Agustín Basave: Crónica de una corta dirigencia en el PRD

El perredista llegó al sol azteca en medio de una crisis interna en el partido. En su gestión, de sólo 7 meses, no concretó sus metas electorales y de transformación profunda al instituto político.
El PRD se queda sin dirigente  Agustín Basave anunció su renuncia tras los resultados electorales del pasado 5 de junio.  (Foto: Cuartoscuro)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Agustín Basave llegó a la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) el 7 de noviembre de 2015 en medio de una crisis de identidad, disputas de poder y resultados electorales de ese año en donde el partido perdió el poder en Guerrero y el control de la capital del país a manos de Morena que se llevó la mayoría en la Asamblea Legislativa (ALDF).

El antecesor de Basave, Carlos Navarrete Ruíz, había durado en el cargo exactamente un año, un mes y un día (5 de octubre 2014 al 6 de noviembre 2015). Su dimisión se dio tras la desaparición de los 43 estudiantes de Atoytzinapa, en Iguala, Guerrero, en donde el exgobernador perredista Ángel Aguirre y el exdirigente se volvieron el principal blanco de criticas.

Basave, quien se desempeñaba como diputado federal, llegó a la dirigencia del partido a enfrentar el costo político que tuvo este hecho para el sol azteca y de cara a las comicios de 2016.

Al asumir la dirigencia nacional del sol azteca, Basave agradeció al consejo general el honor de presidir la dirigencia nacional del partido.

“Mi presencia hoy aquí es el resultado de dos factores venturosos, uno es la conciencia del tamaño del desafío que enfrentamos (…) para ver más allá de la coyuntura crítica. El otro es la generosidad que permea de arriba abajo al partido de la Revolución Democrática (…)”, declaró.

Desde su toma de posesión, Basave ya hacía referencia a que el partido se tenía que preparar para los comicios y con la idea de implementar un proyecto de transformación profunda al interior del partido.

“Tenemos que prepararnos para contender en los procesos electorales de 2016 (…) y al mismo tiempo tenemos que emprender un proyecto de transformación del partido”, aseguró Basave.

Un año después de su discurso, los dos objetivos de Agustín Basave no se cumplieron. De los candidatos a gobernador postulados en las elecciones de 2016, ninguno logró obtener el triunfo, incluso en las alianzas que forjaron y ganaron con el Partido Acción Nacional (PAN) en Veracruz y Quintana Roo, los candidatos provenían del blanquiazul y no del sol azteca. El único perredista con buenas posibilidades de obtener el triunfo era José Antonio Estefan Garfias, en Oaxaca, quien no logró cristalizar el triunfo.

A finales de 2015, un mes después de haber asumido la dirigencia del PRD, Basave planteó por primera vez que renunciaría a la dirigencia si los consejos perredistas rechazaban ir en alianza con el PAN en Tlaxcala y Puebla. Al final, las alianzas no se concretaron y Basave permaneció en su cargo.

Lee: La alianza PAN-PRD anuncia tres gobiernos de coalición

La renuncia anunciada

Las elecciones del 5 de junio pasado dieron sorpresas en estados clave para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con derrotas en Veracruz y Quintana Roo, estados clave para el tricolor y que fueron arrebatados por la alianza PAN-PRD.

Pasada la ola de las elecciones, Agustín Basave presentó su carta de renuncia que será efectiva hasta el 2 de julio, cuando se realizará el Consejo Nacional del partido, argumentando que las "tribus" le habían hecho daño a su dirigencia.

“En virtud de que no estoy dispuesto a afiliarme a una corriente, ni a formar parte de un bloque, y dado que en estas circunstancias la gobernabilidad es más que precaria, he decidido renunciar a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional”, declaró en conferencia de prensa el sábado 18 de junio.

Recomendamos: Agustín Basave formaliza su renuncia del PRD

Basave ya había tomado la decisión, según él, en días anteriores y en una reunión con los líderes de las corrientes internas del partido, éstos le habían expresado sus deseos de que continuará al frente del instituto político. Jesús Ortega, dirigente de la corriente Nueva Izquierda, faltó al encuentro.

Su renuncia no significa que dejará también el PRD, sino que regresará a su curul en la Cámara de Diputados, puesto al que pidió licencia cuando fue electo, y desde ahí, impulsar el renacimiento del partido.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

A raíz de su renuncia anunciada de Agustín Basave, los nombres de sus sucesores comienzan a sonar al interior del partido para que antes del dos de julio, fecha en la que se reúne el consejo nacional, exista el consenso de las corrientes a favor de un candidato.

El secretario de acción política del partido, Alejandro Sánchez Camacho, comentó que ya iniciaron los encuentros entre las diversas corrientes del partido en donde se han mencionado los nombres de Beatriz Mojica, secretaria general del partido, Pablo Gómez Álvarez, quien es diputado federal.

Ahora ve
Dos ciudades de AL están entre las 10 más peligrosas del mundo para las mujeres
No te pierdas
×