La misión de la independiente en Puebla: Frenar al gobernador Moreno Valle

Ana Teresa Aranda, candidata sin partido a gobernadora, asume como su última batalla evitar que el panista llegue a la Presidencia; compara al mandatario con el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez.
Independiente  Ana Teresa Aranda es la única candidata que buscará la gubernatura de Puebla, sin el respaldo de un partido, en la elección del 5 de junio.  (Foto: Facebook/Ana Tere Aranda)
Por: ELVIA CRUZ
PUEBLA (Expansión) -

La candidata independiente a gobernadora de Puebla, Ana Teresa Aranda, tiene muy claro su objetivo en la elección del próximo 5 de junio: detener el poder del actual mandatario panista, Rafael Moreno Valle, y evitar que llegue a la Presidencia de la República.

La aspirante asegura estar dispuesta a pagar el precio que sea, incluso con su vida, en esta jornada electoral que, llama como su “última batalla”.

La justificación que ofrece esta expanista en charla con Expansiónen su domicilio es que le da "terror" que —a quien llama— un “tirano” y “dictador” gobierne México, pues asegura que esta elección es clave en la vida política de Moreno Valle para catapultarse con la victoria de su "delfín" político, el candidato del PAN a gobernador de Puebla, Antonio Gali Fayad, rumbo a la carrera presidencial en 2018.

Sin embargo, Aranda admite que si su misión se centrara exclusivamente en atacar a Moreno Valle, su participación sería “muy pobre”. La candidata sin partido también busca levantar conciencias para que los ciudadanos la vean como una opción real de gobierno con propuestas, como un ejemplo de alguien que exige que sus derechos sean respetados.

“Participo no solo para hacer contrapeso, sino para ganar”, agrega.

Esta exfuncionaria federal, en las administraciones de Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2011) se enfrenta a la quinta elección en la que busca el voto, pero a diferencia de las cuatro anteriores en la que fue cobijada por el PAN —en el que militó durante más de 26 años— en esta ocasión va sola.

Ella se autodenomina como una mujer “rebelde” y “guerrera”, quien al menos en este proceso ha debido exigir sus derechos en 12 ocasiones ante tribunales federales.

“Me los chingué a todos, y así me los voy a chingar el 5 de junio”, asegura.

Aranda inició campaña el 17 de abril, dos semanas después que el resto de sus contrincantes, luego de que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) le dio la razón en cuanto a que sí renunció a tiempo a su militancia en el PAN y de haber reunido las 126,395 firmas requeridas para competir por la vía independiente.

Recomendamos: Cinco van por la gubernatura de Puebla

'Moreno Valle sería peor que Hugo Chávez'

Aranda asegura que Moreno Valle sería peor que el polémico expresidente de Venezuela, Hugo Chávez (1999-2013), en caso de llegar a gobernar la República Mexicana.

“La marca de la casa de Moreno Valle es poner al centro del propósito el proyecto personal. Él tiene un proyecto personal, que quiere cumplir a como dé lugar y si entre las patas se tiene que llevar a los panistas, se los lleva”, afirma.

La candidata acusa al gobernador poblano de haber convirtido al PAN en una franquicia desde que se afilió en 2006, y agrega que lo hizo por recomendación de Elba Esther Gordillo, expresidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) —presa desde febrero de 2013 por malversación de fondos—, a quien ubica como "madrina política" de Moreno Valle.

La candidata asegura que en el primer año de gobierno del panista, en 2011, fue amenazada de muerte, y apenas la semana pasada, su abogado Víctor León, recibió una llamada telefónica en la que le hicieron la misma advertencia: “dejen de criticar al gobernador”.

“Yo tengo claro que cuando muera, detrás de mí no habrá un camión de mudanzas. No me voy a llevar nada. Estoy dispuesta a pagar el precio”, agrega al ser cuestionada si teme por su vida.

¿Cómo describe a Moreno Valle?, se le pregunta.

“Yo digo que es un tirano. El hombre es un tirano. Un megalómano, me queda muy claro, y yo lo que no quiero para mi estado, pues no lo quiero para la República.

"Claro que yo no quiero que gane Moreno Valle la elección. No quiero que la gane con su candidato, pero si todo lo que tiene mi propósito estuviera contenido en esa decisión de no dejarlo ganar, pues sería muy pobre mi participación. Si yo no quiero que le pase a México lo que le ha pasado a Puebla, me lo imagino ya sabes, disolviendo el Congreso, no sé, con el Ejército y la Marina a su mando, pues, le quedaría chiquito cualquier dictador que le pongas.

"Éste sería un nuevo Chávez, perfumado y pitiflorito pero un Hugo Chávez. Es de ese estilo de sino se hace mi voluntad...”, declara en entrevista.

A pesar de sus críticas hacia el candidato de la coalición que encabeza el PAN, Antonio Gali Fayad, Aranda lo apoyó cuando compitió en 2013 por la alcaldía de la capital, ¿por qué lo hizo? Ella justifica que su ahora contrincante prometió en ese entonces a los panistas que marcaría distancia con Moreno Valle, además de que no despediría a los trabajadores que laboraron con su antecesor, el también Eduardo Rivera Pérez (2011-2014). Pero, afirma, les incumplió.

Recomendamos: Perredistas ”voltean bandera” en Puebla

Primeras promesas: quitar al fiscal y revocar fideicomiso

La candidata independiente tiene claro que gobernar por un periodo de 22 meses en la entidad (febrero 2017-diciembre de 2018) apenas y dará tiempo para concretar algunas acciones. En caso de ganar la elección del próximo 5 de junio, promete que entre sus primeras decisiones estará buscar revocar el nombramiento por siete años que concretó el Congreso local en diciembre de 2012 del fiscal, Víctor Carrancá Bourget.

Aranda considera que se trata de otra imposición del gobernador para seguir tomando decisiones transexenales, y agrega que derrocar a dicho funcionario permitiría iniciar una investigación contra Moreno Valle, a quien acusa de “muchos negocios sucios”. De encontrar irregularidades, indica que no dudaría en encarcelarlo.

Otro de sus propósitos es echar abajo el fideicomiso que el actual gobernador creó para que una empresa administre los ingresos del Impuesto Sobre Nómina (ISN) durante los próximos 50 años, a fin de garantizar el monto a pagar por la operación del Museo Internacional del Barroco (MIB), por un monto de 7,000 millones de pesos.

Cuando inició la construcción de este centro —diseñado por el arquitecto japonés ganador del premio Pritzker en 2013, Toyo Ito—, el gobernador informó que costaría 1,742 millones de pesos, pero después aclaró que, debido a que se edificó bajo el esquema de Proyecto de Prestación de Servicios (PPS), los poblanos pagarán una mensualidad de 26 millones de pesos a la empresa La Peninsular Compañía Constructora, propiedad de la familia Hank Rhon, durante un periodo de 23 años con tres meses.

Aranda considera que debe ser la empresa constructora la que se haga cargo de la administración del museo y no el estado.

“Que cobre lo que tenga que cobrar. No necesitamos un museo barroco, el centro de Puebla es un museo vivo. Es un gasto exagerado que alguien lo tiene que frenar”, añade.

Para la elección presidencial de 2018, Aranda agrega que únicamente apoyará a algún independiente, ya sea Jaime Rodríguez El Bronco—quien ganó en 2015 la gubernatura de Nuevo León por la vía independiente—, Jorge Castañeda o el periodista Pedro Ferriz de Con.

Ahora ve
La Navidad llegó a los Campos Elíseos en París y así es como se ve
No te pierdas
×