OPINIÓN: La masificación del gas natural vehicular en México

La crisis ocasionada por el 'gasolinazo' podría detonar el uso masivo del gas natural comprimido para uso vehicular en el transporte público, en beneficio de las ciudades del país.
El gas natural es más ligero que el aire y en caso de una fuga, éste se disipa en la atmósfera y los tanques soportan fuertes impactos y altas temperaturas.
Ventajas  El gas natural es más ligero que el aire y en caso de una fuga, éste se disipa en la atmósfera y los tanques soportan fuertes impactos y altas temperaturas.  (Foto: Cuartoscuro)
ALEJANDRO VIOLANTE MORLOCK

Nota del editor: Alejandro Violante Morlock es miembro del Comité Técnico Nacional de Energía del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – El gobierno, como reacción al impacto del incremento de la gasolina y el diésel, promovió con interlocutores de la sociedad el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, y una de sus acciones es a través de la modernización del transporte público al implementar en 50 ciudades un programa para la reconversión de unidades de transporte público a gas natural comprimido para uso vehicular (GNV).

Vale la pena ubicar esta medida dentro del contexto mundial del GNV en el que esquemas de este tipo tienen más de 70 años en vigor. Actualmente existen más de 23 millones de vehículos usando GNV y hay más de 28,000 estaciones de servicio (EDS).

De acuerdo con información de la Asociación Internacional de Gas Natural Vehicular (iangv.org) los países líderes son China con 5 millones de vehículos que se mueven usando GNV, Irán 4 millones, Paquistán 3 millones, Argentina 2.3 millones, India 1.8 millones, Brasil 1.78 millones. En contraste, en nuestro país se estima que hay 8,000 vehículos convertidos que representa el 0.02 del parque automotor y solo 19 estaciones de servicio de GNV.

Lee: Fenosa busca abrir más estaciones de gas natural en México

El promover la masificación del mercado de GNV para el transporte público tiene una serie de bondades: el diferencial actual del precio de la gasolina magna y el diésel en su equivalente calorífico con el gas natural es de más del 50%; en el aspecto ecológico tiene la ventaja de ser de fácil implementación con reducciones de 30% menos de dióxido de carbono (CO2), 90% menos de monóxido de carbono (CO), reducción del 100% de partículas suspendidas y no produce óxidos de azufre (SOX).

Por otro lado, el gas natural es más ligero que el aire y en caso de una fuga, éste se disipa en la atmósfera y los tanques soportan fuertes impactos y altas temperaturas. Los kits de conversión son de quinta generación y el rendimiento entre GNV y la gasolina y diésel es igual, con la ventaja de que el GNV produce menos desgaste en los motores.

Cinco autos que ahorran más gasolina

Actualmente en México podemos destacar el caso de éxito de un programa de este tipo en la Ciudad de Querétaro, en donde más del 40% del parque vehicular del transporte público ya se mueve a GNV y el gobierno local publicó el año pasado, en su Ley de Movilidad, que en un periodo de 10 años todo el transporte público deberá usar combustibles alternos (GNV).

Lee: Semarnat publica la norma ambiental para vehículos 2017

En años recientes se han realizado inversiones multimillonarias para incrementar la red de ducto de gas natural en nuestro país, aprovechando traer la molécula más barata del mundo del otro lado de la frontera y sería lo más lógico aprovechar su uso en beneficio de la sociedad.

Para llevar a cabo una masificación del mercado de GNV en México, hemos identificado la necesidad de una estrategia nacional que requiere las siguientes acciones:

  • Creación de un marco normativo de promoción que incentive el consumo y masificación del GNV.
  • Desarrollo de un programa destinado a financiar: conversiones; vehículos nuevos a GNV, autobuses a GNV; estaciones de Servicio de GNV y talleres de conversión.
  • Implementación a nivel nacional de un Centro de Control de Carga-Banca de Desarrollo que brinde seguridad y control normativo del mercado del GNV y que sirva como cámara de compensación para el pago de créditos otorgados por el sistema financiero a través de la recaudación en las estaciones de servicio de GNV.
  • Simplificación y estandarización de trámites, entre ellos: Trámites Federales (ASEA, CRE, Sener); inclusión de uso de suelo y giro específico para estaciones de servicio de GNV en los planes parciales de desarrollo urbano municipales y la estandarización de los parámetros de riesgo y evaluación de los mismos a nivel estatal y municipal.
  • Implementación de un programa de comunicación para romper paradigmas y fomentar los beneficios del uso de GNV a gobiernos y transportistas.

Finalmente, esperamos que la crisis ocasionada por el gasolinazo realmente detone el uso masivo del GNV en el transporte público para el beneficio de muchas ciudades del país.

Un programa de esta naturaleza traerá a la mesa una fórmula de ganar-ganar con un gran beneficio para todos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Los partidos populistas de extrema derecha ganan terreno en Europa
No te pierdas