OPINIÓN: ¿Cuándo volver a pedir una tarjeta de crédito que te negaron?

La principal ventaja tras un rechazo crediticio es la experiencia que adquieres para identificar y preparar los riesgos que antes no fueron prevenibles.
Si tuvieras que volver a pedir una tarjeta de crédito que ya te rechazaron antes, ¿cómo tomar de nuevo el riesgo con los antecedentes a tu favor?
Análisis  Si tuvieras que volver a pedir una tarjeta de crédito que ya te rechazaron antes, ¿cómo tomar de nuevo el riesgo con los antecedentes a tu favor?  (Foto: iStock)
Freddy Domínguez

Nota del editor: Freddy Domínguez es Economista, cofundador y director general de ComparaGuru.com. Síguelo en su cuenta de Twitter: @fdominguez01. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) – Enfrentar el rechazo, tras haber aplicado a una resolución económica es difícil, especialmente si en algún momento debes atreverte a intentarlo de nuevo.

Si bien las tarjetas de crédito son el producto financiero más demandado por los mexicanos a los bancos -pues representan hasta el 38% de la cartera total de créditos, según datos del Banco de México (Banxico)-, el índice de aplicaciones rechazadas llega hasta 80% cuando se trata de clientes que solicitan una tarjeta fuera de sus posibilidades reales de pago, según datos de Buró de Crédito (Expansión, 2011).

Lee: BBVA Bancomer encabeza las quejas de la banca en México

Sin duda existen otras opciones de financiamiento, pero es posible que tras una negativa tu ánimo quede temeroso para buscar más alternativas y temas fallar nuevamente. Te invito a pensar, si tuvieras que volver a pedir una tarjeta de crédito que ya te rechazaron antes, ¿cómo tomar de nuevo el riesgo con los antecedentes a tu favor?

Evalúa tu realidad financiera y pon manos a la obra. Robert S. Kaplan y Anette Mikes, profesores de Harvard Business School, publicaron el artículo Managing risk: a new frame, (HBR, 2011) a propósito de la gestión de riesgos en decisiones de las que dependen factores externos e internos. Un proceso similar ocurre cuando nos arriesgamos a aplicar una tarjeta de crédito por segunda o tercera vez, y detectamos factores de éxito que podemos y no controlar.

¿Cómo usar las tarjetas de crédito en cada etapa de tu vida?

La principal ventaja tras un rechazo crediticio es la experiencia que adquieres para identificar y preparar los riesgos que antes no fueron prevenibles: conocer tu escenario ayudará en la obtención del producto financiero. Kaplan y Mikes detectan tres tipos de riesgos, que bien podemos equiparar cuando vuelves a aplicar una solicitud de crédito:

1. Riesgos prevenibles

A principios del 2017 ComparaGuru.com y Brad Feeboo realizaron un sondeo que detectó que el 24% de los mexicanos encuestados desconoce su score crediticio. Es tu derecho hacer una consulta gratuita al año, eso te dará un excelente diagnóstico de tu salud financiera. Un mal historial es razón suficiente para que tu solicitud sea declinada. Sé realista, pedir un crédito por encima de tus ingresos mensuales promedio no te hará jamás un prospecto solvente.

Lee: 5 claves que te ayudarán a evitar una catástrofe financiera

La experiencia también debe enseñarte que existen otros riesgos que puedes aminorar en el segundo (o tercer) intento: llena correctamente la aplicación, elige la tarjeta de crédito y el banco que coincidan con tu perfil de ingresos, y demuestra veracidad en la información dada. Ahí tienes los tres puntos débiles más evidentes, y comunes.

2. Riesgos estratégicos

Hay riesgos que tanto el banco como el cliente están dispuestos a asumir solo en ciertos casos. Un factor de rechazo de solicitudes es el exceso de tarjetas de crédito, aunque el cliente tenga el ingreso mensual adecuado. Es decir, si tienes más de 4 tarjetas, el banco considera riesgoso otorgar más créditos, pues se eleva el riesgo de impago. ¿Vale la pena intentarlo? Solo si tu capacidad de pago lo permite y la necesidad específica de esa tarjeta es indispensable.

3. Riesgos externos

Otra parte de los créditos rechazados corresponde a las personas con buen comportamiento financiero, pero que son anónimas ante los bancos y las Sociedades de Información Crediticia. Personas que nunca habían tenido la necesidad de un financiamiento, tienen ingresos y no deudas, pero cuando aplican por una tarjeta de crédito, obtienen un NO por respuesta.

Lee: 8 cosas que tienes que saber si quieres una tarjeta de crédito

En este caso, el banco no quiere asumir el riesgo por un desconocido y está en su derecho. Es un factor externo, sí. ¿Cuál es la estrategia? Construye un buen historial de pago por al menos 6 meses antes de volver a aplicar por la tarjeta, puede ser con un plan de telefonía a crédito o una tarjeta departamental.

Qué hacer para volver a solicitar una tarjeta de crédito

* Espera al menos 5 meses para solicitar nuevamente una tarjeta. Sí, lo sabemos, es mucho tiempo de espera, pero aprovecha ese periodo para poner tu historial en orden y saldar otras deudas. De lo contrario, la probabilidad de rechazo será alta.

* No apliques a varios bancos al mismo tiempo. Aunque puede ser una práctica inocente solicitar una tarjeta en diversos lugares, las instituciones financieras lo tomarán como una alerta. Así, los bancos y financieras ingresarán a tu buró de crédito y notarán que te han rechazado en otras instituciones lo que generará desconfianza.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Obtener un crédito no es simple, sin embargo, lo recomendable es tener un buen historial crediticio, pagar deudas pendientes y no exagerar u omitir datos a la hora de solicitar algún producto financiero. Tomando en cuenta los riesgos y valorando las opciones, se pueden prevenir rechazos en las futuras solicitudes.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Opciones para sobrevivir sin una tarjeta de crédito
Ahora ve
La exfiscal venezolana Luisa Ortega está bajo protección de Colombia
No te pierdas
×