano que otro mexicano.

Quizá por eso mismo desdeñamos a casi todos nuestros vecinos del sur: nos permiten mirarnos en el espejo. Quizá por eso mismo aquí hay tantos connacionales que siguen añorando a la “madre patria” –de ahí llegaron sus bisabuelos, pues– y otros más que son más agringados que un granjero de Kentucky.

OPINIÓN: La estruendosa frivolidad de ser 'jueces' en redes sociales

Pero cualquier insulto externo se convierte en una ofensa imperdonable, como si la prerrogativa de la crítica nacional fuera nuestra exclusiva. Los de fuera, vengan de donde vengan, estén donde estén, que se limiten a hablar bonito de nosotros.

El nacionalismo es camisa de fuerza. El patriotismo irreflexivo es límite y freno de mano. Si reclamamos apertura en otros lados, comencemos por practicarla dentro, que el lugar de nacimiento es mera circunstancia.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión
_________________________

* Javier Martínez Staines es periodista y director fundador de Think Tank New Media. Autor de dos libros y devoto de la gastronomía, los viajes, el yoga, la música, el cine, el whisky, el mezcal y las buenas conversaciones. Lo puedes seguir en Twitter e Instagram como @javierstaines. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

Ahora ve
Cámaras de seguridad captan a un extraño objeto iluminando el cielo
No te pierdas
×