OPINIÓN: ¿El mercado habrá dejado de ser niño?

Desde la psicología del inversionista es muy comentada la aversión al riesgo, y cómo en este afán los participantes suelen tomar malas decisiones y en ocasiones alimentar un círculo vicioso.
A recientes fechas los eventos macroeconómicos parecen tener menos repercusiones de mediano plazo en los precios de los activos, aseguran analistas.
Comportamiento  A recientes fechas los eventos macroeconómicos parecen tener menos repercusiones de mediano plazo en los precios de los activos, aseguran analistas.  (Foto: iStock)
IVÁN BARONA GONZÁLEZ

Nota del editor: Iván Barona González estudió Administración y Finanzas en la Universidad Panamericana. Comenzó su carrera en GBM Grupo Bursátil Mexicano en 2004 como analista de vivienda y luego se enfocó en la cobertura del sector de infraestructura. Desde 2012 ocupa el cargo de Director de GBMhomebroker. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) - Hay quienes consideran que una de las mayores virtudes de los niños es la capacidad de asombro, y que quienes son capaces de preservarlo gozan de una curiosidad intelectual envidiable.

Es en este sentido donde me pregunto si el mercado accionario ha adquirido este grado de madurez, y por eso pareciera asimilar de manera más expedita las noticias aparentemente negativas. A recientes fechas los eventos macroeconómicos parecen tener menos repercusiones de mediano plazo en los precios de los activos.

Ya en entregas anteriores habíamos comentado lo temperamental que el señor mercado suele comportarse, dando saltos entre estados de pánico y euforia, pero es la duración de estos niveles de miedo que parecen más cortos. Es decir, las ventanas de oportunidad se presentan, pero duran menos tiempo.

OPINIÓN: Preguntas importantes para el inversionista

Desde la psicología del inversionista es muy comentada la aversión al riesgo, y cómo en este afán los participantes suelen tomar malas decisiones y en ocasiones alimentar un círculo vicioso. Tal parece que, al surgir eventos negativos, “algo” está corrigiendo el curso y aminorando ya sea la dimensión o la duración de esta presión.

Este cuestionamiento surge de manera más específica tras el reciente aniversario del brexit, y su aparente rápida asimilación en el mercado accionario, llevándolo a máximos históricos a pesar de las repercusiones tan discutidas en su momento.

Varias explicaciones pueden surgir al respecto, una es que cada vez más participantes están actuando de manera racional y evitando estos impulsos intempestivos por salir corriendo sin determinar los impactos efectivamente significativos en las valuaciones.

Aswath Damodaran considera que, si una noticia no se puede traducir en un impacto en la generación de efectivo futura o la tasa de descuento, los efectos en el valor del activo no se pueden cuantificar de manera correcta. ¿Habrán llegado, en consenso, los participantes a este grado de madurez para autorregular sus impulsos?

OPINIÓN: ¿Las noticias definen cómo y en qué momento invertir?

Otra causa podría ser un mayor número de estrategias que respondan de manera automática a cambios parametrizados en los precios de los activos con base en modelos cuantitativos, mejor conocidos como algoritmos. Esta respuesta empieza a tomar algo de sentido, pero no solo se necesita que haya consenso en la programación de dichas pautas, sino también capital disponible para participar.

Es aquí donde parte de la liquidez inyectada en las principales economías, por parte los bancos centrales, a raíz de la crisis financiera en 2008 todavía se encontraría a la espera de entrar al mercado.

Cómo invertir 50,000 pesos de manera rentable y casi sin esfuerzo

Si los precios de los bienes y los productos se mueven con base en la oferta y la demanda, un desbalance donde una mayor cantidad de demandantes contrasta con una oferta limitada de bienes se traduce en un alza en precios, o bien inflación.

Podría ser que una oferta limitada de activos financieros para un número de participantes con creciente liquidez se ha traducido en una inflación en los precios de los activos financieros, reflejado en valuaciones estiradas.

OPINIÓN: Una empresa más grande que Apple llegaría al mercado

Una normalización de valuaciones se da cuando los resultados de las empresas mantienen un paso creciente, por eso también a las valuaciones altas se les conoce como “adelantadas”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por ello, esta liquidez inyectada en la economía podría alcanzar un balance si es utilizada en inversiones que aumenten la rentabilidad de las empresas, o bien por los consumidores traduciéndose en crecimientos de los ingresos de las compañías, que a su vez se vería en expansión en las economías.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×