Los 12 gobernadores salientes dejan una herencia millonaria... en deuda

Los gobiernos de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo concentran el 60% de la deuda de los estados que renovarán a su titular, y en muchos casos el pasivo es mayor que los ingresos por participaciones.
LOS GOBERNADORES SALIENTES DEJAN UNA DEUDA POR...
Por: ISRAEL MACEDO SERNA
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Los 12 gobernadores que terminarán su mandato este año dejarán sus entidades con una deuda total de 177,789 millones de pesos (mdp), lo que significa un incremento del 161% con respecto a 2010, año en que empezaron su administración.

Los candidatos que resulten ganadores en Veracruz, Chihuahua, y Quintana Roo tendrán mayores retos para saldar la deuda de sus predecesores (Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge, respectivamente), pues son las entidades con la deuda más alta. Entre los tres suman 111,084 millones de pesos de deuda, es decir, el equivalente al 60% de todas las entidades en juego.

En cuanto al incremento del endeudamiento, que fue de 94,030 mdp del cuarto trimestre de 2010 al mismo periodo de 2015, destaca el caso de Zacatecas, cuya variación fue de 1,015%; le siguen Chihuahua (240%) y Oaxaca (185%) como los estados donde el crecimiento en el porcentaje fue mayor, según cifras comparadas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Para dimensionar los números, el investigador del área de Presupuestos y Políticas Públicas de Fundar, Oscar Arredondo, comentó que es importante recordar que esta deuda no es más que los impuestos de los ciudadanos repartidos en los estados.

"Si bien no parece mucho comparado con el PIB nacional, si se compara con los ingresos anuales de cada estado es un porcentaje muy alto", dijo el abogado.

Recomendamos: Votar en un entorno de violencia. Diagnóstico de incidencia delictiva de las 14 entidades con elecciones

Es importante observar, comentó Arredondo Pico, que la deuda no tiene que ser destinada a gasto corriente, sino específicamente a necesidades del estado, por lo que la sociedad puede evaluar qué tanto
desarrollo ha tenido la entidad con respecto al nivel de endeudamiento.

“En los últimos cinco años, a nivel nacional, el nivel de endeudamiento de los estados creció cuatro veces más que los ingresos por participaciones”, expresó Kristobal Meléndez, del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Los problemas de los estados no terminan con el alto endeudamiento. De hecho, se debe analizar cómo piensan pagar ese dinero, pues el panorama de ingresos para los estados luce complicado, agregó.



¿Cuánto debes trabajar para saldar la deuda?

Por el hecho de ser habitantes en su entidad, los ciudadanos de Quintana Roo tendrían que desembolsar 14,946 pesos cada uno; los chihuahuenses, 12,023 pesos por cabeza, mientras que cada veracruzano daría 5,655 pesos para pagar la deuda, esto se da a partir de un cálculo entre la población y el monto de deuda.

En ese caso, los quintanorrenses que ganan el salario mínimo deben trabajar 204.6 días para poder dar la parte correspondiente del endeudamiento del estado, mientras que en Chihuahua se necesitarían 164.6 días de labores para saldar el dinero pendiente.

Rodrigo Díez, académico en la Escuela Libre de Derecho y en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), comentó que esta situación “nos afecta a nosotros y sobre todo a la generación siguiente”.

Veracruz, Quintana Roo, Sinaloa, Puebla, Aguascalientes y Tamaulipas disminuyeron el plazo de pago, pero la mayoría tienen vencimientos de entre 10 años a casi 20 años, como en el caso de Chihuahua, para realizar el pago.

Lee: #Elecciones2016: El mapa político y 1,300 cargos públicos en juego

En 2015 las tasas de interés de las deudas de Quintana Roo, Chihuahua, Oaxaca y Zacatecas incrementaron, lo que significa que tendrán que pagar más por el dinero solicitado que lo que tendrían que pagar respecto a 2014. Por su parte, Tlaxcala, si bien tiene la deuda más baja, la tasa de interés es la más alta, con el 8%, de acuerdo con Hacienda.

Ley de Disciplina Financiera

Para evitar el elevado endeudamiento de las 32 entidades del país, el presidente Enrique Peña Nieto promulgó el 27 de abril la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios.

La ley pretende regular a los estados y municipios para que no puedan ejercer gastos fuera del presupuesto otorgado a cada entidad. La ley tiene como prioridad que los gastos no etiquetados no deben ser mayores a los ingresos y al financiamiento en el estado.

Sin embargo, en la opinión de Oscar Arredondo, de Fundar, y el académico Rodrigo Díez esta ley sirve para que se “pueda rescatar” a los estados altamente endeudados o en riesgo de quiebra con convenios de refinanciamiento.

Arredondo criticó los procedimientos de los legisladores que autorizan la contratación de deuda. “En la realidad es que muchas veces forman parte del mismo grupo político que depende de ellos (los gobernadores). No hay ningún tipo de obligación para que busquen mejores condiciones de financiamiento”, dijo el también consultor.

El abogado Díez Gargari explicó que la deuda por sí misma no debe verse como algo negativo. Sin embargo, los inconvenientes son en qué se va a utilizar el recurso, si hay transparencia y si el dinero se usa en proyectos que mejoran la infraestructura y el desarrollo de la sociedad.

El experto también aseguró que algunos gobiernos, de manera indebida, han utilizado esquemas de financiamiento que permiten ocultar deuda, es decir, los fideicomisos.

“El problema es falta de transparencia: muchas operaciones no se registran como deuda, pero sí lo son”, comentó Díez Gargari.

Entérate: México reprueba en transparencia de obra pública

×