Veracruz: la crisis que deja el sexenio de Duarte

Inseguridad, deuda, ataques a la libertad de prensa, pobreza y una industria abandonada son algunos puntos que conforman la herencia que deja Javier Duarte en su estado.

Violencia, criminalidad y violaciones a los derechos humanos

1
Familiares de víctimas de desaparición en Veracruz han tomado las calles para exigir la búsqueda de sus seres queridos y el freno a la violencia en la entidad.
Desesperación  Familiares de víctimas de desaparición en Veracruz han tomado las calles para exigir la búsqueda de sus seres queridos y el freno a la violencia en la entidad.  (Foto: Cuartoscuro)

Javier Duarte anunció este miércoles que pedirá licencia al Congreso de Veracruz para separarse de su cargo como Gobernador del estado para atender las investigaciones que se realizan en su contra; pero bajo su mandato queda una estela de violencia y aderezada con impunidad, abuso de poder policiaco y vinculación de algunos policías con el crimen organizado.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), de enero a agosto de este año se cometieron 1,271 homicidios, de los cuáles 872 fueron dolosos, además se reportaron 92 casos de secuestro y 95 de extorsión.

Duarte deja el gobierno con un acumulado de 4,555 homocidios dolosos, siendo el año más violento el 2012 con 968.

El sexenio de Javier Duarte al frente de Veracruz ha dejado más de 4,000 muertes.
Violencia acumulada  El sexenio de Javier Duarte al frente de Veracruz ha dejado más de 4,000 muertes.

Apenas el pasado 8 de octubre se informó que los restos de tres de cuatro jóvenes reportados como desaparecidos, fueron localizados dentro de nueve bolsas de plástico en el municipio de Camarón de Tejeda, Veracruz.

Génesis Deyanira había desaparecido el pasado 29 de septiembre junto con otros dos compañeros Alan Arroyo Prado y Octavio García Baruch, el hallazgo de sus restos ha provocado la indignación de la sociedad veracruzana, que la tarde de este 10 de octubre realizó una protesta para exigir justicia ante este crimen.

A este caso se sumó, al de los cinco jóvenes arrestados el 11 de enero de este año por agentes locales de Tierra Blanca, Veracruz, y entregados a la delincuencia organizada, quienes fueron asesinados en un rancho de la entidad.

Para el especialista en temas de seguridad del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana, Alfredo Zavaleta, esto obliga al estado a rediseñar las instituciones de seguridad y justicia, además de replantear las reformas estructurales con mayor sensibilidad social e inclusión de los colectivos ciudadanos en la formulación de leyes y reglamentos.

"En los últimos años se incrementaron las tasas de delitos de alto impacto, como el secuestro que en 2010 era de 0.22 por cada 100,000 habitantes, y en 2015 fue de 1.21; o el robo de vehículos con violencia, que pasó en el mismo periodo de cero a 16.99, mientras que los secuestros apenas se redujeron de 7.56 a 7.02, cifras que explican el sentimiento de inseguridad y desconfianza de los veracruzanos", señala.

Otro delito denunciado por colectivos sociales es la desaparición forzada de personas. Cifras de la Fiscalía General del Estado (FGE) reconocen, entre 2011 y 2014, 493 casos, mientras que la Procuraduría General de la República (PGR) tiene en ese mismo periodo 168 denuncias por el mismo ilícito.

Lee: Tierra Blanca,Veracruz, un caso más de desaparición forzada.

Para Zavaleta, el intento de las autoridades estatales por negar los hechos resulta en una estrategia poco útil, y advirtió que de no intervenir ahora y generar una nueva relación de las instituciones de seguridad y de justicia con los ciudadanos, se corre el riesgo de que el fenómeno se haga más complicado.

"La presencia de las fuerzas federales son el indicador de que por sí solas las corporaciones estatales no lograron contener lo que hemos experimentado los veracruzanos en cuanto a problemas de delitos e inseguridad", apuntó.

En algunos de estos casos, están ligados elementos de las fuerzas púbicas, lo cual lo converte en un problema de derechos humanos.

La deuda millonaria con destino incierto

2
Integrantes de la comunidad de la Universidad Veracruzana (UV) han marchado para exigir al gobierno estatal el pago de adeudos.
Protesta  Integrantes de la comunidad de la Universidad Veracruzana (UV) han marchado para exigir al gobierno estatal el pago de adeudos.  (Foto: Getty Images)

Veracruz es el séptimo estado del país con mayor deuda oficial reconocida, por 45,880 millones de pesos (mdp), aunque especialistas —como el economista Rafael Vela Martínez e Hilario Barcelata, especialista en finanzas— estiman que con todo y pasivos circulantes (adeudos de corto plazo) podría ascender a más de 100,000 mdp.

Estos compromisos adquiridos por el gobierno de Javier Duarte podrían arrastrarse durante décadas, debido a que su administración pidió préstamos dejando como garantía las participaciones federales de los próximos 30 años.

Los pasivos adquiridos por Duarte serán parte de la herencia que dejará el priista al nuevo gobierno que asume el 1 de diciembre.
Peso a peso  Los pasivos adquiridos por Duarte serán parte de la herencia que dejará el priista al nuevo gobierno que asume el 1 de diciembre.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) mantiene observaciones por irregularidades en más de 35,000 mdp, que desconoce en qué se gastaron y que presumiblemente podrían haber sido desviados.

Rafael Vela Martínez, investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana (UV), explicó que la magnitud de la deuda pública estatal implica que "cada veracruzano debe alrededor de 16,000 pesos", incluyendo a los que nazcan en este año, aunque sus padres no puedan alimentarlos ni vestirlos.

Oficialmente, la deuda creció de 21,500 mdp en 2010, a 45,880 mdp en 2016, aunque las estimaciones que incluyen los pasivos a proveedores, pagos pendientes de servicios y contratistas, elevan el monto a 105,000 mdp.

"He calculado una deuda posible para 2016 de 120,000 millones de pesos, sin contar otras cosas que han saltado en el camino, pero que podrían hacer una deuda de 170,000 mdp", señaló a su vez el coordinador del Observatorio de las Finanzas Públicas de la UV, Hilario Barcelata.

Lo peor no es el tamaño de la deuda, sino el hecho de que nadie sabe qué se hizo con tantos miles de millones de pesos, coincidieron en señalar especialistas consultados.

"En Veracruz, no sabemos en qué se gastó el dinero. Es una deuda misteriosa que pasó del 3.1% del PIB en 2009, al 5% en 2016, en un estado que creció apenas 1.4% promedio anual desde 2010, mientras la media nacional es de 2.8%. Es un estado con 53% de su población en pobreza, un estado que apenas propicia la generación de 11,500 empleos anuales, cuando se necesitan 74,000 para que avance”, expuso la investigadora de la Escuela de Negocios de Harvard y profesora del ITAM, Valeria Moy —quien también dirige la organización México ¿cómo vamos?—, con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

"El gobierno tiene un déficit crónico mensual de unos 800 millones de pesos faltantes que evidentemente lo han llevado a este endeudamiento, producto evidentemente de la corrupcíón", enfatizó a su vez Barcelata.

Lee: Los 12 gobernadores salientes dejan una herencia millonaria... en deuda

Para Vela Martínez, no era necesario endeudar al estado, pues el gobernador Duarte ha tenido un promedio de 87,000 mdp anuales, lo que considera que alcanzaría para hacer pagos programados de la deuda inicial heredada del exgobernador Fidel Herrera, de 21,500 mdp, y aún así generar obra para el desarrollo del estado.

"No se hizo nada. Creo que Duarte se robó el dinero de los veracruzanos, pero también sus funcionarios metieron la mano al cajón al ver cómo se conducía el gobernante, y cómo fue pidiendo más y más dinero con el respaldo de la Federación: 3,421 mdp en 2012; 30,763 mdp en 2012; 5,000 mdp en 2014; 13,879 mdp en 2015, y tiene aprobados para este año 26,000 mdp”, detalló.

"No sólo es una deuda financiera, hay un endeudamiento social porque el recurso que ya estaba presupuestado para terminar hospitales y demás, no se aplicaron, ahí están la Torre Pediátrica, inconclusa y con más de 200 millones de pesos que se dice lleva invertido en la región Veracruz; los hospitales de Nautla, el Bicentenario de Papantla y el de Naranjos, en obra negra, ahí está el hospital Naval de Coatzacoalcos, que debía estar concluido desde hace más de tres años y que tras la explosión de Pajaritos, quedó evidenciada su urgencia", refirió Vela Martínez.

El sector empresarial, e incluso algunos funcionarios del gobierno federal, han encendido las alertas por la falta de pagos del gobierno estatal, señaló el líder nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther.

"Hay que decirlo con puntualidad, los datos de las finanzas estatales son preocupantes. Es un secreto a voces en todo el país que ha habido un daño muy severo por parte del incumplimiento que ha observado el gobierno del estado (...) Es un tema que trasciende lo local y que nos tiene preocupados en lo nacional. He escuchado esta preocupación en los empresarios y la he escuchado también en los servidores públicos de más alto nivel de la Federación", dijo.

Este estilo de conducción financiera alcanzó a la Universidad Veracruzana (UV), con el adeudo de 2,200 mdp por parte del gobierno estatal, que ha comprometido la operación de la institución educativa, e incluso la ha orillado a incumplimientos con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

"Hay mucha preocupación porque incluso ese incumplimiento no es únicamente con empresas, sino que llega a las universidades y es un tema que me parece que no puede pasar desapercibido. Ya es preocupante porque ha trascendido también al quehacer educativo", indicó De Hoyos Walther.

Lee: 4 datos que debes saber sobre los estados más endeudados

Agresiones a la libertad de expresión

3
La promesa de protección a los periodistas se vio rota este sexenio, con el asesinato de al menos 15 comunicadores.
Impunidad  La promesa de protección a los periodistas se vio rota este sexenio, con el asesinato de al menos 15 comunicadores.  (Foto: Getty Images)

El asesinato de 19 periodistas en lo que va de este sexenio puso en evidencia otro fallo del sistema de gobierno ofrecido por Duarte en el Plan Veracruzano de Desarrollo (PVD): "proteger la labor periodística en la entidad y asegurar que ésta no resulte una actividad riesgosa para nadie".

En contraste, en la mayoría de los casos el gobierno estatal ha revictimizado a los periodistas asesinados acusándolos de tener vínculos con grupos que operan al margen de la ley, refirió el periodista Aurelio Contreras.

"El Estado se ha esforzado por culpar a los periodistas de su suerte, los ha revictimizado, relacionándolos con el crimen organizado, en la mayoría de las ocasiones sin aportar una sola prueba y sin que haya siquiera indicios legales de una situación así, tal como se ha documentado a través de una solicitud de acceso a la información a la FGE, así como a la PGR. Ninguna de las dos instituciones ha tenido datos duros como para afirmar que algún periodista en Veracruz tenga nexos con el crimen organizado", indicó.

El último caso se dio en mayo, con el asesinato de Manuel Santiago Torres, editor del sitio “Noticias MT” y excolaborador de Televisión Azteca Veracruz y del diario local Noreste.

Lee: 5 momentos de tensión entre Javier Duarte y la Prensa

Para el analista político, la insistencia del Estado en este argumento sirve para deslindarse de su responsabilidad de investigar las agresiones y los asesinatos de periodistas.

"El abierto desprecio del gobernador por los medios lo ha manifestado en varias ocasiones, la más reciente con aquella frase de 'pórtense bien'", recordó.

Contreras opinó que la creación de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP) no fue la solución, aunque reconoce el papel de algunos de sus integrantes por tratar de que al menos haya "acompañamiento legal y para establecer medidas de seguridad mínimas" cuando se presenta alguna agresión.

"En general, ha sido una etapa negra para el periodismo", acotó.

Otro episodio de choque con la libertad de prensa ocurrió en 2011, cuando el gobernador planetó una reforma al código penal que se conoció como Ley Duarte, criticada porque castigaba las afirmaciones falsas planteadas por cualquier medio, lo cual llevó al encarcelamiento de dos usuarios de Twitter acusados de terrorismo y sabotaje. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) derogó esa reglamentación, al considerarla anticonstitucional y violatoria de la libertad de expresión.

Industria e infraestructura, 'en ruinas'

4
Con todo y reforma energética, el crecimiento de la actividad petrolera de Veracruz cayó a -16% en 2014.
Complejo Petroquímico  Con todo y reforma energética, el crecimiento de la actividad petrolera de Veracruz cayó a -16% en 2014.  (Foto: Getty Images)

Las políticas económicas y de desarrollo social también arrojan indicadores desalentadores, como la caída en las exportaciones, en las empresas con actividad vinculada con la actividad petrolera y descalabro a la industria de la construcción, además de un crecimiento de apenas 0.5% del sector manufacturero, y una tasa de desempleo superior al 4.1%, explicaron los especialistas consultados —siempre apoyados con datos del INEGI y reportes del propio gobierno estatal.

"Las exportaciones cayeron de 30.2% en 2011 a -3.3% en 2014. El crecimiento de la actividad petrolera era de 87% en 2010 y pasó a -16% en 2014, y eso —hay que señalarlo— no tiene que ver con la reforma energética, sino con falta de aliento a las actividades económicas vinculadas con la actividad petrolera por parte del gobierno del estado, falta de infraestructura o inversión, de condiciones", precisó el economista Vela Martínez, de la UV.

"Además, el sector de la construcción ha caído 3.9% promedio anual ", apuntó a su vez Moy, de México ¿cómo vamos?

La analista agregó que la informalidad paso de 56.9% en 2010 a 61% en 2016, propiciada por la falta de condiciones para que los veracruzanos accedieran a empleos formales.

Vela Martínez recordó que Duarte habló, al inicio de su sexenio, de construir 410 kilómetros de autopistas, terminar el túnel sumergido en Coatzacoalcos y dejar un aeropuerto moderno, además de crear cuatro parques industriales para generar más de 400,000 empleos.

Más de la mitad, en pobreza

5
Infografía
Coneval  El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social advierte que el 87.8% de la población de Veracruz está en vulnerabilidad, ya sea por bajos ingresos, carencias o por vivir bajo los estándares de pobreza.

El estado de Veracruz llega a su elección para gobernador con medio millón de personas que sobreviven con menos de 70 pesos diarios, y otros 600,000 que apenas rebasan el salario mínimo, en tanto que los ingresos laborales cayeron 11.7% desde el inicio de esta administración.

De los casi 8 millones de veracruzanos, más de 4.6 millones están en pobreza —de los cuales 1.3 millones se encuentran en condición extrema, y 2.4 carecen de un acceso suficiente a alimentos, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Menos del 1% de la población tiene acceso a salarios de 700 pesos al día o más... entre ellos la clase política.

Esta información oficial coloca a Veracruz entre los cuatro estados pobres del país, junto con Gurrero, Oaxaca y Chiapas.

Y la situación económica no parece ir mejorando: el nivel de crecimiento del Producto Interno Bruto del Estado (PIB) fluctúa entre el -0.2% y el -0.3%. Esto, en un estado con más de 3 millones de personas en edad productiva —según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)—, pero donde la obra pública es mínima y existe una deuda millonaria cuyo destino no es transparente.

En contraste, el Organismo Público Local Electoral (OPLE) autorizó que cada uno de los seis candidatos a la gubernatura del estado puedan gastar, en dos meses de campaña, 87 millones de pesos. Una elección millonaria para un estado con millones de pobres.

¿Bailar con la más fea?

6
Javier Duarte ha incumplido algunos de los compromisos adquiridos al asumir el mandato, incluso varios de los plasmados en el Plan Veracruzano de Desarrollo.
Gobernador  Javier Duarte ha incumplido algunos de los compromisos adquiridos al asumir el mandato, incluso varios de los plasmados en el Plan Veracruzano de Desarrollo.  (Foto: Getty Images)

Durante su administración, el gobernador Duarte pasó del discurso de promesas ofrecido en 2010, a las frases ocurrentes para tratar de salir al paso de problemas económicos, de inseguridad y de homicidios de periodistas.

Hace casi seis años, el 27 de junio de 2010, cuando estuvo acompañado en su cierre de campaña por la entonces dirigente nacional del PRI, Beatriz Paredes, y por el entonces senador Manlio Fabio Beltrones —actual líder partidista—, dijo que el "4 de julio no se juega una elección, sino el futuro de Veracruz", y ante unas 40,000 personas en el estadio de futbol del puerto, agregó que su meta era "continuar con el trabajo de un hombre excepcional", refiriéndose a su mentor político, Fidel Herrera Beltrán.

Al asumir la gubernatura, el primero de diciembre de 2010, ofreció generación de empleos, crecimiento, respeto a los derechos humanos, carreteras, aumento del turismo, seguridad y equidad, todo plasmado en su Plan Veracruzano de Desarrollo (PVD).

En julio de 2014, lució ante empresarios menos echado para adelante ante el problema de la inseguridad.

"Me ha tocado bailar con la más fea", dijo en una reunión, justificando los índices que ya alarmaban a la iniciativa privada.

Meses después, en octubre, minimizó estos "feos" problemas, al referir que los delitos de alto impacto habían descendido.

"Hoy hablamos de robos a negocios, de si se robaron un frutsi y unos pingüinos en el Oxxo", mencionó.

Después, el mandatario tuvo que admitir que ni el presupuesto ni la deuda eran suficientes para mantener de pie al estado, por lo que en octubre de 2015 anunció al sector productivo el incremento del 2% al 3% al Impuesto Sobre la Nómina (ISN), lo que fue mal recibido por los empresarios.

"Es necesario para fortalecer la economía, para poder cumplir las metas de productividad", señaló entonces.

La ocurrencia vino con la justificación: "(El incremento es) mucho menos de lo que cuestan unos chicles", indicó.

Sin cumplir

El gobierno que concluye de manera delantada (si el Congreso le aprueba la licencia) no pudo cumplir con las metas trazadas en el PVD, coincidieron en señalar los analistas consultados.

"No sólo no cumplió con la meta de un gobierno transparente y honesto que dijo en su discurso de toma de protesta como gobernador, no cumplió con abatir a la mitad la pobreza extrema —para que Veracruz contribuyera a los logros de los Objetivos del Milenio—, no cumplió con un gobierno eficaz y eficiente que se menciona en el PVD, pues en 2012 la pobreza extrema era de 14.3% y en 2014 era de 17.2%. En lo que va de este gobierno, 482,000 personas se sumaron a las filas de la pobreza alimentaria", resumió Vela Martínez.

“Veracruz no tiene indicadores positivos en nada, lo único que ha crecido es su deuda. Veracruz ha sido un desastre", agregó la investigadora Moy, de México ¿cómo vamos?

Emilio González, fundador de la organización Red Cívica Veracruzana (Recive) y de la naciente Amnistía Internacional Capítulo Veracruz, destacó que en la entidad, la mayoría de las familias tiene o un familiar o un conocido que ha sido 'levantado'.

"Si no es el peor estado de la República, va para allá. Tenemos inseguridad, asesinatos, falta de pago a diferentes sectores, a la UV, por un endeudamiento desmedido, falta de pago a proveedores, falta de pago de sueldos, pagos a pensionados, no hay para donde voltear, a todo mundo le debe este gobierno", resaltó.

"No se cumplió nada de lo prometido por el señor Duarte, que parece que no gobierna, y partiendo de todos estos datos que son visibles, lo considero el peor gobernador que ha tenido Veracruz", agregó.

Lo grave, más allá del asunto personal para el gobernador, es el daño a la gobernabilidad de Veracruz, añadió a su vez el sociólogo Zavaleta.

"El tema de la imagen del gobernador es preocupante, dados los resultados de encuestas. Habla del colapso de un estilo de gobierno en medio del final de régimen en Veracuz", explicó.