Me cuesta trabajo creer en los partidos: Francisco Xavier Berganza

El candidato del PAN a la gubernatura de Hidalgo dice que no le gusta la política y que la única adicción que tiene es a los escenarios; como gobernador promete ser "duro y muy práctico".
A mí no me paga nadie por ser candidato: Francisco Xavier Berganza
Por: FERNANDO DEL COLLADO
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Algo en él lo hace mantener esa cara de la inmaculada primera comunión. Un rostro de niño bueno recién confesado, pulcro en su vestir y limpio de culpas. Se diría que es de tal jovialidad que hasta lo contagia. Quizá en ello radique su brioso optimismo en la contienda electoral.

Quizá en ello augure su triunfo. Es verdad que algo le debe al tomarse la vida siempre bajo el aspecto más favorable, animoso y musical. Es verdad que desde niño siempre ha querido hacer lo que le gusta, de tal manera que será muy difícil que lo persuadan de lo contrario. De hecho, Francisco Xavier Berganza ha sabido con sus subidas y bajadas, ser fiel a su gusto por la música y por la política. Las dos marcas, hasta ahora, de su vida pública.

Aunque ello no quiere decir que lo haya tenido claro desde un principio. No siempre se puede cantar y hacer política. Ni tampoco hacer política y seguir cantando. Y menos tener éxito en las dos al mismo tiempo. Pero él, lo intenta y lo vuelve a intentar.

El próximo 5 de junio, se cumplirá su segundo propósito por buscar la gubernatura de su natal Hidalgo. Y quizá sea el definitivo. Se ha empeñado para lograrlo al menos desde 1999 cuando lo buscó por primera vez, y que no ha dudado transitar primero como panista, después como priista y nuevamente como panista.

Ha hecho otras cosas, claro, como ser diputado y senador. También ha ganado el Festival de Música de la OTI. Ahora, en este 2016, el PAN lo ha postulado para ganar Hidalgo. De suerte que este mismo año también ha sacado a la venta su disco: Y aquí estoy.


Aquí, parte de la entrevista:

¿Cómo descubrió su talento para la política?

-Siempre... creo que desde niño.

¿Su vida es un canto?

-Siempre ha sido un canto.

¿Y la política se hace cantando?

-Se hace haciendo política y se hace cantando.

Seamos serios, ¿siempre ha creído que tiene el mismo talento para cantar que para la política?

-¡Por supuesto que no!

¿En cuál se cree más talentoso?

-En la música.

Por cierto, ¿ha tratado con alguien su adicción a la política?

-No tengo adicción a la política. De hecho soy bastante desprendido de la política. Soy una persona normal y como no me gusta la política –aunque suene raro-, estoy en ella.

¿Adicción a los escenarios?

-¡Mucha!

De drogas, ¿candidato?

-¡Jamás!

¿Nada?

-Nunca he probado nada. ¡Nunca he prendido un cigarro en la vida!

Por cierto, ¿sabe usted lo que es el trastorno histriónico de la personalidad?

-Sí.

¿Nos permite unas preguntas de reconocimiento?

-Por supuesto.

¿Se aburre con facilidad candidato?

-No.

¿Piensa que se puede cuidar por sí mismo?

-Sí. Soy muy creyente y siempre estar con Dios es lo que me mantiene tranquilo.

¿Se manda solo?

-¡Eso pensaba antes de casarme!

¿Valora ser el centro de atención?

-No… me es igual.

¿Cuando no lo atienden, cómo suele llamar la atención?

-Simplemente no hago nada. Cuando te atiende alguien es porque quiere atenderte.

¿Berrinchudo?

-¡No!

¿Ni de chico?

-Sí, sí… fui un poco.

¿Nos permite seguirlo conociendo?

-Por supuesto.

¿Se vive bien de su actividad?

-Sí, claro.

¿Diría que es un político de ideas o de principios?

-De principios y de ideas también.

¿Qué idea se le ocurre para acabar con la improvisación en la política?

-Transparencia.

¿Qué es fingir candidato?

-Exactamente lo contrario de lo transparente.

¿Ha fingido lo que no es?

-En la política no y eso es lo que me ha metido en muchos problemas.

¿Ahora no está fingiendo?

-¡No!

¿Qué le hace pensar hoy que puede ganar?

-La gente de mi estado que tiene un hartazgo total y el cariño que me muestran la cantidad de personas que me siguen.

¿Y ganará?

-¡Vamos a ganar! No me queda la menor duda de que vamos a ganar.

¿Cuánto ha gastado en la campaña?

-Muy poco. Bastante menos de lo que se puede imaginar actualmente.

¿Cuánto piensa gastar por la compra de votos?

-No, no voy a comprar votos. ¡Yo no compro votos!

¿Quién le está dando dinero?

-Nadie.

¿Ni el crimen organizado?

-No, claro que no.

¿Y así piensa ganar?

-¡Claro que voy a ganar!

¿Qué necesita pasar para darse por vencido?

-Que se acabe el mundo. Los que dejamos de luchar son los que tenemos más culpa.

Por cierto, quién es más culpable: ¿aquellos que lo han hecho candidato o usted que insiste en serlo?

-Hay dos tipos de gente que me han querido hacer candidato: los que no son políticos me quieren hacer candidato. Y los políticos que no me quieren de candidato.

¿Y usted se quiere de candidato?

-Yo me quiero no de candidato, me quiero de gobernador.

¿Qué ha hecho posible que en su vida política un día sea panista, otro día sea priista y luego otra vez sea panista?

-Me cuesta mucho trabajo creer en los partidos. Yo creo que en todos hay personas buenas y malas.

A usted le pagan más por participar o por ganar.

-A mi no me paga nadie. Ni por participar ni por ganar.

¿Qué le han visto los panistas?

-Con los panistas fue el primer partido en que estuve. Tengo y encuentro congruencia con mi forma de ser.

Eso le iba a preguntar, ¿qué es la congruencia?

-Ser como eres. Aquí, afuera, con gente y sin gente.

¿Nos permite seguirle conociendo?

-¡Por supuesto!

¿Que lo acusaron de intento de violación?

-Así es… entre otras cosas.

¿Misógino, candidato?

-No. Gracias a Dios las verdades y las mentiras salen a flote.

¿Ha secuestrado?

-No.

¿Ha pertenecido a una banda de secuestradores?

-¡No, jamás!

¿Integrante de un cártel de narcotraficantes?

-¡No!

¿Hay algo que oculte a los hidalguenses?

-Absolutamente nada.

¿Hay algo que oculte de usted mismo?

-Nada. En Hidalgo nos conocen mucho. Somos una familia conocida.

¿Siente que lo persiguen?

-Lo hicieron durante muchos años. De hecho gracias a ello, soy hasta ahorita el único senador que ha ganado mayoría sin estar presente en ese estado.

Insisto: ¿pertenece a una organización criminal?

-¡Jamás!

¿Ha sido amenazado por alguna mafia?

-He estado amenazado varias veces. Tengo cuatro atentados. Dos órdenes de aprehensión.

¿Esas son credenciales para ser gobernador?

-Por supuesto que no. Pero esa no fue mi culpa y la gente lo sabe.

¿Cree en la leyes candidato?

-¡Por supuesto!

¿Sabe usted los niveles de impunidad en su estado?

-¡Impresionante!

¿Sabe usted los niveles de corrupción?

-Lo conozco. Es nefasto. Más allá de lo que somos los hidalguenses.

¿Sabe usted quién escribió el Himno de Hidalgo?

-No lo sé.

¿Hidalgo es un infierno?

-En algunas zonas sí, pero están ocultas.

¿Gobernarlo será un infierno?

-Seré muy duro y muy práctico. El infierno será para otros.

¿Por qué le interesa gobernar Hidalgo?

-Para poner en orden la casa de mis hijos y la de los hijos de todos.

¿Nos dirá que está preparado?

-Por supuesto que estamos preparados. Llevamos muchos años en esto.

¿Cuánto dinero tiene?

-Muy poco, muy poco. Lo gané muchos años y lo tire muchos años más… Estamos bien, pero no nos sobra.

¿Qué ha hecho por su estado?

-El ser honesto y pelearme, sin quererlo, con el grupo hegemónico de toda la vida.

¿Qué necesita para ser persuadirlo de que no es un candidato ganador?

-Es muy difícil de que alguien me persuada… Vamos a ganar.

¿Qué está pasando en Hidalgo que no hay nuevos liderazgos?

-Un hartazgo de ellos mismos. El problema no de un partido político, es de un grupo en el poder.

¿Los hidalguenses son tontos?

-Unos cuantos que están en el poder, por cierto.

¿Tienen memoria?

-Los ciudadanos tienen memoria y en estas elecciones lo van a demostrar.

¿Cuántos años tiene el PRI gobernando?

-¡86, casi 87 años!

¿Qué ha hecho posible que siga en el gobierno?

-La incultura, la presión y muchas injusticias que no terminaríamos de enumerar.

¿Qué han dejado de hacer los partidos políticos para mantener al PRI?

-Todo y todos los partidos políticos también están coludidos.

¿Están secuestrados?

-Yo creo que estuvieron. Los actores son los que podemos sacar de ello.

¿Son libres los hidalguenses para elegir?

-Pueden ser libres si ellos lo quieren.

¿Con hambre se manipulan mejor?

-¡Por supuesto!

¿Usted los manipula?

-No, claro que no. Yo los quiero sacar de eso.

¿Tortas por votos?

-Nosotros no damos nada, ni siquiera en transporte.

En todo caso, ¿cree que con políticos como usted los hidalguenses se animarán a cambiar?

-¡Con seres humanos como yo, espero que lo hagan!

Seamos serios, ¿está de vuelta para jugar a favor de Fayad?

-No, Fayad va a perder. ¡Vamos a ganar la gubernatura!

¿Qué ha negociado con él?

-No lo he visto.

¿Qué le gustaría negociar con él?

-¡Absolutamente nada!

¿Trabajan en conjunto para Osorio?

-Para nada, al contrario.

Por cierto, ¿qué fue lo último que le aconsejó el secretario de Gobernación?

-Nunca me ha aconsejado absolutamente nada el secretario de Gobernación.

¿Qué hará con las cuentas de Francisco Olvera?

-No sólo de él, de todos los funcionarios del estado, transparentar.

¿Resistirán una auditoría?

-Tampoco lo sé. Lo vamos a descubrir juntos y habrá legalidad.

Por cierto, ya viene el año de Hidalgo?

-¡Qué lamentable! Pero en Hidalgo cada año es un año de Hidalgo para los políticos.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

¿Usted alguna tajada se llevará?

-Los que están en funciones lo pueden hacer. Ya los sacaremos de ahí.

Ahora ve
Así es la potente computadora que SpaceX envió al espacio
No te pierdas
×