5 polémicas del titular de Sedesol, Luis Enrique Miranda, en su carrera política

El choque de esta semana entre el secretario de Desarrollo Social y diputados es sólo la más reciente controversia en la trayectoria de uno de los hombres más cercanos al presidente Peña.
Luis Enrique Miranda  Antes de llegar a la Sedesol, fue subsecretario de Gobierno en la Secretaría de Gobernación.  (Foto: Notimex)
Mauricio Torres
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Durante más de 10 años, Luis Enrique Miranda Nava, el secretario de Desarrollo Social, ha sido uno de los más cercanos colaboradores del presidente Enrique Peña Nieto. En este tiempo, ha ocupado altos cargos en el gobierno del Estado de México, en el equipo de transición que recibió la Presidencia de la República en 2012 y en la actual administración federal, pero también ha tenido tropiezos.

El más reciente ocurrió esta semana luego de que, en una comparecencia en la Cámara baja, Miranda insultara a una diputada que cuestionó sus conocimientos en combate a la pobreza. En respuesta, legisladores de oposición protestaron y exigieron su renuncia a la Sedesol.

Sin embargo, esta controversia no es la única en la trayectoria política del funcionario. Aquí te presentamos un recuento de las más destacadas.

1. Contra los comuneros

Miranda es un priista originario del Estado de México. Estudió Derecho en Toluca, la capital estatal, y en 1999 se integró al equipo del gobernador Arturo Montiel. Durante esa administración fue director jurídico, subsecretario de Asuntos Jurídicos y secretario de Administración y, entre otras cosas, le correspondió negociar la compra de terrenos para construcción del nuevo aeropuerto capitalino.

Los comuneros de San Salvador Atenco acusaron entonces que Miranda les ofreció alrededor de 10 pesos por metro cuadrado y que trató de presionarlos para que vendieran sus tierras, a través de denuncias penales en su contra. No obstante, los campesinos lograron frenar la obra, que el gobierno federal retomó hasta 2014, ya con Peña Nieto en la presidencia.

Lee: Pequeñas constructoras tendrán oportunidad en nuevo aeropuerto mexicano

2. El pacto secreto

A principios de 2010, cuando Peña Nieto era gobernador del Estado de México y Miranda su secretario de Gobierno, se dio a conocer que los entonces dirigentes del PRI y del PAN, Beatriz Paredes y César Nava, respectivamente, firmaron un acuerdo en el que Acción Nacional se comprometía a no entablar alianzas electorales con otros partidos en los comicios para gobernador de 2011, a cambio de que el PRI apoyara la Ley de Ingresos del presidente Felipe Calderón.

Los testigos de dicho pacto fueron el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el propio Miranda, quien desde esa época es uno de los principales operadores políticos de Peña Nieto.

3. A puerta cerrada con la CNTE

Peña Nieto asumió la presidencia en diciembre de 2012. Apenas días después, presentó su primera gran propuesta: una iniciativa para reformar la Constitución y, según dijo, conseguir que el Estado recuperara la rectoría de la educación, a través del control de las plazas docentes y la evaluación a los maestros.

El tema se aprobó en el Congreso y la reforma se echó a andar en 2013. Sin embargo, los profesores agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) mantuvieron su rechazo, realizaron marchas y bloqueos en la capital del país y estados del sur, y lograron entrar a la Secretaría de Gobernación para dialogar.

Según se dio a conocer entonces, el principal negociador por parte del gobierno fue Miranda, quien era subsecretario de Gobierno y supuestamente cedió en demandas de la CNTE, por ejemplo, que sus agremiados no fueran despedidos. Organizaciones civiles como Mexicanos Primero han reprobado tales negociaciones, señalado que las autoridades están dando pasos atrás en materia educativa y exigido que se transparenten los acuerdos alcanzados.

Lee: Un juez da la razón a Mexicanos Primero: los acuerdos Segob-CNTE son ilegales

4. La llegada a la Sedesol

Luego de fungir como subsecretario de Gobierno durante la primera mitad del sexenio, en septiembre pasado Miranda fue nombrado titular de la Sedesol en sustitución de José Antonio Meade, quien a su vez fue designado secretario de Hacienda.

El nombramiento de Miranda fue criticado por los partidos de oposición y analistas, quienes cuestionan que un operador político sea el responsable de los programas sociales justo en vísperas de las elecciones locales de 2017, en las que tres entidades elegirán gobernador: Coahuila, Nayarit y el propio Estado de México.

Alberto Aziz, profesor del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), es uno de los académicos que se oponen a que Miranda ocupe esa posición, pues considera que únicamente fue ubicado ahí para "fortalecer redes clientelares" de cara a las próximas votaciones. "Ahora lo ponen ahí para repartir dinero", señaló en entrevista con Expansión.

Cuestionado sobre el tema, Miranda dijo ante senadores que está dispuesto a ser sometido a una “marcación personal” con la cual se verifique que no utiliza la Sedesol de manera indebida. “Que haya total transparencia y cero opacidad en el manejo de recursos”, prometió en octubre pasado.

5. “No estudié psiquiatría”

El miércoles pasado, Miranda acudió a una comparecencia en San Lázaro en la que vivió momentos de tensión con legisladores de oposición. El que más atención atrajo fue cuando la diputada de Morena Araceli Damián dijo al funcionario que necesitaba estudiar las funciones de la Sedesol, porque empleaba incorrectamente conceptos como pobreza alimentaria, y éste le respondió: “Me falta estudiar. Desgraciadamente, no estudié psiquiatría para entenderla a usted”.

Horas más tarde, Miranda publicó un mensaje en Twitter para disculparse por su reacción, que calificó de "impensada". Pero al día siguiente, compañeros de Damián, así como legisladores del PAN y del PRD, protestaron en el salón de plenos y exigieron que el priista renuncie a la secretaría a su cargo.

En entrevista este viernes, Damián señaló que Miranda "ha perdido toda interlocución con los partidos políticos" porque es visto como un operador con la única encomienda de impulsar al PRI en el Estado de México en los comicios de 2017. "Si Peña Nieto quiere demostrar a la ciudadanía que la situación de la pobreza le importa al menos un poco, tendría que pensar en la renuncia de Miranda", dijo la legisladora.

Ahora ve
Ricos y pobres muestran las dos caras que el sismo dejó en la Ciudad de México
No te pierdas
×