El PAN antes y después de Rafael Moreno Valle

Algunos expanistas aseguran que Acción Nacional se transformó con la llegada del gobernador de Puebla, a quien acusaron de implantar ideas priistas y traicionar a sus allegados.
Expanistas acusan que Rafael Moreno Valle llegó al PAN con ideas priistas que transformaron al partido.
Los señalamientos  Expanistas acusan que Rafael Moreno Valle llegó al PAN con ideas priistas que transformaron al partido.  (Foto: Especial )
Por: ELVIA CRUZ
PUEBLA (Expansión) -

La llegada por la puerta grande de Rafael Moreno Valle al PAN en 2006, provocó que varios de sus militantes abandonaran al partido, quienes coinciden en que el ahora gobernador de Puebla traicionó a sus allegados y cambió aspectos dentro del mismo instituto político con sus antecedentes priistas.

Ana Teresa Aranda Orozco, candidata independiente durante las elecciones estatales del pasado 5 de junio, y quien trabajara durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa como secretaria de Desarrollo Social y subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos, acusó que Moreno Valle fue designado candidato uninominal al Senado de la República por el PAN, pese a que contaba con una diputación local con el PRI y que meses antes se había nombrado a Ángel Alonso Díaz, por una negociación entre la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Elba Esther Gordillo, y el expresidente de la República.

“Yo cuando me enteré, casi me infarto, ¿cómo alguien que siempre había sido un persecutor del PAN, que odiaba al PAN, llegaba al partido?”, cuestionó Aranda en entrevista con Expansión, quien tras 26 años de militancia panista, renunció en abril de 2015.

Con Moreno Valle en Acción Nacional, los comités municipales aumentaron en militantes al igual que la eficacia electoral, pero con ello también las inconformidades de algunos afiliados con mayor trayectoria, por el nuevo rumbo que tomaba el partido.

Lee: Moreno Valle, el gobernador que se blindó antes que Borge y los Duarte

Los antecedentes, la transformación y los lamentos

Moreno Valle renunció a las filas del Revolucionario Institucional en medio del caso Lydia Cacho- Mario Marín —la periodista señaló al entonces gobernador de Puebla de apoyar al empresario Jean Succar Kuri, acusado de manejar una red de prostitución y pornografía infantil—, bajo el argumento que no quería ser cómplice de “alguien que protege a pederastas”, además de reprochar que no le abría espacios a pesar de que era legislador local en 2006.

Para Gabriel Hinojosa, primer presidente municipal de Puebla del PAN (1996-1999) y primo del exmandatario Calderón, Moreno Valle fue “la síntesis perfecta de un panismo que abrazó la convicción priista”.

“Moreno Valle como político no cumple su palabra ni sus compromisos y por lo tanto no es confiable. Yo no sé quién pueda confiar en un político que no mantiene sus palabras”, indicó en entrevista.

La forma en la que el actual mandatario poblano se acercó a los panistas del interior del estado y fue preparando el camino para ser postulado rumbo al gobierno estatal en 2010, fue por medio de apoyos y donativos, relató Juan Carlos Mondragón al medio local Los Periodistas, en abril de 2015.

Mondragón, uno de los principales impulsores del expriistas para la gubernatura del estado, rompió su relación con éste el primer año de mandato, por el incumplimiento de acuerdos.

“Nosotros nos pasamos de ingenuos. Nos faltó investigar un poco más sobre el pasado de Rafael (Moreno Valle) porque seguramente no es la primera vez que él traiciona a sus aliados, seguramente en el PRI dejó a varias personas traicionadas”, dijo a dicho medio.

Otro panistas de cepa que terminaron distanciados del mandatario estatal son Eduardo Rivera Pérez, exalcalde del municipio de Puebla y Rafael Micalco, exlíder del PAN, quienes de acuerdo a Aranda Orozco “son perseguidos por Moreno Valle porque de ser sus aliados, terminaron por criticarlo cuando los traicionó”.

Micalco se fue en diciembre del año pasado de la dirigencia estatal del PAN en medio de una denuncia penal en su contra que presentó el nuevo comité que dirige el neopanista Jesús Giles y Martha Erika Alonso, la secretaria general –esposa del gobernador– por supuestamente haber “vaciado” las oficinas que incluyen documentos y muebles.

En su momento, el panista denunció ante medios locales que el gobernador lo quería encarcelar debido a que encabezó en 2014 una impugnación contra las afiliaciones masivas que se registraban de manera alterna, vía electrónica, aunque no tuvo éxito.

Recomendamos: Antonio Gali gana en Puebla con menos votos que Moreo Valle y Marín

La polarización

Son pocos los panistas de cepa que defienden al gobernador estatal, como el diputado local, Pablo Rodríguez Regordosa, con 28 años de militancia, y exsecretario de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico (Secotrade).

“(Moreno Valle) no ha facturado nada. Lo que pasa es que algunos militantes que están acostumbrados a vivir de las plurinominales y de las sobritas, pues han perdido su juego”, dijo a Expansión.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

Pero a consideración de Francisco Fraile, quien hasta 2010 era líder moral máximo de Acción Nacional en Puebla, el PAN antes de Moreno Valle, era un partido donde había discusiones y no por opinar distinto se era enemigo.

“Antes había discusiones y hoy las aprobaciones solo se dan a como piensa el comité (…) En el PAN de antes había diálogo, entender que todos sumamos. Que si opinas diferente no eres enemigo sino solo piensas diferente”, acusó.

Ahora ve
Varios puntos de Estados Unidos están a la expectativa por el eclipse
No te pierdas
×