5 capítulos que han marcado los 5 años de Mancera en la CDMX

Por:
Fernanda Hernández y Ariadna Ortega

El jefe de gobierno presenta su penúltimo informe de labores. En ese contexto, te presentamos los claroscuros de su administración en temas como movilidad, ambiente y seguridad.

El vaivén del Metro

1
Línea Dorada... y polémica  11 de las 20 estaciones de la Línea 12 estuvieron cerradas entre marzo de 2014 y noviembre de 2015.  (Foto: Cuartoscuro)

El Metro ha protagonizado varios episodios durante la administración de Miguel Ángel Mancera.

En diciembre de 2013, el gobierno capitalino aprobó que la tarifa subiera de tres a cinco pesos, una decisión que causó molestia entre los usuarios y ciudadanos en general. Frente a esto, las autoridades prometieron mejoras en el servicio, como prohibir la presencia de vendedores ambulantes en la red, mayor seguridad y el retiro de torniquetes en las correspondencias con la Línea A.

Otro episodio ocurrió en marzo de 2014 con el cierre temporal de 11 de las 20 estaciones de la Línea 12, inaugurada al final de la administración de Marcelo Ebrard. Según Mancera y su equipo, esta decisión fue necesaria porque las fallas en la obra ponían en riesgo a los usuarios, que se vieron afectados durante año y medio.

Durante la reapertura, en noviembre de 2015, Mancera presumió la reparación como un logro de su gobierno, pese a las voces de quienes consideraron “imposible” poner en funcionamiento la llamada Línea Dorada en el plazo prometido.

Más aún, en marzo de 2016 se anunció la ampliación de la propia Línea 12, que de Mixcoac llegará a Observatorio. Estos trabajos —que implicarán construir 4.6 kilómetros de túneles y una inversión aproximada de 8,000 millones de pesos— ya se encuentran en marcha.

Entre contingencias y Hoy no Circula

2
Una ciudad sustentable  Mancera impulsó políticas de sustentabilidad como la circulación de taxis híbridos.  (Foto: Cuartoscuro)

Después de 14 años sin contingencias ambientales, en marzo de 2016 la ciudad recordó cómo es vivir con restricciones a la circulación de vehículos y a la actividad física debido a la elevada concentración de contaminantes.

A partir de entonces, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) redobló el paso para combatir la contaminación, principalmente a través de endurecer los requisitos para otorgar la calcomanía cero y del reforzamiento del programa Hoy No Circula.

Lee: Mancera estudia construir un tren hasta el aeropuerto

El organismo federal —cuyas decisiones afectan también a otras entidades del centro del país— determinó que en los días de contingencia se duplicara el número de vehículos que no podrían circular, lo que aumentó el flujo de usuarios en el transporte público y generó molestia entre los capitalinos.

Ante los reclamos, el jefe de gobierno argumentó que las determinaciones de la Came escapaban de su control, que lo que se buscaba era proteger la salud de las personas y que ciudad estaba emprendiendo otras acciones a favor de la movilidad y el ambiente.

Entre las medidas adoptadas por esta administración están la ampliación de las ciclovías y del programa Ecobici, el impulso a los taxis híbridos, la construcción de más líneas de Metrobús y la sustitución de las unidades de autobús RTP por M1.

La delincuencia

3
Alto impacto  Hechos de violencia, como el operativo contra el Cártel de Tláhuac, han marcado la agenda de seguridad en la capital de la República.  (Foto: Cuartoscuro)

La situación de inseguridad, como la de otros gobiernos estatales, ha sido otro tema espinoso para el gobierno local. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Pública (Envipe) más reciente, el Estado de México fue la entidad con más prevalencia delictiva en el país, seguido de la Ciudad de México.

Por un lado, Mancera y su gabinete afirman que el crimen organizado no está asentado en la urbe, que los índices delictivos son menores a los de otras entidades y que las autoridades trabajan para combatir los problemas en la materia. Por otro, análisis de organizaciones civiles y diferentes hechos ponen en duda estas declaraciones.

El Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) considera que la capital atraviesa por una “epidemia de homicidios”, debido al incremento de este delito en comparación con los registros de los últimos 20 años. Además, advierte que un fenómeno similar se da con el robo a negocio, casa habitación y transeúnte.

A esto se suman episodios como el vivido el pasado 20 de julio en la delegación Tláhuac, donde un operativo de la Marina derivó en la muerte de ocho personas, incluyendo a Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, presunto líder del llamado Cártel de Tláhuac.

Después de este hecho, Mancera reconoció que esta agrupación delictiva operaba en cuatro delegaciones, aunque rechazó catalogarla como parte del crimen organizado.

Antes, en mayo de 2013, otro episodio que atrajo la atención sobre la situación de inseguridad en la capital fue la desaparición de 13 personas jóvenes del bar Heaven de la Zona Rosa. De acuerdo con la averiguación previa, “varias camionetas con hombres armados que vestían de civil y llevaban la cara cubierta” retuvieron a las víctimas, cuyos cadáveres fueron encontrados en una fosa clandestina en el Estado de México.

La #ConstituciónCDMX

4
Nueva Carta Magna  La Constitución local fue promulgada el 5 de febrero pasado.  (Foto: Cuartoscuro)

Después de un largo proceso en el Congreso de la Unión para aprobar la reforma política de la Ciudad de México, el 15 de septiembre de 2016 Mancera presentó su propuesta para la primera Constitución local.

El texto fue elaborado con el respaldo de académicos, encabezados por el exrector de la UNAM Juan Ramón de la Fuente, y según Mancera, plasmaba los pilares para que la CDMX siga siendo una urbe progresista.

La Carta Magna fue aprobada por la Asamblea Constituyente el pasado 31 de enero, y aunque en ella se incluyeron temas novedosos como el derecho a la “muerte digna”, los derechos de los animales y la promoción del internet en espacios públicos, otros quedaron fuera, como el uso recreativo de la marihuana y el ingreso básico ciudadano.

Además, aún no se sabe cuántos de los 71 artículos del documento entrarán en vigor en 2018, porque gran parte de ellos fue impugnada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por diversos actores que creen que la Constitución contraviene normas federales o tratados internacionales.

Hasta la fecha, los ministros ya echaron atrás puntos en materia electoral, como la disposición según la cual los diputados locales sólo podrían reelegirse una vez, cuando a nivel federal se permiten más reelecciones.

A pesar de lo anterior, Mancera defiende la futura Carta Magna local, que considera una medalla política de su administración y una base para garantizar los derechos de los capitalinos.

La aspiración presidencial

5
Tras la silla presidencial  El jefe de gobierno capitalino aspira a aparecer en la boleta de 2018.  (Foto: Cuartoscuro)

Mancera llegó al poder en 2012 con el más alto porcentaje de votación del que se tenga registro en la capital: 63.5%. Lo hizo arropado por el PRD, un partido al que no está afiliado y con el cual, pese a ello, busca participar en la carrera presidencial.

El jefe de gobierno —procurador de justicia en el sexenio de Ebrard— ha hablado de sus aspiraciones en varias oportunidades. En mayo de 2016, por ejemplo, dijo a El Universal que quiere impulsar “un proyecto de izquierda”, con ayuda de “las simpatías y el trabajo que he realizado con la gente”.

Ve: Así van los presidenciables en las encuestas

Sin embargo, hoy su candidatura está en el aire, luego de que el PRD, el PAN y MC decidieran unirse en un frente con miras a competir juntos en 2018. De acuerdo con analistas, esto complica las posibilidades de Mancera de convertirse en abanderado debido a la cantidad de aspirantes en la negociación.

Una encuesta de Reforma publicada el pasado 24 de julio planteó a tres posibles candidatos para dicho frente: Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Mancera. De los tres, la exprimiera dama apareció como la mejor posicionada, al quedar con 27% de las preferencias y a tres puntos del dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, mientras que Anaya y Mancera tenían 17% y 16%, respectivamente.

Por otra parte, otras encuestas muestran que el trabajo de Mancera no goza de una amplia aceptación. Por ejemplo, una medición de Gabinete de Comunicación Estratégica señala que 74.6% de los capitalinos desaprueba su gestión.